Desafortunadamente, resolver un robo de propiedad intelectual puede llevar años.

Por Revista Summa

Las nuevas telecomunicaciones de quinta generación (5G) están aumentando la preocupación por mantener seguros los secretos comerciales.

A medida que más dispositivos e individuos se conectan a las redes 5G, los proveedores 5G de propiedad china como Huawei, y, a través de ellos, el gobierno chino, podrían obtener un acceso sin precedentes a los datos del mundo.

“Los países no deben permitir que la 5G sea otro vector más para que China adquiera propiedad intelectual nuestra”, dijo Robert Strayer (en inglés) en mayo. Strayer es el diplomático estadounidense dedicado a asuntos cibernéticos.

Derechos de propiedad intelectual en China y en EE. UU.

Estados Unidos tiene establecido uno de los sistemas de protección de propiedad intelectual más sólidos del mundo, lo que ha ayudado a mejorar el liderazgo de Estados Unidos en innovación. La propiedad intelectual (PI) debe ser protegida. De lo contrario, se pierden millones de dólares gastados en investigación y desarrollo cuando se roban ideas y los competidores llevan el mismo producto o servicio al mercado.

En contraste, la economía estatal de China, de arriba hacia abajo, difumina la línea entre los sectores público y privado. Por ejemplo, durante más de cinco años, el gobierno chino utilizó su Ministerio de Seguridad del Estado para piratear las computadoras de una empresa aeroespacial francesa y obtener tecnología de motores turboventilador, según las acusaciones de Estados Unidos.

En aquél momento, una empresa aeroespacial estatal china estaba trabajando en el desarrollo de un motor comparable para utilizarlo en aviones comerciales fabricados en China y en otros lugares.

¿Qué es la propiedad intelectual?

La Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) define la propiedad intelectual como “las creaciones de la mente: invenciones, obras literarias y artísticas, así como símbolos, nombres e imágenes utilizados en el comercio”.

La legislación protege estas creaciones. Ello permite al creador gozar de los beneficios que derivan de su obra y utilizar sus ideas exclusivas para impulsar negocios, arte y diseño.

Costos del robo de propiedad intelectual

Sustraer secretos comerciales, sobornar a empleados y piratear computadoras extranjeras son sólo tres maneras en las que las empresas chinas han robado inventos extranjeros y propiedad intelectual en un intento de convertirse en la superestrella mundial de la tecnología.

“China tiene una larga historia de robo de propiedad intelectual en beneficio de sus intereses comerciales, donde puede obtener acceso”, dijo Strayer.

En 2017, el Representante Comercial de Estados Unidos descubrió que el robo chino de propiedad intelectual estadounidense cuesta actualmente a Estados Unidos entre 225.000 y 600.000 millones de dólares anuales.

Un ejemplo de alto nivel ocurrió en 2018, cuando una empresa de turbinas eólicas con sede en Beijing fue declarada culpable en Estados Unidos de robar propiedad intelectual de una empresa estadounidense, un acto que provocó que el valor de la empresa con sede en Massachusetts disminuyera en más de mil millones de dólares, con una pérdida de casi 700 puestos de trabajo, según las pruebas presentadas en el juicio.

Desafortunadamente, el robo chino de propiedad intelectual no se limita a las empresas estadounidenses. China ha participado en “billones de dólares de robo de propiedad intelectual” en todo el mundo, a menudo pirateando las computadoras de empresas para hacerlo, según la Estrategia Cibernética Nacional de EE. UU. de 2018. Estos ataques sofisticados incluyen el robo de patentes comerciales, tecnología, marcas registradas y derechos de autor.

Por ejemplo, Huawei, el segundo mayor fabricante de teléfonos inteligentes del mundo, robó el brazo de un robot que la subsidiaria alemana T-Mobile inventó para probar los teléfonos inteligentes, dijo el gobierno de Estados Unidos en una acusación en 2018. Huawei planeaba replicarlo.

Del mismo modo, dos piratas informáticos del gobierno chino fueron acusados en 2018 de robar secretos comerciales a una serie de empresas aeroespaciales, energéticas, de telecomunicaciones, médicas y de otras industrias en Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Japón, Suecia, Suiza y el Reino Unido.

Desafortunadamente, resolver un robo de propiedad intelectual puede llevar años. Por ejemplo, fue sólo después de 30 meses de litigio que una empresa china llamada XTAL fue declarada culpable en 2019 de robar más de 100.000 archivos, incluyendo códigos fuente, estrategias de precios, programas informáticos, algoritmos secretos y manuales de usuario; de una empresa tecnológica holandesa.

Pin It on Pinterest

Share This