Por: CentralAmerica Link

Dos años después de que se anunció un proyecto de Hong Kong Nicaragua Development Group, para construir un canal interoceánico en Centroamérica, todavía existen más preguntas que respuestas. ¿Está el gobierno chino detrás de esto? ¿Será esto una represalia por una iniciativa de Estados Unidos de limitar las reclamaciones por parte de China en lo que considera sus aguas territoriales? ¿Alguien conoce los costos del proyecto?

Teniendo en cuenta los aspectos técnicos involucrados, ¿puede ser construido? La respuesta, al menos a la última pregunta es, tal vez. Pero el gobierno nicaragüense asegura que el futuro está asegurado.

En orden de dificultad, un canal de Nicaragua presenta varios desafíos:

Esclusas

Las esclusas tendrían que levantar los grandes barcos, incluidos los de contenedores Triple-E, que son de 400 metros de largo y que pesan 165 mil toneladas, a plena carga.

Sin embargo, la tecnología para construir las esclusas ha existido por más de 100 años.

La selva

Una sección de 75 kilómetros de la costa del Caribe a las colinas Amerrisque pasa a través de pantanos, cuyo lodo taparía el canal.
Pero debe ser posible forrar el canal con el concreto reforzado.

Al oeste de las colinas, la ruta pasa por el lago Nicaragua, que tendría que ser dragado para siempre, al ser poco profundo. Por otra parte, la ruta sólo necesita un camino estrecho, no todo el lago.

Por último, un canal podría dañar la vida vegetal y animal, al tener que rellenar el lago con el agua de las esclusas, que incluye los residuos de aceites y combustibles, entre otras sustancias tóxicas.

Sin embargo, la empresa pretende construir un sistema eficiente de reciclaje, limpieza y eliminación de residuos, y confía en la experiencia de China, un país que ha construido megaproyectos como las Tres Gargantas -a 23 gigavatios de capacidad instalada la planta de energía más grande del mundo- y el ferrocarril Qinghai-Tíbet, el más alto con una altitud máxima de más de 5.000 metros.

Pin It on Pinterest

Share This