Barreras a la importación de materias primas, más impuestos, agenda comercial desgastada y falta de liderazgo, planeación y ejecución por parte del gobierno, generan incertidumbre en el sector.

Por Revista Summa

El panorama del sector alimentario del país durante el 2016 se vislumbra complicado si las acciones del Gobierno siguen entorpeciendo el crecimiento económico de Costa Rica, tal y como ha sucedido en el 2015. Así lo afirmó José Manuel Hernando, presidente ejecutivo de la Cámara Costarricense de la Industria Alimentaria (CACIA), esta mañana durante la presentación de su Informe Anual del 2015 y Expectativas para el 2016.

El empresario señaló que, aunque en el 2015 se registró una mejora en el crecimiento de las exportaciones con respecto al 2014, no fue suficiente para salir del estancamiento actual de la economía, y apenas se lograron mantener los puestos de trabajo con gran esfuerzo.

“Un crecimiento del 4% en  las exportaciones y del 2,5% en promedio en el índice mensual de actividad industrial para la industria de alimentos y bebidas dio apenas para sostener el nivel de empleo, que mostró una mejora en este año 2015 después de haber caído en el 2014.

“Las empresas buscaron ser más eficientes, innovar productos y replantear estrategias. La disminución en el  precio de los combustibles y en algunas materias primas a nivel internacional, ayudó a no variar los precios y a diversificar las presentaciones”, explicó Hernando.

En cuanto al consumidor, el presidente de CACIA señaló que se convirtió en un sujeto más inteligente y analítico a la hora de comprar, buscando ofertas y precios bajos, sacrificando calidad a cambio de un mejor precio, comprando presentaciones más pequeñas y disminuyendo su frecuencia de compras, lo cual también afectó a la industria alimentaria.

Amenazas para 2016

En materia fiscal hay serias dudas. La agenda 2015 se ha caracterizado por la defensa, hasta las últimas instancias legales, de la protección a la información sensible de los habitantes. Hemos dado una lucha infranqueable para evitar severos excesos del Ministerio de Hacienda, por violentar derechos fundamentales protegidos por la legislación en materia de protección de la información.  La buena noticia es que la Agencia de Protección de Datos de los Habitantes, PRODHAB, nos ha dado la razón, en el sentido de que cualquier información solicitada a los contribuyentes, relacionados con terceros, no debe ser solicitada sin el consentimiento informado del titular de la información.

Por tal motivo, lamentamos profundamente la gran desinformación a la que han sido sometidos los señores diputados en la tramitación del proyecto de Ley de Fraude Fiscal, en el cual, el Ministerio de Hacienda ha pretendido incorporar regulaciones excesivas que atentan contra derechos ya tutelados por la legislación vigente, por lo cual, nos vamos a manifestar totalmente contrarios a este tipo de pretensiones en la tramitación de ese proyecto de ley.

“Hacienda desinformó a los diputados de la Comisión de Hacendarios, haciéndoles creer que para ingresar a la OCDE, es requisito aprobar legislaciones que violenten derechos protegidos por la legislación nacional como lo es la información sensible de los habitantes. aseveró Hernando.

En materia tributaria el 2016 se presenta complejo. De acuerdo con José Manuel Hernando, “pasar de un 13% a un 15% el Impuesto al Valor Agregado (IVA), establecer un impuesto a los envases de plástico, e incrementar una serie de tasas impositivas dentro de los proyectos de ley para crear nuevos impuestos, son pretensiones a las que nos opondremos firmemente.  No podemos compartir la tesis de que el faltante fiscal tiene que afectar los presupuestos de las familias, cuando ha sido totalmente claro, que el faltante presupuestario del gobierno central tiene su origen en una pésima administración de las variables de gasto público”.

El factor energético promete crisis para 2016. CACIA denuncia la pretensión de ARESEP por realizar ajustes en las tarifas de fuentes energéticas de gran peso en las estructuras de costos de las empresas como lo es el caso del Gas Licuado de Petróleo y el búnker.  Para el primero, la propuesta tendrá un golpe del 72%, mientras que para el segundo, será de un 35%. Ambos son fuentes energéticas de gran uso en la mayoría de las industrias alimentarias, por lo que un incremento exagerado y desmedido como el propuesto, pondrá en jaque a gran cantidad de empresas, sus capacidades de generar puestos de trabajo para el 2016 y su competitividad internacional, pues hoy por hoy, sin el ajuste, Costa Rica es un 42% más caro que el resto de la región.

Otro factor de enorme preocupación para los empresarios de alimentos, especialmente del sector PYME, es que la medida afectará a gran cantidad de sectores como bares, restaurantes, sodas, comercios, etc., por lo que si este sector es golpeado, disminuirá su capacidad de comercializar productos terminados de todo tipo.  Lo mismo se puede decir de los presupuestos familiares, que ahora deberán destinar un mayor porcentaje al pago de este tipo de productos y menos a temas básicos como alimentación.

En 2015, gobierno impuso barreras inaceptables a la importación de materias primas de uso industrial. Durante este año 2015 el Ministro de Agricultura, el Servicio Nacional de Servicio Animal y el Servicio Fitosanitario del Estado generaron enorme controversia, cuando quedó clara la intención de este sector del gobierno por imponer barreras ilegítimas. Cerrar las importaciones de carne de cerdo y otros productos provenientes de Chile por simples “órdenes superiores”, prohibir la importación de aguacate tipo Hass de México sin justificar si en el país dicha enfermedad está presente o ausente y sin proponer medidas menos restrictivas al comercio o mediante la utilización de barreras sanitarias para encarecer la importación de azúcar, son algunos de los ejemplos que caracterizan medidas ilegítimas que vulneraron sensiblemente la seguridad jurídica y la credibilidad de las instituciones que administran el comercio.

Para José Manuel Hernando, “el gran reto para el año 2016 es lograr que el ejecutivo comprenda que la búsqueda de barreras al comercio de nuestras materias primas, ya sea por aranceles, salvaguardas, o barreras ilegítimas y pobremente justificadas, vulneran la competitividad y las capacidades por crear empleo en el sector industrial”.

Centroamérica, región de conflictos y oportunidades, sigue siendo el mejor socio comercial. Al igual que el año 2014, el 2015 fue un año lento para las exportaciones. El 4% de incremento en las exportaciones totales de la industria alimentaria de este 2015, fue en gran medida explicado por el buen ritmo de las ventas a Centroamérica y Panamá. Por tal motivo, CACIA insiste en la necesidad de tratar con guantes de seda todo lo relativo a las relaciones políticas y comerciales con la región.  Para los empresarios de alimentos, urge avanzar en temas como la incorporación plena de Panamá al sistema de integración comercial, la mejora en los procesos aduanales, eficiencia en la logística y el transporte en la región, así como la eliminación de barreras arancelarias que aún persisten en algunos productos en el comercio regional.

Pin It on Pinterest

Share This