La incursión de las nuevas generaciones en las firmas y las renovaciones tecnológicas que deben hacer son dos de los factores que más están dictando pauta en este sector. 

POR Luis Solís /@Luis_Summa

Como cualquier otro, el sector legal está sufriendo cambios por el impacto de nuevas formas de hacer negocios. Blockchain, big data e inteligencia artificial, entre otras nuevas herramientas tecnológicas, se han ido incorporando al core del negocio de las firmas, que han visto la necesidad de actualizarse para acoplarse a la industria 4.0.

Junto a lo anterior, se están enfrentando a las demandas de las generaciones de colaboradores millennials y centennials, que no se conforman con un buen cheque a final de mes, sino que buscan otros beneficios, como flexibilidad de horario, proyectos de impacto social y ambientes más verdes, entre otras situaciones.

¿Cómo se están preparando los grandes bufetes para afrontar la coyuntura? José Antonio Muñoz, fundador y socio regional de Dentons Muñoz, señala que el talento humano es el activo más valioso de una firma de abogados. “Es prioridad cuidar al equipo para que esté comprometido y juntos podamos hacer crecer la organización. Es importante fomentar un ambiente de trabajo inclusivo y diverso. Los profesionales de hoy en día lo valoran, así como el compromiso de la firma a todo nivel. Ya no es un simple asunto de quien paga mejor, sino de dónde puedo yo surgir más como individuo, dentro de una organización en la que creo y a la vez que cree en mí”, apunta.

Por su parte, Hernán Pacheco, socio líder de EY Law, sostiene que los despachos legales tienen que acomodarse a las expectativas de las nuevas gene- raciones: “Estamos siendo muy poco atractivos para los millennials y no vamos a poder retener talento. Las empresas en esta industria invertimos mucho tiempo y dinero en nutrir el conocimiento de un colaborador por lo que las rotaciones resultan muy onerosas y tienen que ser la excepción. Debemos conquistar a estas nuevas generaciones para que no tengan ese impulso de estar brincando de un lugar a otro y poder aprovechar todo el millaje de información que se les está proporcionando”, comenta. Para Diego Martín, socio de Consortium, el tema es más complejo. Si bien se está viendo el empuje de jóvenes que entran a puestos importantes, con una mentalidad personal y laboral muy distinta, la mayoría de los puestos gerenciales están ocupados por personas de la generación X, con una forma distinta de hacer negocios y de ver cómo es que la compañía puede crecer. Junto a lo anterior, en algunos casos los fundadores se mantienen activos y suman otra visión de lo que se debe y no debe hacer dentro de la firma.

“Esa mezcla puede ayudar a crecer a una empresa o generar roces, lo que se puede convertir en un obstáculo. La clave está en el equilibrio y en un diálogo abierto porque, al final, todas las personas desean seguir creciendo y ser exitosos en su trabajo”, destaca.

Iniciativas de impacto social son otro componente a considerar. “En mi opinión, los programas de sostenibilidad son una pieza clave para retener a los jóvenes. Hacer que se sientan orgullosos de pertenecer a la empresa gracias a los resultados de estas iniciativas es el mejor gancho para que no tengan la necesidad de cambiar de trabajo”, enfatiza Luis Castro, socio de BLP.

¿Cuál será el impacto de las nuevas tecnologías?

La industria legal era una de las menos impactadas por los cambios tecnológicos, según Castro, situación que empieza a cambiar. A su criterio, en los últimos años se han adoptado herramientas para hacer el trabajo legal más diligente, y gracias a ello, ahorrar dinero. Por ejemplo, en ciertos mercados se ha incursionado en compartir toda la información de los litigios de manera digital, lo que era una de las situaciones más costosas del proceso. Lo que sí ve extremo es que la tecnología pueda llegar a sustituir a un abogado. “No obstante, tenemos que tener monitoreados los nuevos descubrimientos. Estamos claros que la industria va a cambiar más en los próximos 10 años que en los últimos 100”, dice. Por su parte, el socio de Consortium señala que los profesionales del Derecho deben adaptarse también a un cliente que se apoya más en la tecnología. Por ello, es fundamental para el éxito del negocios tener una página web completa, redes sociales activas, software de alto valor agregado dentro de las compañías y una app para que los clientes puedan estar chequeando el estatus de sus procesos a cualquier hora y en cualquier lugar.

Tendencias

Cambiar de mentalidad es otro de los grandes retos. De acuerdo con el especialista de EY Law, los abogados no deber ser solo receptores de las necesidades de los clientes. “Tenemos que abandonar estrategias pasivas y ser más activos. Necesitamos un cambio radical y acabar con la visión del profesional que espera en el escritorio; hay que salir al mercado. Los nuevos abogados deben convertirse en especialistas de la industria, conocer mejor el negocio de los clientes y no quedarse dentro de las normas del servicio tradicional. Deben convertirse en asesores más integrales”, considera.

Este 2019, los temas vinculados con la transparencia cobran trascendencia. Las empresas están siendo más cuidadosas en cumplir con leyes anticorrupción y antilavado, así como en investigar bien con quien hacen negocios.

Otra área de oportunidad son los asuntos regulatorios, en especial de fusiones y adquisiciones. Se han registrado casos de fusiones en la región que no cumplieron con los estándares regulatorios por un mal manejo de la información con la que contaban las empresas a la hora de iniciar el proceso.

Lo mismo ocurre con Litigios, en especial contra el Estado, en materias como competencia, medio ambiente y, en especial, del área fiscal. Se han promulgado leyes que apretan las clavijas en el campo tributario por lo que podrían aumentar los casos de empresas que se sientan afectadas ante las nuevas disposiciones. Adicionalmente, los especialistas reconocen que la industria legal se ve beneficiada con los avances de la era moderna porque cada gran disrupción viene acompañada de una regulación. Por eso, este año se proyecta contar con nuevas normas para temas tan importantes como el manejo de datos, limitar los alcances de la inteligencia artificial, regulaciones para las criptomonedas y todo lo que tiene que ver con blockchain. Esos serán algunos de los nuevos campos de acción para los abogados.

Blockchain: implicaciones para la industria legal

Imagine todo lo que implica una firma de abogados: papeleo, contratos y un sinnúmero de documentos que actualmente necesitan ser firmados con tinta original en varios lugares, a veces ni siquiera en la misma zona horaria. La tecnología es capaz de revolucionar múltiples áreas.

A través del blockchain se pueden crear contratos inteligentes, que se ejecuten sin intervención humana cuando ocurre un “evento desencadenante”, como la fecha de vencimiento. Su implementación agilizaría las operaciones legales, disminuyendo los costos y la fricción de crear, asegurar y generar documentos legales vinculantes.

Esa tecnología también permite resolver uno de los mayores problemas relacionados con la cadena de custodia: el error humano. Posibilita tener un registro permanente e irreversible en la secuencia de custodia, elimina la necesidad de testimonios acerca de la preservación de dicha cadena, ahorrando tiempo, y aliviana ciertos servicios, como la entrega de documentos a una parte contraria, obtener las firmas requeridas, marcas horarias y otros datos asociados, que pueden ser de los procesos más engorrosos, prolongados y difíciles del litigio civil. Los datos se administran a través de un software que envía los intentos de proceso a una cadena de bloques.

Las firmas de abogados continuamente buscan mejorar el servicio al cliente, pero abundan las ineficiencias asociadas con errores humanos, sin mencionar la necesidad de mantener documentos en papel. Con el blockchain, los especialistas podrían dedicar más tiempo a lo que realmente importa: trabajar en asuntos legales.

Por supuesto, los desafíos son grandes, sin embargo, en la medida que una transacción legal se convierta en un bloque será un paso adelante de un sector tradicional- mente conocido como el adaptador más rezagado de las nuevas tecnologías.

América Central: imán de grandes jugadores

Las principales firmas legales españolas, estadounidenses y británicas iniciaron sus procesos de expansión estableciendo oficinas en México, Colombia, Perú y Chile y se “olvidaron” de América Central. No obstante, este año, los analistas prevén que van a cerrar el puente para consolidar sus operaciones en América Latina.

Esos despachos están viendo que la región se está convirtiendo en un importante generador de negocios, gracias a la actividad de grandes grupos familiares. Algunos siguen desarrollándose y han empezado planes de expansión hacia países de Suramérica, mientras otros han vendido sus empresas y cuentan con capital para invertir, lo que llama la atención de los bufetes internacionales.

Consejos para los nuevos abogados

  • El mercado legal ha evolucionado y es muy importante incorporar la tecnología en el día a día del negocio.
  • Hay que entender que las necesidades de los clientes han cambiado. Ahora no solo requieren asistencia legal, sino soluciones integrales. Ser creativos y eficientes a la hora de proveer servicios y soluciones a los clientes. Migrar los esquemas de cobro, de lo tradicional al cobro por hora.
  • Complementar sus estudios de Derecho con negocios y/o  tecnología.
  • Tratar de ganar años de experiencia laboral antes de seguir con su carrera académica.
  • Atreverse a convertirse en emprendedores, en vez de salir de las universidades con la mentalidad de ser empleados.

Pin It on Pinterest

Share This