En épocas de supervivencia cuando las empresas tratan de lidiar con situaciones de crisis, no se debe gerenciar tomando como enfoque el estado de resultados.

Por Revista Summa

Las fluctuaciones en los volúmenes de producción y ventas representan en tiempos normales retos al funcionamiento y la información que se genera en un sistema de costeo. En épocas extraordinarias tenemos que saber cómo gestionar la información de los costos para no cometer errores que puedan dañar el posicionamiento de corto y largo plazo de la empresa y las reducidas relaciones comerciales que aún se mantengan.

El profesor de INCAE, Arnoldo Rodríguez, nos habla sobre la gestión de costos y liquidez en época de crisis.

Cuando nos referimos a empresas en un modo de supervivencia, muchos negocios y pymes van a requerir obtener cualquier tipo de recurso para sobrevivir que incluye, en este momento, a los gobiernos que van a generar algún tipo de acceso a capital para prevenir que haya despidos y situaciones que tengan que ver con la supervivencia de las mismas, dado, que representan gran cantidad del producto interno bruto de muchos de los países.  

Sin embargo, siempre tenemos que contemplar que dentro de la empresa puede haber una serie de fuentes de efectivo que están siendo gestionadas de una forma que pueden mejorarse para poder contribuir en esta supervivencia para la empresa.  En específico nos referimos a la gestión de cuentas de capital de trabajo operativo que tienen que ver con el inventario, cuentas por pagar y cuentas por cobrar.

Para Arnoldo en épocas de supervivencia cuando las empresas tratan de lidiar con situaciones de crisis, no se debe gerenciar tomando como enfoque el estado de resultados, ya que se vuelve un estado secundario.  Se recomienda entonces que se tiene que hacer es gestionar para efectos que vamos a observar en el estado de flujo de efectivo y también en la sección de activo circulante del balance general, en particular en efectivo que la empresa sea capaz de disponer para confrontar esta dinámica.  “Guarden ese estado de resultados y luego se retomará una vez que se piense cómo vamos a sobrevivir”.

Algunas de las recomendaciones son:

Inventario

En cuanto a inventario lo que se debe hacer es tratar de reducir al máximo los niveles de inventario para acortar el ciclo de efectivo de la empresa y por lo tanto ser capaces de convertir más rápidamente esos inventarios en efectivo que es lo que estamos buscando para la supervivencia de la empresa. Asimismo, se debe recordar que no solo es el inventario de productos terminados, sino también el de productos en proceso y el de materias primas cuando estos existan en las empresas.

Cuentas por Cobrar o pagar

Para las cuentas por cobrar y pagar, una empresa no puede tener políticas universales de cuenta por pagar o por cobrar, tiene que ver cuáles son las características específicas de cada uno de esos componentes de las cuentas y establecer algún tipo de negociación, sobre alargamiento o acortamiento de plazos.

Todos esos factores lo que tratan es hacer más corto el ciclo de efectivo de la empresa y generar efectivo más rápido mediante la gestión de esas diferentes cuentas.

Y se debe recordar que una vez que se reduzca el inventario, reducir las cuentas por cobrar o alargar mis cuentas por pagar, el efecto directo sobre el efectivo va ser muy importante y que vamos de vuelta al factor inicial, que aquí no es proteger el estado de resultado.  Si tiene que sacrificar algún tipo de rentabilidad por lograr incrementar el efectivo a corto plazo, hay que hacerlo en este momento, después se preocupará por el estado de resultado, porque el factor que más se relaciona con la supervivencia de las empresas y el riesgo de las empresas en este momento, son los criterios de liquidez y ahí es donde se debe enfocar.

Rodríguez comenta que el objetivo de esto es acelerar los procesos de recuperación de efectivo de nuestro ciclo de negocio. Inclusive, las empresas pueden llegar a tener que seleccionar enfocarse en aquellos productos y negocios que no requieran inversiones importantes en capital de trabajo.

Esas son implicaciones importantes que tienen como objetivo reducir ese ciclo y darle mucha más velocidad de convertir efectivo en su empresa sin tener que realizar ninguna inversión de capital que es escaso y que podría escasear en el corto y mediano plazo.

Cadena de Valor

Otro elemento importante es que si tenemos un tipo de reducción de recursos de una cadena de valor tenemos que ver cuáles factores o cuales reducciones que nosotros vamos a tener no tenga repercusiones sobre algún tipo de posicionamiento estratégico que podría ser importante y que tenemos que mantener a través de esos procesos estratégicos claves. Por ejemplo, algunos gastos e inversiones discrecionales deben repensarse para poder mantener aquellos elementos claves del modelo de negocios.  

Otra recomendación relevante es que las empresas deben ser creativas en definir formas en las cuales utilizar sus costos fijos estructurales. Por ejemplo, ha empezado a notarse un aumento en la demanda de almacenaje, entrega a domicilio, transporte y otros, que, si bien podrían no representar el negocio típico de la empresa, podrían generar alguna contribución para esos costos fijos o inversiones físicas no susceptibles a ser reducidas.

En esta edición del podcast Entre Líneas, del Centro Latinoamericano para la Competitividad y el Desarrollo Sostenible (CLACDS), de INCAE, hablamos con Arnoldo Rodríguez, experto en contabilidad financiera, gerencial, sistema de control y analítica de los negocios.

Pin It on Pinterest

Share This