Actualmente existen más de 70,000 m 2 de proyectos de oficinas en construcción, distribuidos principalmente en los submercados de Heredia, así como el Este y Oeste de San José.

Por Revista Summa

El 2021 cierra con un panorama alentador para el sector inmobiliario en Costa Rica, tanto de oficinas como industrial. La consolidación de la estrategia de lugar de trabajo y la proyección de nueva inversión extranjera directa, hacen que el 2022 se estime con mayor dinamismo.

“En oficinas, durante los próximos meses, se espera que se consolide la modalidad de trabajo híbrido en la mayoría de las empresas, incluyendo trabajo en la oficina, en la casa y en lugares terceros. Muchos de nuestros clientes están comunicando a sus colaboradores las estrategias, en las cuales se contempla un regreso controlado a las oficinas. Algunos requisitos incluyen esquemas completos de vacunación”, comentó José Ignacio González, director de Market Research & Consulting de Cushman & Wakefield | AB Advisory.

Actualmente existen más de 70,000 m 2 de proyectos de oficinas en construcción, distribuidos principalmente en los submercados de Heredia, así como el Este y Oeste de San José. Estos reportan bajos niveles de pre-colocación y, de mantenerse esta tendencia, se espera incremente la vacancia general del mercado a cifras cercanas al 20% conforme se vayan entregando.

Para 2022, es posible que se observe una baja general en los precios de cierre y que, con el cambio de estrategias del lugar de trabajo, se ofrezcan más espacios diferenciados y atractivos. Destacarán los que promuevan la colaboración, la eficiencia operativa y la cultura empresarial post-pandemia.

“En cuanto al sector industrial de manufactura, la continuidad de operaciones que lograron mantener las empresas en Costa Rica solidificó el posicionamiento país para este tipo de operaciones. Durante los últimos meses han destacado varias empresas que eligen al país para el establecimiento de nuevas operaciones, así como expansiones de empresas ya establecidas, principalmente de áreas como Ciencias de la Vida y Alta Tecnología. Esperamos que esta tendencia se mantenga en el 2022. Por su parte, a nivel logístico, ha prevalecido la demanda de empresas locales o regionales para sus actividades de almacenamiento, bodegaje o centros de distribución”, agregó González.

Se proyecta la entrada de gran cantidad de inventario industrial clase A, tanto dentro como fuera del Gran Área Metropolitana (GAM), enfocado en empresas que busquen mayores eficiencias operativas y comerciales. La potencial sobreoferta de espacios logísticos en Alajuela podría ocasionar una mayor cautela en desarrolladores y propietarios en nuevos desarrollos, así como mayores rangos de negociación en términos comerciales.

Se espera que los proyectos en zonas estratégicas fuera del GAM desencadenen requerimientos inmobiliarios de empresas atraídas por la potencial formación de un clúster de operaciones, así como de compañías proveedoras de bienes y servicios.

“Seguimos en tiempos cambiantes. Independientemente del sector, las transacciones exitosas serán aquellas guiadas con asesoría estratégica. La recomendación es evitar a toda costa las decisiones inmobiliarias intuitivas y, en su lugar, conocer a fondo lo que predomina en el mercado para tomar decisiones altamente informadas”, concluyó González.

Pin It on Pinterest

Share This