El costo del combustible en Panamá se ajusta cada dos semanas.

Por EFE

Organizaciones populares y sindicales protestaron este martes en la capital panameña en contra del Gobierno por considerar que no busca una salida satisfactoria al alza del combustible y los medicamentos.

Convocados por la denominada Alianza Pueblo Unido por la Vida, los manifestantes, varios centenares incluidos campesinos e indígenas clamaron al «pueblo» a que atienda a lo que ocurre en Ecuador y salga a las calles a «poner orden» en esta situación «muy crítica» en Panamá.

Caminaron desde el centro de la capital hasta la sede de la Presidencia panameña, en el Casco Antiguo de la ciudad, para reclamar al Gobierno su «inacción» frente a estos problemas, así como su falta de respuesta a un pliego de demandas entregado en una marcha anterior.

Líderes del poderoso Sindicato Único Nacional de Trabajadores de la Industria de la Construcción y Similares (Suntracs) y la Central Nacional de Trabajadores de Panamá (CNTP), entre otros, hicieron un llamado a intensificar la lucha por la congelación de los precios de los artículos de primera necesidad, por mejores empleos y salarios dignos, salud, educación, y contra de la corrupción.

El costo del combustible, los medicamentos, alimentos, el elevado costo de la vida «no es de ahora, es algo constante», dijo a Efe Saúl Méndez, excandidato presidencial y secretario general del Suntracs.

Méndez añadió que solo basta revisar la historia reciente y darse cuenta que «hay mucha especulación del sector privado (…) en realidad, estamos viviendo una situación muy crítica en el país, como la están viviendo la mayoría de países en el mundo».

Es así que los pueblos en América Latina y el Caribe, destacó Méndez, están «buscándole salida a esta situación a través de la lucha en las calles y la lucha político electoral».

Pero advirtió que si el pueblo panameño «quiere orden entonces hay que salir (a las calles) a poner orden», ya que los partidos tradicionales, sus «falsos independientes, no van a cambiar la situación que estamos viviendo ahora».

«¿Queremos prueba de ello? Veamos lo que está pasando en Ecuador en este momento», remarcó Méndez, en referencia a que las protestas que se dan en el país suramericano desde hace dos semanas han sido por el precio del combustible, frente a lo cual el Gobierno anunció medidas para su reducción.

En Panamá, se ha optado por congelar el precio del combustible en 3,95 dólares el galón, primero al transporte público de pasajeros, buses colegiales y algunos vehículos agrícolas, y ahora al transporte de carga agropecuaria, para paliar la histórica alza de la gasolina y el diésel en este país, un importador neto de hidrocarburos.

El costo del combustible en Panamá se ajusta cada dos semanas. Actualmente en la capital el galón de gasolina de 95 octanos se vende a 6,01 dólares, el de 91 en 5,47 dólares y el diésel en 5,26 dólares, pero estos costos se elevan en el interior del país.

Erick Graell, secretario de organización de la Central Nacional de Trabajadores de Panamá, dijo a Efe que están exigiendo al presidente del país, Laurentino Cortizo, respuesta al alto costo del combustible, de los alimentos, el transporte y los medicamentos.

«Todo se ha ido agravando» señaló Graell, «tenemos que tener respuesta porque la corrupción sigue galopante y no hay manera de que este Gobierno dé un alto a todas las vicisitudes que está pasando nuestro pueblo. Por eso le decimos a nuestro pueblo que la cosa no es en casa, la cosa es en la calle», manifestó Graell.

El viceministro de Trabajo, Roger Tejada, dijo a los medios locales que se reunió con una delegación de los manifestantes y les entregó la «respuesta» del Gobierno al pliego de peticiones presentado al Ejecutivo en la anterior marcha del 19 de mayo.

Pin It on Pinterest

Share This