Italia entró en recesión en el cuarto trimestre de 2018, una consecuencia de la desaceleración económica mundial causada por la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

Por Expansión 

Una recesión en Italia y un débil crecimiento en toda Europa podrían obligar al Banco Central Europeo a descartar aumentos en las tasas de interés este año.

Italia entró en recesión en el cuarto trimestre de 2018, según datos publicados este jueves. Los países que tienen por moneda el euro generaron en conjunto un crecimiento anual de tan solo 1.2% durante los últimos tres meses del año, en comparación con el 1.6% del trimestre anterior.

Andrew Kenningham, economista jefe para Europa de Capital Economics, dijo que los datos «confirman que la región ha perdido mucho impulso».

«Esperamos que el BCE reduzca los pronósticos de crecimiento del PIB (…) y deje en claro que no aumentará las tasas hasta el próximo año», agregó. La próxima reunión del BCE para establecer la política económica de la zona ocurrirá en marzo.

Existe una evidencia creciente de una desaceleración económica mundial causada por la guerra comercial entre Estados Unidos y China y la incertidumbre sobre el brexit.

El miércoles, la Reserva Federal de Estados Unidos señaló que acelerará sus planes para elevar las tasas de interés este año en medio de la creciente incertidumbre económica.

Muchos de los bancos centrales más grandes del mundo están comenzando a revertir los programas de estímulo lanzados luego de la crisis financiera mundial. Las tasas de interés establecidas por el BCE siguen siendo muy bajas, y el banco central aún no ha comenzado a desembolsar 2.6 billones de euros (3 billones de dólares) en estímulos extraordinarios inyectados en la economía desde 2015.

Los críticos dicen que estas acciones dejan al banco central con una capacidad muy limitada para responder a un crecimiento más lento.

Kenningham dijo que la contracción del 0.2% en Italia durante el cuarto trimestre fue peor de lo esperado. Francia y España superaron las expectativas, pero no lo suficiente como para contrarrestar la tendencia más amplia.

«Este fue un final decepcionante para el año», dijo. «Y dado que las encuestas de negocios han caído aún más en diciembre y enero, el inicio de 2019 no se ve mejor».

Pin It on Pinterest

Share This