Los trabajos alcanzan un 35% de avance y la transformación urbanística, especialmente en el sector de Las Mañanitas, ya es evidente

Por La Estrella 

Al mismo tiempo que avanzan los trabajos de la Línea 2 del Metro de Panamá, se hacen ajustes al proyecto, porque surgen elementos inicialmente no contemplados. Los reajustes implicarían modificaciones al contrato en el tema económico, específicamente para cubrir costos para la reubicación de bienes públicos.

Los trabajos alcanzan un 35% de avance y la transformación urbanística, especialmente en el sector de Las Mañanitas, ya es evidente.

Hasta el momento, se han colocado cinco kilómetros de vigas y la estación ubicada al frente del hospital ‘24 de Diciembre’, donde este jueves se realizaba, entre otros trabajos, el montaje de las estructuras aéreas, es la más avanzada.

Las estaciones de la Línea 2 serán más cerradas que las de la Línea 1, para evitar que el agua penetre cuando llueve con fuertes vientos.

Agustín Arias, director de Proyectos del Metro de Panamá, explicó a La Estrella de Panamá que las dieciséis estaciones ya se están construyendo y la última en ese proceso es la de El Crisol, donde se han tenido que soterrar los cables de alta tensión eléctrica hasta la estación de Brisas del Golf, porque interferían con las nuevas estructuras del sistema de transporte masivo.

Estos trabajos no estaban contemplados inicialmente, pero a medida que se avanza con la obra, añade Arias, surgen nuevos elementos que obligan a variar el esquema de la obra.

Arias informó que estas variaciones terminarán incrementando el costo del proyecto, específicamente para los trabajos de reubicación de los bienes públicos.

Para este rubro, el contrato contempla $70 millones; sin embargo, es probable que supere los $100 millones. Es decir, que hasta ahora el proyecto costará unos $30 millones más.

‘El monto total en estos momentos no lo tenemos porque aún estamos pendientes de terminar toda la evaluación’, señala Arias, y adelantó que se deberá hacer una adenda al contrato.

Aún hace falta un 30% para complementar la reubicación de los bienes públicos y un 10% de todas las indemnizaciones que se deben hacer por fincas privadas.

‘Con algunos propietarios de fincas estamos negociando los precios finales’, indicó Arias.

Las modificaciones al diseño del proyecto también incluyen la estación de San Miguelito, la principal, en vista de que allí es donde se dará el intercambio de usuarios de la Línea 1 a la 2 .

Según Arias, se hicieron algunas modificaciones para aumentar la capacidad del espacio y de esta manera, poder manejar hasta cuatro mil personas sin dificultad, ante cualquier imprevisto.

Si por alguna razón se tuviera que paralizar el servicio, ya fuera de la Línea 1 o de la Línea 2, se debe contar con el espacio suficiente para la movilización de las personas. Arias indicó que también tuvieron que volver a hacerse los estudios hidrológicos del patio de trenes en Nuevo Tocumen, porque es una zona atravesada por varias quebradas y para evitar afectaciones futuras fue necesario aumentar el relleno.

Pin It on Pinterest

Share This