Con más de 20 años de experiencia profesional en áreas comerciales y de mercadeo, el líder se destaca por ser estratégico y apasionado y hábil en la comprensión de los clientes y el mercado, así como en la gestión de equipos integrados.

Por Daniel Rosales

El rápido entendimiento de la cultura de la compañía le ha permitido al colombiano Juan Felipe Izaza desarrollarse en ella, contribuir al aumento de las ventas y al fortalecimiento del negocio. Ahora, como vicepresidente de Kimberly-Clark
Latinoamérica, desde el pasado mes de abril, velará por las operaciones de 30 países, incluidos Colombia, Ecuador y Panamá y las regiones de Centroamérica y el Caribe.

“Asumir esta nueva posición es un excelente desafío. Desde el punto de vista personal representa crecimiento y desde el lado profesional significa poder continuar con un legado, darle vida a la visión de “Una vida mejor” y seguir inspirando a otros”, afirma el ejecutivo.

En medio de la situación actual, el líder aspira a construir una ruta de trabajo con la colaboración de todo su equipo e intervenir para ordenar las ideas, derribar las barreras del día a día y facilitar la ejecución de los planes.

Planes bajo su dirección

Con su llegada, la estrategia de la organización lejos de cambiar se fortalecerá, sin interrupción de los planes inversión y desarrollo previstos para la región centroamericana. Según Isaza, su meta es propiciar que el negocio crezca de manera
organizada, impulsar la innovación y ajustar los cambios estructurales correspondientes, siempre enfocado en la gente y sus colaboradores, así como seguir impulsando la responsabilidad social, la inclusión, la diversidad y prestar mucha atención a los aliados comerciales.

Actualmente, Kimberly-Clark trabaja bajo tres grandes pilares estratégicos: transformar la línea de costos a través de la experiencia de otros mercados, procurar un retorno de inversión y atender con excelencia a los consumidores, dado que la razón de ser de la compañía es, precisamente, entregar productos esenciales para una vida mejor.

“Hemos continuado los procesos de inversión e innovación y el desarrollo tecnológico en las plantas manufactureras para seguir brindando productos de calidad. La innovación que estamos trayendo al mercado ya se está viendo. Recientemente, lanzamos en Centroamérica, Colombia y Ecuador el producto Kotex Puro y Natural, con una tecnología más limpia, y apuntamos a innovar en el sector del cuidado infantil”, añade.

Durante los últimos años, Kimberly-Clark ha aprendido a trabajar bajo una nueva realidad, lo cual implica cambios en el comportamiento del consumidor y la economía. La llegada de la pandemia aceleró la puesta en práctica de planes para avanzar a un mundo más digital y se le han abierto “oportunidades inmensas” en e-commerce, siendo Colombia y Costa Rica los países pioneros en su implementación.

“Hay muchas cosas de las que hemos podido aprender, por ejemplo, desde el punto de vista de los negocios, ahora conocemos mejor al consumidor y nos relacionamos más con él, lo cual nos permite brindarle productos de calidad, a precios más accesibles”, explica.

Acciones sociales

En el sector de responsabilidad social y sostenibilidad la compañía también ha venido avanzando en los últimos años.

“Tenemos programas de apoyo para afectados por la pandemia y de marketing con responsabilidad social, como “Baños Cambian Vidas”, que venimos trabajando con la marca Scott, orientado a dar acceso a baños dignos a las comunidades más necesitadas y sin acceso al agua potable. Por otro lado, mediante una asociación de la marca Huggies con Unicef, lanzamos la campaña “Un abrazo para cada bebé”, que ofrece temas de educación a madres primerizas sobre el crecimiento y desarrollo adecuado del bebé”, explica.

También cuenta con la meta Cero Residuos enviados a un relleno sanitario (Zero Waste to Landfill), que viene a impulsar el programa cero residuos, donde solamente el 0,1% de los empaques termina en un relleno sanitario, y en Costa Rica desarrolla el reconocido programa “Ambientados”, declarado en 2015 de interés público. Mediante él fomenta los buenos hábitos en la gente para el adecuado manejo de los residuos. En los últimos años, junto a los socios comerciales, logró la meta de recuperar y reciclar más de 21 toneladas métricas de materiales, en todo el territorio costarricense.

De la mano del nuevo líder, Kimberly-Clark espera seguir reforzando su estrategia en la región Latinoamérica Norte, una de las más importantes de la compañía por rentabilidad.

Pin It on Pinterest

Share This