Solo un 1,9% de la población costarricense posee un posgrado, lo que incide en mejores oportunidades laborales y una mayor competitividad de su perfil profesional. 

Por Revista Summa

La alta competitividad del mercado laboral actual, así como los retos que ha impuesto el contexto de la pandemia, han hecho que los postgrados y sobre todo las maestrías se conviertan en una oportunidad para acceder a mejores oportunidades laborales, y mantenerse actualizados para destacar a nivel profesional. 

De acuerdo con estadísticas de la Encuesta Nacional de Hogares del Instituto de Estadísticas y Censos de Costa Rica (INEC), solo un 1,9% de la población nacional posee un grado académico superior de postgrado, lo que, incide en su inserción dentro del mundo laboral y en su calidad de vida.  

“Los grados académicos superiores, como los postgrados, han demostrado una influencia positiva en la experiencia laboral de las personas. El mercado requiere de profesionales que desarrollen el pensamiento crítico, para incorporar la realidad del impacto cultural, medio ambiental y económico en sus organizaciones”destacó Amed González O., director de mercadeo de la Universidad Castro Carazo. 

“En ese sentido, los profesionales tienen la oportunidad de optar por especializarse y aportar valor a las compañías, a través de nuestros programas de maestría, que tienen como propósito ampliar la caja de herramientas de las personas estudiantes, a través de docentes que cuentan con un alto nivel pedagógico y gerencial, para guiar e inspirar el crecimiento de sus estudiantes”, indicó González.  

¨Estamos en una coyuntura ideal para mejorar nuestro perfil académico y, en consecuencia, reinventarnos para crecer profesionalmente, ya sea en una nueva área de conocimiento, un nuevo puesto o ante la posibilidad de emprender. Según el informe ´Una mirada a la educación´, publicado por la OCDE, la tasa de empleo que tienen las personas que estudian una maestría es de 85%”, agregó el vocero.  

En el caso costarricense, entre la población empleada para el tercer trimestre del 2021, el porcentaje de mayor ocupación se presenta entre las personas con grados académicos superiores y títulos universitarios, lo que demuestra la relación positiva entre la formación académica y la situación laboral, pese al incremento en el desempleo que ha generado la pandemia.  

Ante estas cifras, los profesionales deben reflexionar acerca de la importancia de seguirse preparando para mantenerse en el mercado actual, pues esto será crucial en los próximos años.  

A propósito de esto, la MBA Sindy Blanco, egresada de la Maestría de Administración de Negocios de la Universidad Castro Carazo, quien se dedica a la producción y comercialización de aderezos artesanales bajo la marca Delicias Lila señaló: “Ahora, gracias al MBA tengo negocio propio, porque una de las fortalezas que aprendí en la maestría fue la motivación para emprender».  

De acuerdo con el vocero de la Universidad Castro Carazo, “al estudiar una maestría en nuestra institución, los y las profesionales tienen la posibilidad de incrementar su red de contactos, con personas que laboran en áreas de su interés; adquirir habilidades para aspirar a puestos gerenciales como: liderazgo, pensamiento crítico, resiliencia, innovación, negociación, así como adaptación al cambio, entre otras; y también desarrollan habilidades para crear sus propios emprendimientos”.  

En respuesta a esta nueva tendencia del sector académico y de formación, la Universidad Castro Carazo ha adaptado y mejorado su oferta, para convertirse en aliada de las personas profesionales que buscan abrirse nuevas oportunidades.  

Maestrías en Administración de Negocios, Administración de Negocios con Énfasis en Banca y Finanzas, Énfasis o énfasis en Desarrollo del Talento Humano y Administración Educativa, son parte de la oferta que busca ampliar las posibilidades laborales de los profesionales.   

La referencia de calidad académica es uno de los factores por los que cada vez más personas optan por estudiar su maestría en la Universidad Castro Carazo, y así lo señalan sus estudiantes; “desde el primer curso cambia la perspectiva de negocio, muchos de los análisis que hemos visto en la maestría me han servido para mi actual trabajo; definitivamente recomiendo esta Universidad.”, señaló Angélica Arley, estudiante del MBA con énfasis en Banca y Finanzas. 

Si usted se cuestiona qué tan actualizados están sus conocimientos, busca respaldar su experiencia profesional con la formación académica o simplemente quiere aspirar a un mejor ingreso, está en el mejor momento para considerar la maestría como esa llave a nuevas oportunidades.    

Pin It on Pinterest

Share This