Enero 2023 llega el Ranking de Empresas con Mejor Servicio al Cliente.

Enero 2023 llega el Ranking de Empresas con Mejor Servicio al Cliente.

La flexibilidad y las interacciones humanas: la columna vertebral del nuevo modelo de trabajo híbrido

May 25, 2022 | Gerencia, Noticias de Hoy

Revista SUMMA
Somos el principal grupo editorial de revistas en América Central y el Caribe.

Tiempo de lectura: 3 Minutos

La cultura empresarial y las conexiones humanas son clave para que una organización prospere.

Por Marina Yabor, directora de Talento para Kimberly-Clark Latinoamérica

Los seres humanos somos seres sociales por naturaleza. Hoy, a pesar de la velocidad vertiginosa de la digitalización y el teletrabajo, todavía existe esa necesidad primordial de crear comunidad, porque la interacción cara a cara está en el centro de nuestro bienestar, y no es ningún secreto que el intercambio puramente virtual no puede reemplazar la experiencia de integrarse presencialmente en equipo. 

La cultura empresarial y las conexiones humanas son clave para que una organización prospere. Una cultura organizacional sólida permite que los colaboradores se sientan comprometidos y trabajen por objetivos comunes, lo que conlleva a que la comunicación mejore y, por consiguiente, el trabajo en equipo se vuelva más fluido. Y si bien logramos trabajar bien a distancia y seguir bien conectados, las ocasiones de trabajar en persona potencian nuestras habilidades generando espacios para estar más enfocados en las tareas a desarrollar y fomentar, entre otras cosas, la creatividad.

Estos dos años han sido tiempos desafiantes, tanto para las organizaciones como para cada persona individualmente. Los colaboradores han demostrado resiliencia frente a los cambios de hábitos y rutinas, aumentando su capacidad de reinvención y adaptación sin importar las circunstancias. Mientras que, por el lado de las empresas, ha significado reevaluar las formas de trabajar y considerar mucho más las necesidades individuales de las personas, con el fin de promover espacios flexibles que impulsen el desempeño, el rendimiento y la innovación, así como también encontrar un balance que nos permita vivir con plenitud y en armonía todos los roles que desempeñamos en la vida.

La flexibilidad ha sido fundamental para enfrentar estos tiempos dinámicos. En Kimberly-Clark ya la veníamos practicando con iniciativas que permitían a los colaboradores acomodar parte de sus jornadas previo acuerdo con sus equipos y jefes. Eso ayudó a que nos adaptáramos de manera muy rápida y sencilla al modelo del “home office” y nos facilitará continuar en esta nueva fase con nuestro modelo de trabajo híbrido, apostando a motivar a las personas a traer su 100% al trabajo en cualquiera que sea el ámbito, de manera que podamos potenciar nuestra cultura K-C, valores y nuevas formas de trabajar, encontrando un equilibrio.

Este modelo de trabajo, que combina labores remotas y presenciales, es una muy buena alternativa para transicionar al reencuentro de los colaboradores con sus pares, manteniendo sus roles con flexibilidad, pero, a la vez, estando seguros desde el punto de vista de salud, reduciendo la cantidad de personas en una misma oficina.

La función de la oficina presencial continuará evolucionando, acelerando las tendencias que enfatizan la importancia de la colaboración y la innovación para la productividad de los colaboradores. Hoy, la vida laboral es una página en blanco lista para capturar el potencial de este modelo flexible, permitiendo entender su capacidad de maximizar la productividad y a su vez de acoger la naturaleza humana colectiva, haciendo de la empatía una experiencia de aprendizaje y de la interacción humana una posibilidad de progreso constante.

La presencialidad aún tendrá grandes retos, pero también grandes enseñanzas y oportunidades. En el caso Kimberly-Clark Costa Rica, nuestros colaboradores de las oficinas administrativas regresaron recientemente y de manera paulatina a las instalaciones corporativas en San José. Para hacerlo, la compañía tiene políticas de flexibilidad en sus horarios de acuerdo con el perfil del puesto y cuenta con protocolos sanitarios en sus espacios comunes para resguardar la salud de su gente.

De esta manera, el modelo nunca volverá a ser el mismo y por eso se vuelve imperativo encaminarse hacia las nuevas necesidades de los colaboradores y del mundo, pues éste cambió y el trabajo presencial debe hacerlo de forma paralela.

Continuaremos aprendiendo en esta nueva etapa y desde Kimberly-Clark estamos dispuestos a seguir escuchando y entendiendo las necesidades de nuestros colaboradores para así crear paso a paso el mejor modelo de trabajo.

K

Artículos Relativos