En procura del crecimiento, la nueva normalidad de los negocios es transformarse. Conozca las diferencias de cómo vislumbran el panorama los altos mandos empresariales en América Central y México con respecto a los parámetros globales.

POR Rocío Ballestero

Los líderes de las empresas privadas se enfrentan a una dura tarea: frente a cambios, sin paralelo, en lo ambiental, económico y tecnológico, deben actuar con agilidad. Esto implica crear modelos de negocios disruptores, desafiar las ortodoxias de mercado y propiciar equipos de trabajo diversos y colaboradores, con la meta de propiciar ambientes donde impere la innovación, la eficiencia y la capacidad de adaptación a nuevas coyunturas. Ya no se trata de simplemente defender la posición de las organizaciones y usar la escala para mantener la ventaja competitiva. Esas son las principales acotaciones del estudio 2019 Outlook Global CEO, elaborado por KPMG, con base en el punto de vista de 1.300 encuestados de 11 países.

“En un mundo de volatilidad e incertidumbre, tener 100 años de existencia no garantiza la permanencia en los siguientes. La capacidad de respuesta de los CEO frente a los cambios está permanentemente a prueba. Deben sentir- se cómodos desafiando las tendencias que vienen de tiempo atrás, crear nuevas alianzas estratégicas, considerar estrategias alternativas de fusiones y adquisiciones y aumentar las habilidades de sus fuerzas de trabajo”, detalla Víctor Esquivel, socio director general de KPMG en México y Centroamérica. Algo que le llama la atención es que a nivel global 64% de los jerarcas afirman que los demasiado lentos desaparecerán, mientras que la cifra es muy opuesta en América Central (30%) y México (apenas un 4%).

El cambio climático, impulsor de un entorno operativo multirriesgo, por primera vez en cinco años es calificado a nivel global como la principal preocupación de los líderes, mientras que en América Central y México el mayor riesgo percibido es la ciberseguridad.

“Me ha tocado participar en juntas directivas de empresas, principalmente de bancos, donde lo que le quita el sueño a los CEO es no estar seguros de que se encuentran 100% protegidos. Más de la mitad reconocen que la seguridad cibernética es crítica para generar con fianza en sus grupos de interés y trabajan para implantar una cultura donde se consiga un cambio en el comportamiento, principalmente de los usuarios, que son el eslabón más débil, entre otras acciones”, añade Milton Ayón, socio director de la firma en Panamá y líder en Centroamérica.

La innovación es otro gran reto. 84% creen que se requiere aprender rápido de los fracasos para pasar al siguiente capítulo y buscan cambiar la composición de sus equipos de liderazgo para ser más adaptables y flexibles (80% en América Central y 84% en México), pero solo el 56% dice que ese tipo de cultura existe en su organización (60% AC y 66% MX) y apenas 32% prioriza la inversión en talento sobre las inversiones en tecnología (40% AC y 36% MX).

Para construir empresas capaces de capitalizar de la disrupción, los especialistas sostienen que los CEO necesitan poner a sus organizaciones bajo presión para que cambien y se adapten, permanentemente, e impulsar una “reinvención digital”, que incluye un relanzamiento integral de habilidades y tecnología.

Pin It on Pinterest

Share This