Japón, el quinto mayor emisor mundial de gases de efecto invernadero, aspira asimismo a reducir al 50 % sus gases de efecto invernadero para 2050.

Por EFE

El enviado especial de Estados Unidos contra la crisis climática, John Kerry, y el ministro nipón de Exteriores, Toshimitsu Motegi, mantuvieron hoy una reunión en Tokio dirigida a «liderar los esfuerzos globales» contra el cambio climático.

El enviado de EE.UU. celebra este martes en Tokio varios encuentros con representantes del Ejecutivo nipón destinados a coordinar posturas de cara a la cumbre de la COP26 que se celebrará en Glasgow (Escocia) del 31 de octubre al 12 de noviembre, y durante una gira que también lo llevará a China.

«El cambio climático es un importante desafío global y Japón liderará los esfuerzos de la comunidad internacional para la descarbonización global, junto a Estados Unidos, con la vista puesta en el G20, la COP26 y más allá», señaló en un comunicado el Ministerio nipón de Exteriores.

Ambas partes destacaron la importancia de «cooperar con países en vías de desarrollo, incluyendo algunos de los mayores emisores globales, en sus esfuerzos de descarbonización», y señalaron que tratarán de fomentar esta colaboración dentro de marcos multilaterales como el Quad (formado por ambos países más Australia y la India).

Kerry expuso durante la reunión las medidas planeadas por la administración estadounidense para mitigar los efectos de la crisis climática, mientras que Motegi destacó que Japón aspira «a contribuir al máximo con sus tecnologías en la vanguardia mundial» para lograr los objetivos de neutralidad climática de 2050, según el Ministerio nipón.

Motegi, quien no mencionó ninguna nueva iniciativa concreta del lado nipón para contribuir a esos objetivos, recordó que Japón se ha comprometido a reducir sus emisiones con efecto invernadero al 46 % para 2030, tomando como referencia los niveles de 2013.

El primer ministro nipón, Yoshihide Suga, presentó el pasado abril esta nueva meta durante una cumbre virtual de líderes sobre el clima, después de que el país asiático haya sido señalado en los últimos años por marcarse objetivos menos ambiciosos que los de otras potencias mundiales como la Unión Europea o Estados Unidos.

Japón, el quinto mayor emisor mundial de gases de efecto invernadero, aspira asimismo a reducir al 50 % sus gases de efecto invernadero para 2050.

Kerry también realizará hoy una visita de cortesía al primer ministro nipón, antes de desplazarse a China hasta el próximo día 3 de septiembre.

El ministro japonés de Exteriores destacó la importancia de la cooperación con China «por ser el mayor emisor de gases contaminantes y la segunda potencia económica mundial», y afirmó que Pekín «debe asumir la responsabilidad que le corresponde» en ese sentido, en una rueda de prensa celebrada tras la reunión de hoy.

Pin It on Pinterest

Share This