El crecimiento de la economía estadounidense promueve el consumo y beneficia a muchas economías del mundo. Un análisis de Santiago Maggi, director de Latinoamérica de XP Securities.

En febrero, la industria de retail de Estados Unidos experimentó el mayor incremento en proyecciones de utilidades entre el resto de industrias: creció un 9,6% en comparación con un crecimiento negativo de 0,9% en las proyecciones de utilidades de las empresas que están en el S&P500. Esto se ha traducido en un buen momento para la industria. Destacan empresas como Conn’s (+60,14%), Tripadvisor (+34,7%) y Office Depot (+23,98%).

Este crecimiento, apoyado por la recuperación económica y la baja del nivel de desempleo, va a seguir en los próximos meses. La baja en el petróleo seguirá apoyando el crecimiento del consumo discrecional. Al mismo tiempo, la recuperación en el mercado inmobiliario está apoyando el mayor consumo de electrodomésticos y las tasas bajas de financiación siguen reforzando el gasto discrecional.

La baja del petróleo impactó beneficiosamente por sobre todo a las industrias retail y bienes durables. Pero todas las industrias del sector han mostrado un mejor desempeño que el S&P500 en los últimos tres meses. Nuestro análisis de los factores fundamentales nos hacen creer que los factores que han contribuido al buen desempeño de consumo discrecional seguirán persistiendo en el primer trimestre de 2015, impulsando el buen desempeño del sector.

Los retailers e-commerce han sido los principales beneficiados en la mejor coyuntura del consumidor, los cuales seguirán beneficiándose en comparación con los retailers con espacio físico. Esto es gracias al acceso más fácil al internet a través de los equipos móviles, y la mayor velocidad de conexión en estos equipos. Asimismo los programas de lealtad las campañas publicitarias en redes sociales, y los descuentos especiales en internet, contribuyen a una mayor demanda online.

Pero por lejos los que más se han beneficiado son los retailers de marcas reconocidas por internet. A tal punto es la apuesta online que en 2015, firmas como GAP o Aeropostal, están proyectando cerrar el 18% a 20% de sus tiendas físicas.

En volumen de venta, los productos electrónicos lideran actualmente el nuevo ciclo de productos en la industria retail. La nueva generación de televisores, y la nueva iteración de consolas de video, suman a las buenas perspectivas de ventas para los electrónicos. Las ventas de electrodomésticos seguirán muy dependientes de la actividad en bienes raíces, la cual ha mostrado un comportamiento moderado en los últimos meses.

Los factores de amenaza

La presión en los márgenes de utilidades sigue siendo uno de los principales riesgos de la industria retail, ante la competencia con promociones y programas de lealtad, que comenzó en el período posterior a la crisis financiera de 2008 para cubrir costos de inventario, que han puesto presión por menores márgenes de utilidad.

Además, las mejoras en la tasa de desempleo no han sido suficientes para una mejora contundente en el consumo, dada la falta de trabajos de tiempo completo y ausencia de crecimiento en los salarios reales. Sin embargo a pesar de esto, el consumo discrecional sigue siendo uno de los sectores con mejores cualidades en sus fundamentales, con excepción de las altas valoraciones que vemos en algunas de las empresas del sector.

El impacto global de un EEUU que consume

El primer beneficio de un mayor consumo es para los exportadores de la industria retail a nivel global como los textiles e insumos. En Latinoamérica, el ingreso de las marcas extranjeras ha significado también un aumento en el consumo. En general, las economías se han visto favorecidas por la inyección de liquidez de los bancos centrales.

Sin embargo, aunque el crecimiento del consumo en Latinoamérica es mayor, no llega a ser cercano al de Estados Unidos, ya que la coyuntura macroeconómica no logra apoyar al consumidor. Aunque el retail es en la región una de las industrias de mejor performance, la desaceleración en China, la depreciación de las monedas y la leve desaceleración de la región contribuyen a esta situación.

Los latinos también están consumiendo más, siguiendo la tendencia en EEUU, pero como ha probado la historia en innumerables ocasiones, no llegan a alcanzar los niveles de los estadounidenses.

Pin It on Pinterest

Share This