Emprendimiento e innovación son “asignaturas pendientes desde una perspectiva integral”.

Por Revista Summa

El emprendimiento y la innovación son motores fundamentales del desarrollo económico en los países de la región, de acuerdo con el informe del Centro Regional de Promoción de la MIPYME (CENPROMYPE), instancia especializada del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA).

El informe, que forma parte del “Observatorio regional de competitividad e innovación”, señala que las tendencias en los diferentes indicadores de competitividad para las mipyme en la región se mantienen relativamente constantes. Ante ello, establece que “es positivo no decrecer, pero tampoco resulta tan positivo no evolucionar en períodos medianos”, puntualiza.

Muestra de la estabilidad es el índice Doing Bussiness, que presenta la evolución de la facilidad de hacer negocios. Éste describe qué condiciones regulatorias proveen los Estados para hacer negocios y qué protección brindan a las empresas en sus distintas funciones productivas.

Ante este panorama, la mejora de la productividad, el aumento del nivel de competitividad y gestión se vuelven claves, según el informe.

El informe también indica que la región ha tenido un mejor desempeño en el área de desarrollo empresarial, con una brecha media de poco más de 26 puntos con respecto a los mejores estándares a nivel mundial. La apertura de negocio es la variable más cercana al estándar internacional y el pago de impuestos, la más alejada.

Por otra parte, el informe señala que los principales ámbitos de mejora detectados están relacionados con la formación de los cuadros directivos de las empresas, la cualificación de los y las trabajadoras, su adecuación a las características del mercado laboral de los países y la productividad para que se corresponda y mejore los niveles salariales existentes. 

El Secretario General del SICA, Vinicio Cerezo, establece en la Carta por el Futuro de la Integración Centroamericana que “se deben fortalecer las bases para una economía de futuro, caracterizada por una mayor competitividad que sea inclusiva y solidaria, que permita mayor prosperidad para los pueblos, que favorezca la diversificación del tejido empresarial y cambios estructurales en los modelos productivos para generar más y mejores empleos de calidad”.

Es por lo anterior que el apoyo a la mipyme formó parte del Plan de Contingencia Regional frente al Coronavirus, puesto en marcha por los ocho países miembros del SICA el año pasado. En este contexto, el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) fortaleció diferentes mecanismos de cooperación y facilidades de apoyo para que los gobiernos puedan recuperarse económicamente, asistiendo a este sector empresarial.

En agosto de 2020, el Directorio del BCIE aprobó la firma de dos contratos de préstamo por un monto agregado de US$130 millones con el Fondo Internacional de Cooperación y Desarrollo (Taiwán ICDF) de la República de China (Taiwán). Uno de los contratos por un monto de hasta US$80 millones permitirá financiar operaciones elegibles en el marco del Programa de Emergencia de Apoyo y Preparación ante la COVID-19 y de Reactivación Económica.

De igual manera, se puso a disposición el Fondo de Reactivación E-Commerce, SICA-EMPRENDE para emprendimientos de la región, a fin de financiar capacidades en comercio electrónico. En total, el fondo no reembolsable ascendió a US$120,000.

Recientemente, el SICA a través de sus instancias especializadas, cuentan con un monto aproximado de 1.4 millones de euros (US$ 1,630,963.54 aproximadamente) puestos a disposición para las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) de municipios fronterizos priorizados de Guatemala, El Salvador, Honduras, Costa Rica y Panamá.

Además, el SICA a través de CENPROMYPE benefició a pequeñas empresas durante la pandemia con la ejecución de los fondos de “Empresarialidad femenina” mediante la modalidad “matching grant” (US$ 100,000) y con el fondo de reactivación económica de comercio electrónico (US$ 120,000).

Pin It on Pinterest

Share This