Croacia por su parte, ha colocado su nombre en los titulares del mundo gracias al sorpresivo rendimiento de su selección en la Copa del Mundo.

Por Revista Summa

Las economías más importantes del planeta ostentaron lugares de privilegio en la clasificación mundial de la FIFA, mientras que los mercados empobrecidos siguen mostrando desempeños mediocres en las copas del mundo según un reciente análisis de la firma EY Centroamérica y República Dominicana.

“La relación entre el dinero y el deporte se puede ver concretamente en la existencia de mercados deportivos que promueven y acompañan a los jóvenes desde la infancia mediante clubes y cazatalentos. Los estados, y el mismo mercado, tienen la capacidad financiera para establecer, por ejemplo, programas de fomento e infraestructura, patrocinios y mercadeo”, de acuerdo con Laureen Fernández, analista de Inteligencia y Desarrollo de Negocios de EY para Centroamérica, Panamá y República Dominicana.

Este primer análisis surge luego de comparar datos económicos del Banco Mundial (BM) con los futbolísticos de la FIFA desde el año 1950. Entre ellos, destacan países como Alemania, Brasil, Holanda, Italia, Inglaterra y Francia, país ganador del Mundial Rusia 2018.

Aunque en Rusia 2018, Alemania quedó fuera en la fase de grupos, durante los últimos 15 mundiales se ha ubicado en promedio, en el tercer lugar, incluso superando a Brasil, que en promedio ha terminado en el cuarto. Este poderío coincide con que Alemania no ha dejado de estar entre las cinco economías más grandes del mundo.

Sin embargo, naciones pobres y con economías pequeñas, como es el caso de Togo, Haitíì, Bosnia, El Salvador y Angola, suelen tener desempeños mediocres en las justas mundialistas.

Según Fernández, las carencias en estas selecciones pueden deberse a que se ubican en culturas donde el fútbol es superado por otros deportes en términos de afición, gusto o remuneraciones. Además, señala que, aunque la relación entre ambas variables es alta, no es la regla.

Grandes excepciones

La relación entre las variables es alta, sin embargo, no es la regla. Por ejemplo, México ubica su economía entre las 20 más importantes del planeta, tiene una afición muy enraizada en la cultura y un gran mercado respaldándola. Sin embargo, la selección mexicana, se ha ubicado en promedio en la doceava posición en los mundiales, con desempeños medios y solo en dos ocasiones ha alcanzado los cuartos de final.

El caso de México es similar a lo que le ocurre a economías como Rusia, Suecia, Suiza, Bélgica, España, hoy día eliminados del campeonato.

¿Aplica en todos los casos?

En otros casos como Japón, Canadá, China o Estados Unidos que a pesar de contar con un PIB líder mundial, rara vez destacan en fútbol. Estados Unidos incluso, con un PIB 10 veces más grande que el de Brasil, solo ha logrado calificar al mundial 10 veces, cuando los cariocas lo han logrado en 21 ocasiones, mientras que China, “la fábrica del mundo”, solo ha podido jugar tres partidos mundialistas para perderlos todos.

Rusia no destaca por ser un país de aficionados al fútbol, por lo que en primera instancia no parece que debería estar interesado en un evento de estas características.  No obstante, en las cifras económicas, muchas veces, no se tiene en cuenta los intangibles como la marca de un país, ante la compleja política exterior rusa el mundial es una oportunidad publicitaria única.

Croacia por su parte, ha colocado su nombre en los titulares del mundo gracias al sorpresivo rendimiento de su selección en la Copa del Mundo, algo nunca antes alcanzado en sus cuatro anteriores participaciones mundialistas. Actualmente es la selección de fútbol con peor rankeo FIFA en alcanzar una final de una Copa del Mundo, aunque en lo económico, se encuentre muy cerca del pleno desarrollo.

Pin It on Pinterest

Share This