A pesar del cierre de su planta de manufactura en Costa Rica, Intel espera cerrar el primer semestre del 2015 con 1800 empleados, un 50% más de lo anunciado en abril de 2014.

Por Revista Summa

Hace un año, las autoridades de Intel Costa Rica anunciaron que transformarían sus operaciones en el país y cerrarian su planta de manufactura para trasladarla a fábricas en Asia. Esta noticia generó reacciones de temor y se cuestionó la competitividad del país. Sin embargo, los voceros de la empresa dijeron que ese cierre se debía más a temas internacionales que locales.

Además, Intel anunció que mantendría en el país tico dos grandes operaciones: el Centro de Investigación y Desarrollo y el Centro de Servicios Globales.

El Centro de Investigación y Desarrollo incluye el Mega Laboratorio, único en su tipo en Intel. Se espera que funcione al 100% a mediados de este año. Prestará servicios a los laboratorios de diseño y operaciones de manufactura de la corporación, asegurándose que los productos son totalmente funcionales antes de ingresar a las plantas de producción. Esta plataforma incluye procesos de validación en las primeras fases de ingeniería y se conectará virtualmente a la red global de manufactura de Intel. Este centro cuenta con talento humano sofisticado que resuelve rápidamente problemas de alta complejidad.

“Durante el último año, el Mega Laboratorio ha avanzado según lo previsto en el plan inicial y ya se están validando varios de los productos que están siendo enviados a producción de alto volumen”, indicó Timothy Scott, gerente de Relaciones Públicas de Intel Costa Rica.

En cuanto al Centro de Servicios Globales, se encarga de labores multifuncionales en finanzas, recursos humanos, mercadeo y ventas, calidad y tecnologías de la información, algunas con cobertura mundial y otras a nivel latinoamericano. Dichos servicios se brindan de principio a fin y que se caracterizan por su innovación.

Según Scott, la decisión de tener este centro en Costa Rica responde a la capacidad comprobada del talento humano para asumir labores cada vez más complejas, ubicación geográfica, valor, estabilidad política y el régimen de incentivos, entre otras razones.

“Ambas operaciones obligan a mantener activo el proceso de contrataciones, al punto que se cerrará el primer semestre del 2015 con 1800 empleados, un 50% más de lo previsto hace un año. La transformación de Intel en Costa Rica es cada vez más dinámica y sigue generando empleo. Entre más convenientes sean las condiciones país, más las posibilidades de seguir creciendo”, indicó.

Por otro lado, los proyectos de Responsabilidad Social también se transforman. Ahora su pilar es un voluntariado basado en habilidades, es decir que son los colaboradores de Intel quienes transmiten conocimiento.

Por ejemplo, el programa STEM (Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas por sus siglas en inglés) permite que niños y jóvenes disfruten mientras aprenden de las áreas de tecnología. Otro ejemplo es un programa en el cual la transferencia de conocimientos se realiza con ONG´s y entidades del Estado.

Además, durante el 2014 el monto en equipos y materiales entregados a centros de enseñanza y otras organizaciones fue de más de US$10 millones.

Pin It on Pinterest

Share This