La primera Ley de Tarjetas de Crédito establecía diversos controles y normativas pero la CC recibió 14 acciones de inconstitucionalidad contra ese decreto.

Por Prensa Libre 

Según los expertos de la industria, en poco tiempo será posible pagar cuentas desde redes sociales o debitar de manera automática el dinero a través de un identificador único que no requiere de firmas o contraseñas. Eso, en un futuro no muy lejano.

Carlos López, de 60 años, es una persona ordenada en sus finanzas. En su opinión, el método más confiable de pago aún es el efectivo y de vez en cuando entrega un cheque prefechado para aquellos compromisos que ya tienen una fecha establecida de pago, y se resiste a ingresar un número de clave para utilizar la banca en línea porque afirma no sentir seguridad.

Por otro lado, encontramos a Luis Pérez, de 25 años, quien afirma que su método de pago favorito es su tarjeta de débito sin contacto y usa su banca en línea de manera constante, para hacer transacciones con otros bancos. Ya no utiliza efectivo porque asegura que lo gasta muy rápido y comprobó que sus gastos hormiga disminuyeron de manera considerable.

El propósito final siempre es el mismo: el usuario es quien define la manera como prefiere pagar sus compras o hacer transacciones.

Por lo tanto, el futuro del pago ya no es una utopía, cada vez surgen nuevos métodos que ponen a prueba la modernización de todo un ecosistema.

Sin embargo, el tema de confianza es parte fundamental en la implementación y desarrollo de los mismos, y más en Guatemala, donde la bancarización de la población se encuentra en un 44%, según datos del Banco Mundial del 2018.

Futuro no muy lejano

Actualmente, uno de los grandes cambios que ha traído la tecnología en la economía cotidiana de las personas es la oportunidad de hacer transacciones y pagos desde cualquier lugar y momento. Sin embargo, este no es el único cambio que se dará en este ámbito económico.

Algunos expertos señalan que en tres años las formas de pago se volverán más convenientes y eficientes, gracias a las nuevas apuestas que la industria digital está planeando para optimizar esa acción que diariamente realizan las personas.

Jorge Lemus, gerente general de Grupo Visa para la región Caribe y Centroamérica, comentó que pronto vendrá un gran cambio en la omnipresencia de los pagos —y en lo que significa pagar “en y desde cualquier lugar”—. Casi cualquier dispositivo conectado puede transformarse en un lugar donde comprar y pagar. Esta es la nueva era del comercio conectado.

Dinámica comercial

El ejecutivo de Visa agregó que la dinámica de algunos comercios en Guatemala también se está activando a través del comercio electrónico, donde venden sus productos y servicios desde un sitio web o desde medios sociales de interés para sus grupos objetivos.

Es así como las nuevas tecnologías están creando un escenario en el que la forma habitual de pagar por un producto o servicio se está modificando, afirma Luis Díaz, gerente comercial de Mastercard Guatemala.

Por ejemplo, los pagos sin contacto permiten a los consumidores hacer compras casi 10 veces más rápido que de la forma tradicional, lo que implica simplemente sostener una tarjeta o teléfono inteligente en un lector de pagos para proceder con la transacción. Y es que para el año 2020 se prevé que habrá 50 mil millones de dispositivos conectados a internet.

En ese sentido, cada vez se observan más opciones para que comercios pequeños y medianos migren sus métodos tradicionales en efectivo a opciones de medios de pago como Pos Móvil, que funcionan a través de un accesorio que se incorpora a un teléfono celular. “También vemos tendencias globales que han revolucionado la forma de pago, como ciertas aplicaciones y tecnología que pueden permitir mayor cobertura”, refiere Jorge Mario Ruiz, director de Banca de Personas de Banco Promérica.

Es un asunto de oferta y demanda, opina José Roberto Lima, gerente de división de Banca Consumo de Banco Ficohsa. A medida que los bancos se modernicen e implementen más y mejores opciones de medios de pago, paulatinamente los consumidores irán tomando confianza en la oferta del mercado, y así ir afianzando este intercambio comercial, señala.

Juan Carlos Martínez, de Corporación BI, afirma que el impacto es que cada vez las transacciones van a ser más electrónicas y menos físicas, por lo que la banca debe estar a la vanguardia para poder soportar dichos pagos, porque, si no, perdería mercado, y por otro lado debe tener infraestructura para que los comercios puedan integrarse.

Medios de pago disponibles en Guatemala

Billetera digital

Es una solución que facilita la transferencia de dinero entre los consumidores, sin importar el banco, 24 horas al día. Permite hacer transferencias y pagos de tarjetas de crédito a los diferentes bancos del sistema, comprar tiempo de aire y pagos en comercios afiliados a través de códigos QR.

Móvil-Pos

Es una solución que permite aceptar pagos electrónicos con chip o contactless, funciona desde cualquier teléfono inteligente con sistemas Android y IOS con acceso a internet. Es una innovadora solución creada para pequeñas y medianas empresas, así como para compañías que ofrecen servicio a domicilio.

Pagos y cobros

Puede instalarse en cualquier plataforma móvil con sistema operativo Android. Permite registrar y seleccionar empresas a las cuales se les puede cobrar o bien emitir pagos. Es una aplicación ideal para aquellas empresas que venden al detalle a otras firmas o pequeños comercios.

Contactless o pagos sin contacto

Funciona mediante el uso de una tecnología inalámbrica de corto alcance que permite al lector de una terminal detectar una tarjeta sin contacto, un teléfono móvil o dispositivo wearable habilitado con esa tecnología. Solamente es necesario colocar la tarjeta muy cerca del lector y la transacción se completa.
Se espera que para el 2020, más opciones sean aplicadas para ahorrar tiempo y dinero, ya que el costo del efectivo está en un rango del 0.6% al 1.5% del PIB de un país.

Lo que viene: Sistema biométrico con mayor potencial

El desarrollo de la biometría en el sector financiero reduciría el riesgo de fraude y la suplantación de identidad.

Los sistemas biométricos son considerados el método de pago con más potencial, el uso de autenticación a través de huella digital, reconocimiento facial, reconocimiento del iris o por medio de la voz y la combinación de estos, comparte Carmen Sánchez, gerente de Medios de  Pago de BAM, con datos del European Payment Council.

Jorge Lemus, gerente general de Grupo Visa para la región Caribe y Centroamérica, comenta que los datos biométricos serán más seguros que los PIN y las contraseñas, ya que ofrecen una mayor facilidad y conveniencia a los consumidores, que no tienen que recordar múltiples contraseñas de seguridad.

Carlos Aquino, director de canales electrónicos de Banrural apunta que el sistema biométrico es un método de seguridad que es utilizado como factor de blindaje en la operatoria de transacciones.

La banca, viendo el potencial de las redes sociales ha incursionado en promocionar e incentivar sus productos y servicios, da los primeros pasos para realizar transacciones.

Por ejemplo, Facebook Libra es una criptomoneda en redes sociales con el potencial de llegar a billones de usuario. Otras tecnologías como tap2pay habilitan a personas y comercios a recibir pagos usando dispositivos móviles reduciendo las barreras de los medios tradicionales de pago, refiere Aquino.

Según BCC Research, el mercado global de las tecnologías biométricas alcanzará los US$41 mil 500 millones para el 2020.

Pin It on Pinterest

Share This