En los últimos 12 meses ha habido un cambio importante en la forma en que vivimos y trabajamos.

Por Rubens Daniel Junior

Dentro de los nuevos comportamientos que trajo consigo la pandemia del nuevo coronavirus, un tema que ha ido cobrando cada vez más relevancia es el relacionado con los nuevos escenarios y posibilidades laborales. Este cambio en el entorno empresarial ha sido revelado a través de información de algunas empresas, que dieron a conocer cómo trabajan actualmente, presentando una nueva paradoja, que por cierto puede ser muy interesante.

En Microsoft, por ejemplo, el cambio al trabajo híbrido, un modelo mixto en el que algunos empleados regresan al lugar de trabajo mientras que otros continúan trabajando desde casa, en rotación continua, es una realidad a la que sus más de
160.000 empleados, de todo el mundo se han unido. Y con más del 40 % de la fuerza laboral global considerando dejar su empleador a finales de este año, según el Índice de tendencias laborales de 2021, un enfoque reflexivo para el trabajo híbrido será fundamental para atraer y retener a los talentos más diversos.

El estudio describe los hallazgos de más de 30.000 personas en 31 países, así como un análisis de las señales de productividad relacionadas con numerosas plataformas digitales como Microsoft 365 y LinkedIn. El estudio también incluye perspectivas de expertos que han pasado décadas estudiando temas como la colaboración, el capital social y el diseño del espacio de trabajo.

Como en los últimos 12 meses ha habido un cambio importante en la forma en que vivimos y trabajamos, se concluye que este escenario llegó para quedarse, a pesar de que algunos datos arrojan conclusiones que, en un principio, pueden parecer contradictorias. Uno que me llamó la atención es que el 73 % de la fuerza laboral global quiere opciones de trabajo flexibles, pero al mismo tiempo, el 67 % dice que quiere más colaboración cara a cara con sus colegas. Esto muestra que la misma solución no se aplica a diferentes personas en la misma empresa, o incluso a personas en la misma área dentro de una empresa, ya que algunos empleados mencionan el equilibrio entre el trabajo y la vida personal, el tiempo de concentración y la colaboración como razones para ir a la oficina, mientras que otros citan estos mismos factores como razones para quedarse en casa.

Por las mismas razones, los directivos de las empresas (81%) manifestaron que ya cambiaron o están cambiando sus políticas laborales para ofrecer mayor flexibilidad, pero al mismo tiempo esperan contar con cada vez más recursos. y herramientas que permiten una mayor y mejor interacción y colaboración entre sus equipos, asegurando, como resultado, la productividad y la seguridad de los datos de sus empresas y clientes.

La otra preocupación que destaca el estudio es el hecho de que cada vez es más difícil separar la vida personal de la profesional, principalmente por la sensación de tener que estar “siempre conectado” y “disponible”, lo que sin duda genera un estrés adicional, trayendo nuevos desafíos para el equipo de recursos humanos y directivos de las organizaciones para generar motivación, sin llevar al empleado por encima de su límite.

En este escenario, es vital encontrar un equilibrio, con el objetivo de brindar condiciones para que los equipos puedan innovar continuamente, tener una ventaja sobre sus competidores y, al mismo tiempo, ser un factor adicional para la retención y atracción de talentos, que ahora pueden estar en todas partes del mundo. Como citó Jared Spataro, vicepresidente corporativo de Microsoft 365:

“Las elecciones que haga hoy afectarán a su organización en los años venideros. Es un momento que requiere una visión clara y una mentalidad de crecimiento”.

Pin It on Pinterest

Share This