Las organizaciones deben mejorar su gestión de riesgos.

Por Andrés Casas Socio de Risk Advisory Deloitte

¿Qué piensan líderes de empresas globales sobre las oportunidades y riesgos asociados a marca y reputación, cultura organizacional, ciber y empresa extendida a toda la cadena de valor?

El último estudio de Deloitte a 400 CEOs y directivos de todo el mundo que lideran empresas con al menos US$1.000 millones en ingresos anuales encontró que casi el 100% de estos líderes cree que sus organizaciones enfrentarán serias amenazas o interrupciones en los próximos dos o tres años.

Frente al temor, la respuesta sobre la preparación para atender dichos riesgos arroja datos muy relevantes: falta más inversión en tecnología y alineamiento con la estrategia, se requiere mayor compromiso de la alta dirección y miembros de la junta directiva con la atención de esas áreas, así como salir del aislamiento y enfoque en el corto plazo, con medidas más proactivas que reactivas.

Según la encuesta, alrededor de la mitad de los líderes consultados reconocen que sus organizaciones carecen de la capacidad de identificar eventos que impactan la reputación, así como instrumentos para analizar incidencias y predecir efectos. Menos de la mitad de los líderes han debatido sobre la reputación de la organización, y sólo alrededor de la mitad han discutido cómo abordar el riesgo de reputación en los últimos 12 meses.

Sin embargo, hay conciencia que, debido a un ciclo de noticias de 24 horas en múltiples plataformas digitales, estos riesgos se derivan de una gama más amplia de eventos y fuentes en la actualidad.

Los líderes parecen estar sobreestimando la salud de sus culturas organizativas o subestimando las fuerzas que pueden minar una cultura sana; de hecho, es el que reviste menor preocupación para los CEOs pese a ser aquel que pueden controlar más directamente.

Estos líderes sienten frustración en no tener las respuestas correctas, pero también en no saber qué preguntas hacer a sus colaboradores y asesores. Se dan cuenta de que su enfoque a los riesgos estratégicos puede ser la diferencia entre ser un disruptor en sus industrias y ser interrumpido por un competidor.

Posiblemente una parte de esas respuestas pueda estar alineado al desarrollo de un proceso de gobernanza así como de manejo de información estratégica para la toma de decisiones que incluya el uso de tecnología adecuada para manejo de datos, insights y análisis predictivo.

En cuanto a los riesgos cibernéticos, solo el 38% de los CEOs y el 23% de los miembros de juntas directivas está altamente comprometido en esta área. Se inclinan más por invertir en seguridad operacional y transformación digital. Solo el 25% de las organizaciones planea invertir en acciones contra la guerra cibernética. Este bajo porcentaje podría deberse al hecho de que muchas veces estos informes se centran en detalles técnicos en lugar de orientarse más a los riesgos e impactos empresariales.

Esta encuesta evidencia claramente que las organizaciones deben mejorar su gestión de riesgos. Obtener información para identificar y monitorear estos riesgos, reordenar prioridades y prácticas adecuadas de gobernanza deben ser parte de las acciones por ejecutar.

Ningún riesgo ocurre de forma aislada y tampoco ningún riesgo debe desviar la atención de los líderes. Los líderes deben desarrollar la información y plataformas necesarias para implementar un enfoque preventivo.

Pin It on Pinterest

Share This