El 18 de noviembre pasado, el presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, dijo que le daba a Francia hasta el 31 de diciembre de 2016 para sacarlo de la lista de países no cooperadores

Por ANPanamá

En abril de 2016, Francia anunció que Panamá entraría en su lista de países no cooperadores o paraísos fiscales, pero los efectos no entraron de inmediato, dando plazo a una negociación.

Ese plazo venció el 1 de enero de este año, por lo cual las consecuencias empezaron a tener efectos, así lo confirmó este lunes 2 de enero la Cancillería panameña.

De acuerdo con lo informado por el Ministerio de Relaciones Exteriores, esto significa que a las empresas francesas les costará más dinero hacer negocios con y desde Panamá, lo mismo que a las sociedades anónimas panameñas que negocien con empresas francesas o en Francia.

El abogado Carlos Barsallo explicó a ANPanamá que “a Panamá le queda un arduo camino de probar que sus normas y discursos funcionan”. Agregó que el tiempo y los resultados lo dirán.

La situación se inició luego de la publicación de los mal llamados Panama Papers y la queja de Francia de que Panamá no le daba información; sin embargo, el Gobierno panameño manifestó haberle dado respuesta a más de 30 solicitudes francesas.

Luego del anuncio, los ministros de economía de Francia y Panamá, Michel Sapin y Dulcidio De La Guardia, respectivamente, se reunieron el 25 de abril de 2016 por cerca de 30 minutos.

En esa reunión, el ministro Sapin solicitó a Panamá la revisión del tratado de intercambio de información firmado en 2011, a efectos de hacerlo más efectivo y eficiente.

La cancillería panameña declaró que el ministro francés solicitó una “total transparencia” en el intercambio de información y la disponibilidad sin restricciones de toda la información relativa a los contribuyentes activos o pasivos, entre otros incluyendo los mantenidos o percibida a través de estructuras en alta mar, es decir que no operan dentro de Panamá, así lo expresaron a través de una nota de prensa luego del encuentro.

“Esta transparencia debe cubrir las solicitudes ya realizadas y las que vendrán, incluso en relación con los documentos de Panamá”, señala el documento.

Sapin expresó el deseo de actualizar el tratado fiscal del 30 de junio de 2011 entre ambas naciones con el fin de lograr los mejores estándares internacionales.

En esa reunión, el ministro De La Guardia manifestó que ello era cónsono con las declaraciones que ha hecho Panamá al respecto, pero que se dificultaba mientras Francia mantuviera a Panamá como país no cooperador.

De hecho, algunas de las peticiones francesas presionaron a Panamá para tomar una decisión sobre su ley de registros contables, la cual fue modificada, pero cuyos efectos se aplicarían en el 2017.

El 18 de noviembre pasado, el presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, dijo que le daba a Francia hasta el 31 de diciembre de 2016 para sacarlo de la lista de países no cooperadores en materia fiscal; de lo contrario, el 2 de enero tomaría medidas “diplomáticas”.

El mandatario dijo que no permitiría que Panamá sea usado para resolver temas internos. Tampoco especificó cuáles serían esas medidas.

También en noviembre pasado, la vicepresidenta y canciller panameña, Isabel De Saint Malo de Alvarado, dijo que mantenían conversaciones con el Gobierno francés constantemente.

La jefa de la diplomacia panameña dijo que Panamá está cumpliendo y ha dado los pasos necesarios en temas de transparencia fiscal. Informó que están respondiendo a las solicitudes de información que Francia está haciendo a través de la Dirección General de Ingresos, aunque reconoció que existe un tema puntual sobre información adicional que está pidiendo Francia, pero que la ley actual panameña no lo permite, lo cual sí podrá a partir del próximo año, haciendo referencia a la ley de registros contables, recientemente aprobada en Panamá.

 

Pin It on Pinterest

Share This