¿Quién es quién entre los Líderes que inspiran en la región? Aún está a tiempo de ser parte de este especial. Julio 2024. – Revista Summa, es una publicación mensual de Summa Media Group
Junio 2024. Celebramos nuestro 30 aniversario

La línea delgada entre los medicamentos verdaderos y los falsificados

Jun 26, 2024 | Noticias de Hoy

Revista SUMMA
Somos el principal grupo editorial de revistas en América Central y el Caribe.

[wp_applaud]

Los productos médicos de calidad subestándar y falsificados son, por naturaleza, muy difíciles de detectar.

Por Ángel Meléndez, especialista senior de Cumplimiento Corporativo de Seguridad Global de
la industria farmacéutica.

El problema de los medicamentos falsificados afecta a todas las regiones del mundo. Y sin duda, es primordial trabajar en la educación y concientización sobre esta situación, que pone en riesgo la vida de los pacientes.

La prevención, vigilancia y el combate contra los medicamentos falsificados es necesaria, así como la cooperación, colaboración y participación entre las agencias reguladoras nacionales e internacionales.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se estima que uno de cada diez productos médicos que están en circulación en los países de ingresos bajos y medianos es subestándar o está falsificado; sin embargo, la OMS recibe notificaciones de todas las regiones del mundo sobre estos productos. Por eso, resulta importante que los esfuerzos para combatir este problema global, no se limiten a los consumidores, sino también, se incluyan a todos los profesionales que comprenden el ecosistema de salud.

Cabe destacar que la globalización está dificultando la regulación de productos médicos, por lo que es necesario contar con información confiable de los fármacos que se están usando. La forma más adecuada de evitar los medicamentos falsificados es utilizar, únicamente, los indicados por el profesional médico autorizado y distribuidos por entidades del sector que cuenten con registro.

En sus esfuerzos para promover el uso racional de los medicamentos, la OMS indica que este requiere que los pacientes reciban fármacos de acuerdo con sus necesidades clínicas, en dosis que satisfagan sus necesidades individuales, durante un periodo de tiempo adecuado.

Difíciles de detectar

Los productos médicos de calidad subestándar y falsificados son, por naturaleza, muy difíciles de detectar, dado que a menudo están diseñados para que parezcan idénticos a los productos genuinos.

No obstante, hay indicadores que podrían ayudarnos en su identificación: revisar el estado del envase y posibles errores gramaticales o de ortografía; constatar las fechas de fabricación y caducidad, verificando que los datos del envase exterior correspondan con los del envase interior; comprobar que el aspecto del medicamento es el esperado y que no muestre cambios de color, signos de degradación, ni olores extraños; y notificar los productos médicos sospechosos al organismo nacional de reglamentación farmacéutica.

Es de considerar que estos productos pueden no causar reacciones adversas obvias, aunque sus condiciones de producción sean malas, lo que implica una higiene inadecuada e intervención de personal no calificado, originando impurezas desconocidas o incluso estar contaminados por bacterias.

Las consecuencias son significativas, los medicamentos vendidos ilegalmente pueden ser completamente distintos a lo que los compradores creen que están adquiriendo, lo que puede traer serios daños en la salud de las personas.

Pese a que, hoy en día, la utilización de medicamentos es algo cotidiano en la vida del paciente y en la población en general, su uso inadecuado puede convertirse en un verdadero peligro para la salud.

Así como lo determinan ciertos artículos, la automedicación constituye un problema a nivel mundial por su alta incidencia y el riesgo que representa en el bienestar de quienes la practican. Por lo que, el uso adecuado de los medicamentos se convierte en un parámetro fundamental cuando se piensa en la salud individual y colectiva; tanto los médicos como los pacientes deben cumplir su rol, a fin de que los beneficios de su uso superen los riesgos.

Internet: una puerta de entrada

El mercado del comercio electrónico está creciendo -comprar en internet es cada vez más popular y se convierte en una manera ágil y cómoda de adquirir lo que necesitamos- y el aumento exponencial de las conexiones a internet proporciona a los delincuentes un punto de entrada relativamente fácil, incluso a los mercados mejor reglamentados.

Los sitios web no regulados, las plataformas de las redes sociales y las aplicaciones de los teléfonos inteligentes pueden también ser cauces directos de productos médicos de calidad subestándar y falsificados; tenga en cuenta que los riesgos aumentan considerablemente con la adquisición de productos médicos de fuentes no reguladas y sin licencia.

Acceder a medicamentos sin la asesoría correspondiente supone una amenaza importante para la salud, de ahí que los tratamientos resulten ineficaces y se prolonguen las enfermedades, llegando, en ocasiones, incluso hasta la muerte; 1 a esto se suma, la propagación de la resistencia a los antimicrobianos y la transmisión de las infecciones farmacorresistentes; lo que pone en riesgo el progreso hacia el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Aunque, la OMS y sus asociados están trabajando para desarrollar métodos que permitan una cuantificación más exacta del número de productos médicos de calidad subestándar y falsificados, ya hay suficientes pruebas que demuestran que el problema es de gran magnitud y de alcance mundial, lo que impacta considerablemente en la vida de las personas. De hecho, la empresa para la que laboro ha ayudado a evitar que millones de dosis falsificadas lleguen a los pacientes, al unirnos al llamado mundial para prevenir, detectar y responder a la amenaza que representan estos productos.

K

Artículos Relativos