La pasión y el compromiso son el combustible que mueven a la CEO de Terpel, la mujer que ha transformado la forma de vender y distribuir la gasolina en Colombia, Panamá y otros países de la región.

POR Rocío Ballestero

Para Sylvia Escovar, CEO de Terpel, el éxito puede adoptar definiciones muy distintas. En el ámbito profesional, lo liga a tener un norte y saber comunicarlo, actuar con ética y trabajar en equipo bajo el convencimiento de que lo que se busca es correcto y deseable. Con una forma de liderazgo inclusivo, participativo y basado en valores, es la mujer al frente de Terpel, una de las compañías más grandes de Colombia. Es la mayor distribuidora de combustibles del país, con ingresos superiores a los US$5.200 millones y un EBITDA de US$211,5 millones en 2019, y ha extendido sus operaciones a Panamá, República Dominicana, Ecuador y Perú.

Escovar es también la única mujer que figura entre los primeros 10 empresarios con mejor reputación de ese país en el ranking de Merco. Sin embargo, cree que no es más que la persona que motiva a colaboradores para que alcancen su máximo potencial y las metas que generan valor a la compañía y al país. También que para llegar a donde está ha sido fundamental trabajar con un equipo ético, disciplinado, orientado a resultados y con visión de largo plazo.

“Me honra el reconocimiento porque enaltece la gestión de mi equipo y de las mujeres en el campo empresarial. Los resultados de una percepción colectiva nunca son el esfuerzo de una sola persona sino de un grupo humano alineado y comprometido con una visión trascendente. Creo que todo es posible si existe convicción, disciplina y método; confío en la gente que tengo al lado y pongo siempre a los consumidores en el centro de las decisiones”, asegura. Sylvia llegó a Terpel hace 18 años, su primer cargo en la compañía fue como gerente financiera, luego asumió la vice- presidencia Comercial y de Operaciones y desde hace ocho años ocupa la presidencia de la empresa. Lo aprendido en ese recorrido enriquece su gestión ya que conoce la mayoría de los procesos de la compañía, entiende cómo funcionan las distintas áreas y cuáles son los retos y dificultades cotidianas que deben enfrentar.

Sus mayores logros

Sylvia ha conseguido que Terpel transforme la categoría del negocio, pasando del concepto de vender combustibles al de generar experiencias memorables para los usuarios que visitan sus estaciones de servicio.

“Trabajamos bajo una premisa: atendemos personas, no carros. Las personas son el centro de nuestra estrategia; por ellas y para ellas innovamos, constantemente. Buscamos un equilibrio entre lo deseable y lo posible, trabajamos por volver extraordinario un momento de la vida cotidiana, a través de una oferta integrada de servicios más allá del suministro de combustible. Nos adelantamos a las necesidades del mercado y desarrollamos soluciones inéditas, capaces de transformar las experiencias con la marca y de abrir nuevos horizontes para la industria”, explica.

Bajo esa premisa, sus estaciones de servicio cuentan con una una infraestructura moderna y amigable, y tienen baños limpios y abiertos para todos. También cuentan con tiendas de conveniencia para que los consumidores pueden disfrutar de una parada en el camino. En Panamá, por ejemplo, las modernas tiendas Va&Ven son puntos muy concurridos.

Otro sello del liderazgo de Escovar es su capacidad de transmitir, interna y externamente, la esencia de la estrategia corporativa, siempre enfocada en servir a los consumidores y en contribuir social y económicamente con las comunidades de cada país donde opera.

“Cada cosa que hago en el día a día está orientada a asegurar que todos tengamos claro que debemos trabajar por una marca relevante, rentable y sostenible, alrededor de objetivos que trascienden los resultados financieros, en un ambiente motivante y productivo. Transmitimos esa cultura de servicio a nuestros aliados, contratistas y proveedores: todos somos embajadores de una estrategia centrada en las personas, que nos hace únicos y nos diferencia de la competencia”, nos cuenta.

Adicionalmente, Terpel ha desarrollado una cultura donde reinan la igualdad de oportunidades, el respeto y el desarrollo integral. A través de la Fundación Terpel, ha trabajado en beneficio de la calidad de la educación y ha logrado beneficiar a más de un millón de personas en Colombia. De hecho, uno de los principales proyectos de la compañía para este 2020 es el arribo de la Fundación Terpel a Panamá. Los resultados: una rentabilidad incremental, gente feliz y comprometida y clientes satisfechos, junto con una excelente reputación corporativa y personal que les ha valido diversos reconocimientos y genera valor de cara a los grupos de interés.

La mano derecha en Panamá

Terpel Panamá es hoy la operación más importante del grupo, después de Colombia. Con una amplia red de estaciones de servicio y modernas tiendas de conveniencia Va&Ven en todo el país, fue la filial que presentó el mayor crecimiento en ventas y resultados financieros en 2019. Registró un EBITDA de USD$ 30,8 millones, lo que representó un crecimiento del 41% con respecto al año anterior, y vendió 283 millones de galones.

Empezar a comercializar combustible de aviación desde el Aeropuerto Internacional de Tocumen fue uno de los grandes logros del año pasado, operación que permitió ventas superiores a los 5 millones de galones al cierre del periodo.

Para Gustavo Rodríguez, gerente general de Terpel Panamá, sin duda, una clave para el éxito es haber hecho permear en las entrañas panameñas una cultura corporativa que rompe estigmas y permite a las mujeres trabajar hombro a hombro con hombres en igualdad de condiciones.

“En Terpel nos mueve la vocación de servicio.

A diario nos esforzamos por crear propuestas de valor y soluciones que, bajo un enfoque sostenible, nos permitan generar experiencias memorables para llegar a ser la marca No 1 en el corazón de nuestros consumidores. Continuaremos movilizando a Panamá con entregas del combustible, tecnologías y servicios innovadores que marquen tendencia”, afirma. Terpel Panamá ha sido reconocida por el Pacto Global de Naciones Unidas y por la Cámara Americana de Comercio e Industrias de Panamá por la implementación de acciones a favor del cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible e iniciativas de valor al servicio del país Recientemente, Terpel Panamá fue reconocida por Great Place To Work como uno de los mejores lugares para trabajar en América Central y el Caribe.

“Impulsamos el bienestar, la calidad de vida y desarrollo integral de toda nuestra gente y me siento muy orgulloso de ser parte de un equipo donde el talento femenino logra sobresalir y aportar para la consolidación de Terpel como aliada de Panamá. Más del 60% de nuestros empleados son mujeres y la amplia mayoría ocupa importantes posiciones de liderazgo de las cuales depende la distribución y abastecimiento del combustible a nivel nacional, así como la gestión del mejor talento humano. De frontera a frontera, las mujeres Terpel son sinónimo de profesionalismo y tenacidad”, comenta.


Pin It on Pinterest

Share This