Régimen de Zona Franca y Precios de Transferencia: Un matrimonio convencional.

Por Sebastián Barrantes- Gerente Impuestos y Legal Deloitte Costa Rica

La exención del pago del Impuesto Sobre la Renta (ISR), como parte de los beneficios otorgados a los contribuyentes amparados en el régimen de Zona Franca, se ha prestado para que se crea que este beneficio también los exime del cumplimiento de deberes formales como lo es el estudio de precios de transferencia. Pero, la naturaleza del régimen de Zona Franca, parte del principio de brindar un conjunto de incentivos y beneficios, sin dejar de lado los requerimientos y las obligaciones directas e indirectas establecidas en el marco normativo costarricense.

Para entender el objeto de análisis de lo establecido en la regulación local, la incidencia dentro del entorno económico y la oportuna atención por parte de los contribuyentes pertenecientes al régimen de Zona Franca, hay que resaltar el argumento central de Precios de Transferencia, basado en el “principio de libre competencia”, el cual hace alusión a situaciones comerciales o financieras que no han sido manipuladas, para generar un beneficio en función de una de las partes.

Para explicar mejor el contexto, supongamos un escenario en donde la parte fiscal no tiene injerencia alguna en las operaciones comerciales llevadas a cabo entre dos agentes económicos vinculados, que deciden pactar una operación. Por ejemplo, un grupo económico decide iniciar sus operaciones de Centro de Servicios Compartidos (CSC) en Costa Rica, para dar soporte a todas las subsidiarias. La política de Precios de Transferencia pactada entre las partes, para la prestación de los servicios, va estar basada en un recobro de los costos y gastos asociados, sin añadir margen de ganancia, generando una reducción de costos, a las partes beneficiarias del servicio.

Desde otra perspectiva, un grupo económico que no tuviese la capacidad de centralizar estos servicios, va requerir la contratación de un tercero independiente, entendiéndose que el mismo, esperaría una rentabilidad adicional a su estructura de costo y gastos, asociada a la prestación de los servicios de CSC. En el esquema expuesto, los costos y gastos adicionales, tendría una incidencia puntual sobre los rendimientos de la operación, generando una situación inverosímil a la planteada en el principio de libre competencia.

La rentabilidad esperada de una operación, está asociada a las funciones desarrolladas, así como al tipo de activos utilizados y los niveles de riesgos asumidos, mismos que responden a estructura financiera, que se plasma en última instancia en una declaración del ISR.

Los contribuyentes que forman parte del régimen de Zona Franca, deben presentar en su declaración, resultados reales, asociados a una actividad específica de negocio, misma que en muchos casos sin una evaluación anticipada de sus precios de transferencia, podrían estar evidenciado resultados inexactos, conllevando a la presentación de declaraciones erróneas, sujetas a sanciones.

Por otra parte, no debemos omitir el aspecto de que las empresas prestadoras de servicios, pertenecientes al régimen de Zona Franca, deben pagar un canon específico, durante el ejercicio fiscal bajo análisis, de manera tal que, si los rendimientos presentados en evidencia fueran erróneos, el pago asociado al mismo, de igual forma, estaría errado.

En este sentido, el régimen de Zona Franca, más allá de la exención del pago del ISR deben cumplir con lo establecido en el marco normativo local, siendo que no existe diferenciación alguna con el trato de los requerimientos establecidos.

En este sentido, la injerencia de las administraciones tributarias, debe ser oportuna y clara, partiendo de la inserción de un marco legal adecuado y transparente que permita que los agentes económicos puedan ejercer sus actividades en igualdad de condiciones, sin que prevalezca alteraciones en los criterios bases, del principio de plena competencia. A su vez, los contribuyentes en Zona Franca, deben realizar un análisis oportuno de sus operaciones, de manera que les sea posible atender de manera acertada las contingencias que se puedan presentar.

Pin It on Pinterest

Share This