Empresa aclara que solicitud de salvaguardia pretende proteger el empleo y su contribución a la economía costarricense y no busca impedir las importaciones.

Por Revista Summa

El pasado 30 de noviembre del 2017, la empresa ArcelorMittal presentó ante el Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC) una solicitud de investigación para establecer una medida de salvaguardia, la cual pretende reestablecer el arancel de 15% a la importación de varillas de acero de construcción. Actualmente la gran mayoría de esas importaciones ingresan al país sin el pago de impuestos, afectando a la producción nacional y al país en general, ya que los importadores, aprovechando un portillo legal, han dejado de tributar, aproximadamente, US$2 millones en los últimos 2 años.

El arancel de 15% que se solicita sería igual al que tiene la importación de la mayor parte de productos para la construcción, tales como cemento, piso, loza sanitaria, láminas para techo, entre otros. Además, responde a la política arancelaria centroamericana que ha fijado el arancel de este producto precisamente en ese porcentaje.

Lucrecia Brenes, asesora legal de ArcelorMittal, explicó que lo que se busca es defender la producción nacional y en ningún momento impedir las importaciones, como se ha dicho, faltando a la verdad, por parte de algunos importadores.

“ArcelorMittal ha solicitado al MEIC una investigación objetiva y transparente sobre el comercio desleal que a nivel internacional se registra, ya que esta es una coyuntura temporal con efectos nefastos e irrecuperables, que amenazan con desaparecer la producción nacional y por consiguiente generaría la pérdida de empleos en el país y la contribución económica que nuestra empresa realiza a Costa Rica”, señaló Brenes.

Argumentó que ArcelorMittal es el quinto cliente más importante del ICE, con US$2.7 millones facturados en el año 2017; es el sexto consumidor de búnker para RECOPE, con US$1.7 millones facturados en el año 2017; es el segundo mayor cliente del INCOFER, con US$617.000 facturados en el año 2017.

Además, el empleo generado por esta empresa en la fabricación de acero en Costa Rica genera una contribución a la CCSS e IMAS por US$1.125.000, según aportes realizados en el año 2017. De igual forma, la empresa realizó exportaciones por US$53.6 millones durante el año 2017, y contrata para su operación a más de 350 empresas en Costa Rica, que incluye más de 45 pequeñas y medianas empresas.

Agregó que la imposición del arancel, mediante la restitución de la salvaguardia para las importaciones de las varillas de acero al país, no afecta en ningún momento a los consumidores, ya que ArcelorMittal mantiene su compromiso de continuar su producción a precios justos, de acuerdo con el mercado internacional.

Además, hay que tomar en cuenta que estudios del Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos (CFIA) estiman que, en el costo de la construcción de una vivienda social, el valor de la varilla que se utiliza es sólo entre un 5 y 7% del total invertido. 

Doble moral de los importadores

Según Brenes, hay una doble moral de los importadores. En el caso de Gerdau Metaldom, único fabricante en República Dominicana, impusieron un arancel del 43% a las importaciones de acero de origen turco y chino, pero sí traen el producto de esos orígenes (Turquía) a Costa Rica con cero impuestos.

En el caso de Abonos Agro, es claro el interés de argumentar contra ArcelorMittal, pues esta empresa es la principal importadora de varilla de construcción en Costa Rica, la cual ingresa sin pagar impuestos y abarcando el 72% de las importaciones como fuera corroborado por el MEIC, realizando sus compras en volúmenes altos transportados en buque directamente y aprovechando el portillo legal.

Pin It on Pinterest

Share This