Las tecnologías como el correo electrónico o los mensajes de texto han agregado comodidad y eficiencia a las comunicaciones laborales, pero también han limitado el contacto personal.

Por Expansión

No tienes que estar solo para sentirte solo. Los lugares de trabajo están más conectados y son más abiertos que antes. Sin embargo, los empleados siguen sintiéndose solos y aislados en la oficina por la tecnología, el trabajo a distancia y la poca interacción humana.

Incluso en los espacios de trabajo abiertos, con poca separación, los empleados pueden sentirse desconectados de sus colegas. Compañeros que están sentados en la misma mesa de conferencias o en la misma reunión diaria pueden no tener ninguna relación real. “Podrías estar trabajando en medio de área de trabajo atestada, pero si no sientes cercanía con alguien, te sientes solo”, dijo Hakan Ozcelik, profesor de Administración del Colegio de Administración de Empresas de la Universidad Estatal de Sacramento, California.

Las tecnologías como el correo electrónico o los mensajes de texto han agregado comodidad y eficiencia a las comunicaciones laborales, pero también han limitado el contacto personal. Es más fácil enviar un mensaje por Slack a un compañero o mandar un correo electrónico que cruzar la oficina para hablar con un colega que podría estar en medio de otra tarea. Pero los correos electrónicos y los mensajes son rígidos y eliminan las interacciones humanas importantes.

“El intercambio de emociones es una pieza fundamental para construir una amistad”, señaló Sigal Barsade, profesora de Administración en la Escuela Wharton de la Universidad de Pennsylvania.

Aunque ahora son más comunes el trabajo independiente y los horarios flexibles que permiten que los empleados trabajen en casa, también limitan la interacción y la conexión entre compañeros de trabajo. Es más probable que quienes trabajan a distancia renuncien por la soledad, de acuerdo con Dan Schawbel, autor del libro Back to Human: How Great Leaders Create Connection in the Age of Isolation. (Las técnicas de los grandes líderes para crear conexiones en la era del aislamiento).

El agotamiento de la productividad

Para las empresas, las relaciones entre los empleados son esenciales para la productividad.

“Las relaciones y las amistades en la oficina son absolutamente críticas para la felicidad, el compromiso y la productividad en el trabajo”, dijo Annie McKee, autora del libro How to Be Happy at Work (Cómo ser feliz en el trabajo).

No sentirte reconocido o parte de un equipo también puede hacer que te sientas aislado.

“Cuando tu talento y tus esfuerzos como empleado pasan desapercibidos, puedes empezar a sentirte invisible, y eso se siente horrible”, agregó McKee.

Los empleados que se sienten solos usualmente se relacionan con un mal desempeño laboral, según un estudio reciente que llevaron a cabo Ozcelik y Barsade.

En el estudio, determinaron que los empleados solitarios estaban menos comprometidos con la empresa y les parecían menos accesibles a sus colegas.

Aunque puede ser difícil identificarla, la soledad puede propagarse rápidamente. “Nos contagiamos de las emociones de los demás como si fueran virus”, dijo Barsade. “No nos damos cuenta de qué está ocurriendo; se vuelve un mimetismo conductual”.

Los empleados solitarios pueden quedar atrapados en un ciclo negativo del que es difícil salir. Suelen rechazar a quienes tratan de ayudarlos, lo que finalmente puede provocar una fuga de talento. “Su desempeño empieza a ser menor y es posible que las empresas pierdan a sus mejores empleados porque se sienten solos”, dijo Ozcelik.

Qué puedes hacer como administrador

Pon atención al proceso de integración: La soledad puede ser un problema común entre los empleados nuevos. Se enfrentan a la tarea de descifrar un nuevo flujo de trabajo y una cultura nueva, así como de entablar nuevas relaciones.

“Al principio, es muy natural sentirse solo en una situación nueva”, dijo Barsade.

Las empresas deben imponerse el objetivo de que la integración de un empleado nuevo sea más personal; presentar a los recién llegados con el resto del personal y darles apoyo.

Demuestra tu aprecio: Reconocer el esfuerzo de una persona o de un equipo puede servir para fomentar una sensación de pertenencia. Además, no tiene que ser un gesto magnífico. “A menudo no nos tomamos el tiempo de hacer cosas humanas sencillas. Un gracias, una nota rápida, un correo electrónico, una sonrisa y el reconocimiento de un trabajo bien hecho; si no lo hacemos regularmente, la mayoría de las personas empiezan a sentirse solas”, dijo McKee.

Da prioridad a los trabajadores a distancia: No permitas que el trabajador a distancia se integre simplemente a una reunión a través de videoconferencia. “Permítele que dirija la reunión, eso lo empodera”, dijo Schawbel, quien agregó que los administradores deberían darse el tiempo para visitar a los empleados en sus oficinas. “Se trata de hacer tiempo e invertirlo en tus empleados”.

Sal de la oficina: La oficina puede ser sofocante para las relaciones. Programa almuerzos o encuentros de empleados u organiza eventos sociales no relacionados con el trabajo; con ello puedes fomentar relaciones más significativas.
“La gente entabla amistades auténticas cuando no están hablando de trabajo todo el tiempo. Cuando sales de la oficina, es más probable que te abras”, dijo Schawbel.

Pin It on Pinterest

Share This