Las perspectivas económicas y de crecimiento de la industria se han visto superadas, pese a los inconvenientes presentados por el Covi-19 y riesgos emergentes, como la guerra en Ucrania.

POR Rocío Ballestero

El mercado asegurador de Centroamérica, Panamá y República Dominicana cerró el 2021 con un importante crecimiento del 11%, con respecto al 2020, superior a los períodos prepandemia. El total de ingresos por primas alcanzó los US$7.659 millones, frente a los US$6.895 millones obtenidos durante el año anterior.

Marvin Umaña, presidente de la Confederación Panamericana de Productores de Seguros (COPAPROSE), analiza la situación actual y los retos del sector.

Contexto global

Situación macroeconómica. La salud del sector va de la mano con la de las economías de los países y de las políticas que dicten las 10 o 15 reaseguradoras que concentran el negocio en el mundo.

Contracción del mercado por riesgos no tradicionales. La imprevista y prolongada pandemia disparó pérdidas no esperadas y estragos que se siguen arrastrando, principalmente entre las aseguradoras que ofrecen pólizas de salud, vida y de desempleo. Solo en Latinoamérica se han pagado más de US$2.500 millones en gastos médicos y funerarios. Además, interrumpió las cadenas de suministro por el cierre de fábricas, problemas operativos y logísticos, por ende, disminuyó la oferta de ciertos productos y ha habido desabastecimiento de materias primas y alimentos. Eso repercute en las metas del sector porque incluso toma más tiempo reparar vehículos, máquinas e infraestructura cubierta por las pólizas.

Impactos de la guerra entre Rusia y Ucrania. Se contrae el mercado, sufre la inversión y aumentan los precios, empezando por el petróleo, por lo que la gente compra menos y redirige sus recursos.

Riesgos cyber. En medio de las facilidades que significa estar a un clic de múltiples transacciones, en internet no hay una seguridad absoluta y es exponencial el incremento de las amenazas y delitos informáticos. Ya hay seguros que los cubren, pero la oferta es limitada. Alta exposición de Latinoamérica a fenómenos naturales (huracanes, terremotos, incendios forestales, inundaciones) y riesgos políticos. En conjunto, aporta menos del 3% de las primas mundiales, mientras que representa más del 8% de las pérdidas.

Ecosistema Fintech. En América Latina y el Caribe está compuesto por 2.482 plataformas, con un crecimiento del 112% entre 2018 y 2021. El 73% de los emprendimientos identificados ofrecen productos de seguros, proporción que era de 60% hace tres años, según el BID.

Contexto regional

Cambio de paradigmas. El mercado asegurador nunca volverá a ser el mismo. El modelo tradicional se ha vuelto obsoleto en esta era digital y de frente a un nuevo consumidor, más educado, demandante de mejores servicios y productos, que compara, defiende sus derechos y confía más en las referencias de terceros.

Regulaciones complejas. En el afán de combatir el terrorismo y el lavado de dinero, hacen difícil la competencia y limitan el desarrollo del mercado, que está impulsado, en especial, por la actividad de República Dominica- na (muy ligada al turismo), Panamá y Costa Rica.

Penetración baja del seguro. Queda camino por recorrer para llegar a la tasa promedio de los países desarrollados (+8%). Ninguna de nuestras naciones supera el 3%.

Educación en cultura preventiva. Debe entenderse que un excelente plan financiero está completo y robusto cuanto incluye los seguros que son un servicio de ahorro y protección en caso de sufrir cualquier contingencia, no un parche para tapar el desperfecto cuando se produce una eventualidad.

Riesgos en los seguros en este 2022

  1. Tipos de interés muy bajos o negativos. Hace que las inversiones sean menos rentables y que sea es prácticamente imposible ofrecer seguros de vida y ahorro con tasas atractivas para los clientes.
  2. Márgenes técnicos más reducidos. Suelen estar diversificados, pero el comportamiento del negocio ha cambiado. Por ejemplo, bajó la frecuencia de accidentes automovilísticos, pero aumentó la gravedad de los registrados, y siguen en aumento el pago de coberturas en vida y salud, a causa de enfermedades más graves y alzas en los fallecimientos.
  3. Cambios en la oferta y demanda. Ante crecientes tasas de desempleo muchas personas dejan de usar aseguradoras o buscan otro tipo de pólizas. La reacción de la industria es bajar las primas para para poder atraer a nuevos clientes y modificar su oferta, con márgenes menores en las cuentas y pagos crecientes de pólizas de aseguradores que han quedado cesantes.
  4. Incremento de la mortalidad. Normalmente, la cobertura de fallecimiento de un seguro de vida va de los 18 a los 65 años; con la llegada del COVID-19 se ha presentado un aumento significativo de muertes de personas entre estas edades.
  5. Digitalización y ciberataques. Ofrecer herramientas informáticas para reportar siniestros, hacer reclamos y comprar productos se ha vuelto un deber, pero eleva los riesgos de filtraciones o robos de datos en el mercado, al igual que ocurre en el resto de los negocios. Ese peligro conlleva también una oportunidad porque se han diseñado pólizas para proteger contra ataques cibernéticos que cada vez cuentan con más demanda.
  6. Fortalecimiento de las aseguradoras no nativas e InsurTechs. El estímulo de ese tipo de empresas basadas en tecnología es respuesta a la nomenclatura confusa, principios de desconfianza por abundantes exclusiones y la letra pequeña, tardanza en ajustes y gestiones.

Tendencias en el precio de los seguros

Desde el 2017, el costo de los seguros comerciales viene en aumento en el mundo, con restricción de coberturas. La tendencia viene moderándose en muchas líneas de negocios, en la mayoría de las geografías y alcanzó un 13% en el último trimestre del 2021, frente a un 15% en el trimestre anterior. En Latinoamérica el panorama es un poco distinto:

  • El alza al cierre del año fue del 4% vs. 2% en el tercer trimestre.
  • El costo de riesgos de Responsabilidad Civil fue la única disminución (3%).
  • Property (daños materiales) aumentó un 7%.
  • FinPro (líneas financieras y profesionales impulsadas por la cibernética) tuvieron la mayor tasa de aumento en las principales categorías de productos de seguros (12% vs. 17% en el trimestre anterior).
  • Los seguros Cyber mueven la aguja de la tendencia alcista de precios: en todas las industrias aumentaron 40%, en promedio, aunque algunos clientes experimentando incrementos de hasta +400%. Son impulsados por la frecuencia y gravedad de las reclamaciones por ransomware.
  • +80% de las empresas en todas las industrias experimentaron aumentos en las primas cibernéticas en 2021.

5 claves para innovar en el sector asegurador

  1. Flexibilización de pólizas adaptadas a cada cliente.
  2. Inteligencia artificial como agilizadora de procesos.
  3. Analítica de datos sin perjuicio de información confidencial.
  4. Mejor comunicación para mejorar experiencia de cliente.
  5. Acciones de sostenibilidad.

Pin It on Pinterest

Share This