La marca emblemática nicaragüense tiene 73 años y hoy es “sinónimo de helados y paletas” en el país

Por El Nuevo Diario

Los nicaragüenses seguirán comiendo eskimos. El grupo mexicano de lácteos LALA, propietario actual de la empresa de origen nicaragüense Eskimo, afirmó ayer que la marca que seguirán utilizando en sus productos seguirá siendo Eskimo, por el gran significado histórico que tiene tanto en Nicaragua como en otros países de Centroamérica.

LALA, que desde el pasado 17 de diciembre anunció la compra de la emblemática empresa nicaragüense, fundada hace 73 años, hasta ayer se pronunció por primera vez sobre el uso de la marca en sus productos.

“La marca Eskimo es un gran activo del mercado nicaragüense y obviamente es nuestra función mantenerla, impulsarla y hacerla crecer”, dijo Miguel Schumann, director de LALA Centroamérica.

El grupo mexicano quiere “aprovechar las grandes ventajas en calidad, precios y arraigo que tiene Eskimo en Centroamérica”, es decir “tomar eso como una punta de lanza” para seguirla desarrollando.

LALA actualmente tiene presencia en cuatro países de Centroamérica: Honduras, El Salvador, Guatemala y ahora Nicaragua. La meta de la empresa es seguir creciendo a otros mercados, aseguró Schumann, aunque no especificó al respecto.

Helados Eskimo

Cierta incertidumbre

La industria de la leche de Nicaragua, por el momento, sigue con cierta incertidumbre sobre el papel que jugará LALA en la transformación del sector lácteo del país.

Desde el anuncio de la llegada del grupo mexicano a Nicaragua, se creó la expectativa de que esa planta aportaría a la formalización del sector lácteo del país. Datos de la industria sostienen que el 70% de la leche que se produce en Nicaragua no llega a los canales formales de acopio, procesamiento y comercialización. Además que una gran parte de ese producto sale del país, sin ningún control.

En los últimos meses fuentes de la industria expresaron su temor de que LALA más bien introdujera sustitutos de la leche y su aporte no fuera tal como se había planteado. Pero Wilmer Fernández, vicepresidente de la Cámara Nicaragüense del Sector Lácteo, Canislac, declaró ayer que han sostenido “un acercamiento rápido” con el representante de LALA en el país, quien les expresó “el respeto a las normas técnicas centroamericanas y normas nacionales que rigen la materia”. Ese acercamiento, según Fernández, ha traído “cierta calma” respecto a LALA y “se espera que las cosas se vengan aclarando con el tiempo”.

“Una cosa muy importante por la que estamos acá: desarrollar el sector lácteo en Centroamérica, para que nos dé mayor productividad (litros de vacas por día) y calidad de leche”, afirmó ayer Schumann.

Para eso, aseguró, están trabajando en un programa de transferencia tecnológica con el gobierno de Nicaragua y otras entidades. Por el momento ya trabajan con unos 600 productores organizados en cooperativas, que son los que originalmente trabajaban con Eskimo.

200.000 litros diarios

Miguel Schumann, director de LALA Centroamérica, dijo que la planta en Nicaragua tendrá una capacidad de 200,000 litros diarios (aunque no todas las máquinas empezarán trabajando de un inicio) y producirá varios productos para el mercado nicaragüense, como derivados de la leche son el yogurt y leches de todos los tipos.
Según Schumann, LALA espera inaugurar en abril próximo esa planta que construye actualmente en Tipitapa.

La empresa mexicana, que está haciendo una inversión superior a los US$50 millones en la construcción de una planta láctea en el país, ha dicho a El Nuevo Diario por correo electrónico que “opera en todas sus instalaciones con los más altos estándares de sanidad y en estricto apego a la normatividad vigente de cada país” y bajo “una sana competencia que se traduzca en más y mejores productos para los consumidores”.

Campanitas seguirán sonando

LALA aseguró vía correo electrónico que los carritos, distintivos de helados y paletas, también serán una de las formas de comercialización de los productos de LALA.

“Nuestro objetivo es aplicar este conocimiento en otras geografías. La adquisición de Eskimo nos permitirá fortalecer el portafolio de productos de valor agregado de ambas empresas en la región en beneficio de los consumidores”, sostuvo el grupo mexicano.

«La marca Eskimo es un gran activo del mercado nicaragüense y obviamente es nuestra función mantenerla, impulsarla y hacerla crecer”. Miguel Schumann, director de LALA Centroamérica.

Pin It on Pinterest

Share This