Dentro de los principales cambios que los nuevos reglamentos presentan está la regulación de Visas en el Acuerdo 3-2019.

Por Claudia A. Ralda Urzua, Senior, Legal Corporate Service Wendy Ramírez Cuyán, Senior, Law

El Estado de Guatemala reconoce el derecho de toda persona a emigrar o inmigrar. Para comprender de mejor manera de qué se trata la lectura, iniciaremos dando los conceptos que la Real Academia Española aporta para estas dos palabras. Emigrar: Dicho de una persona: Abandonar su propio país para establecerse en otro extranjero. Inmigrar: Dicho de una persona: Llegar a un país extranjero para instalarse en él.

Para Guatemala, toda persona que desea inmigrar es decir, entrar, permanecer, transitar, salir y retornar al territorio guatemalteco, puede ejercer tal derecho, previo al cumplimiento de los procedimientos establecidos en el nuevo marco legal migratorio. Éste marco legal, se integra inicialmente por la Constitución Política de la República; Decreto 44-2016 Código de Migración y sus reglamentos; Acuerdo 2-2019 sobre Refugiados; Acuerdo 3-2019 de Visas y Acuerdo 4-2019 de Residencias, éstos tres últimos vigentes desde el 20 de abril de 2019.

Conforme el Código de Migración el estatus migratorio puede ser ordinario, al que pueden aplicar por ingreso o permanencia: a) Turistas o Viajeros, b) Residentes temporales y c) Residentes permanentes; el estatus migratorio extraordinario se refiere a permanencia de la persona extranjera que puede ser: a) Provisional, b) De atención especial y c) Por razón humanitaria.

Dentro de los principales cambios que los nuevos reglamentos presentan tenemos la regulación de Visas en el Acuerdo 3-2019. De acuerdo a este, Guatemala reconoce dos clases de visas guatemaltecas: Visa de Turista o Visa de Viajero, para estatus ordinario, es decir personas no diplomáticas y Visas guatemaltecas para estatus especial, refiriéndose a Visas que emite el Ministerio de Relaciones Exteriores, visa diplomática y visa oficial.

Esta nueva clasificación de visas deja sin efecto las visas reconocidas anteriormente tales como: Visa de cortesía, visa de negocios y visa de tránsito. No obstante a lo anterior y según la derogatoria de las visas mencionadas, es importante indicar que dicho Acuerdo, reconoce que las visas guatemaltecas, sin importar su clasificación, constituyen la autorización que la autoridad migratoria otorga a los extranjeros, previo a su ingreso al territorio para tránsito, permanencia y eventual egreso.

Asimismo, es necesario conocer que los requisitos y procedimientos para la obtención de las diferentes visas, varían dependiendo del país de origen del extranjero y su clasificación es:

 Categoría A: Para aquellos extranjeros originarios de países con los que Guatemala mantiene o celebra acuerdos de supresión de visas.
 Categoría B: Para aquellos extranjeros originarios de países con los que Guatemala no mantiene ni ha celebrado acuerdos de supresión de visas, por lo que se les requiere solicitar la visa ante un consulado guatemalteco establecido en el exterior.
 Categoría C: Para aquellos extranjeros originarios de países con los que Guatemala no mantiene acuerdos de supresión de visas, por lo que antes de visitar el territorio guatemalteco, deben solicitar una visa consultada, lo que significa que ésta será concedida previa consulta al Instituto Guatemalteco de Migración.

Existe además, una tercera clasificación de visas, denominadas visas específicas, que podrán ser utilizadas por extranjeros que tienen en proceso una solicitud de residencia guatemalteca y proveen permisos de salida del territorio durante el trámite del expediente de residencia. Estas pueden ser de dos tipos: simple y múltiple. La visa simple es válida para una única entrada y una única salida al territorio nacional. La visa múltiple, es válida para entrar y salir del país por un número de veces dentro de un plazo determinado por la autoridad migratoria. Tienen vigencia de 90 días improrrogables, por lo que una vez pasado el plazo, y aunque el extranjero no haya realizado la salida para la cual la solicitó, quedará sin efecto y deberá presentarse una nueva solicitud.

El segundo cambio significativo se deriva de la aprobación del Acuerdo 4-2019 que contiene el Reglamento de Residencias Guatemaltecas, donde se encuentran los procedimientos y requisitos que las personas extranjeras deberán cumplir para regularizar legalmente su estadía en el país. En el caso del estatus ordinario, los extranjeros podrán solicitar su residencia temporal de 1 hasta 5 años (prorrogables) o permanente (de cinco 5 años en adelante).

Las personas que pueden aplicar a una residencia temporal, pueden ser: a) Trabajadores Migrantes y sus familiares consanguíneos dentro de los grados de ley, b) Estudiantes (por el tiempo que dure el ciclo escolar o los cursos universitarios) c) Deportistas y Artistas, d) Intelectuales, investigadores y científicos, y e) Ministros de culto o religiosos.

Aquellas personas extranjeras que deseen aplicar para una residencia permanente en el país, con intención de adquirir domicilio, deben encontrase dentro de los siguientes criterios:

a) haber sido residente temporal por un período igual o mayor de 5 años

b) tener 1 año o más de haber contraído matrimonio o declarado la unión de hecho con persona guatemalteca

c) ser familiar dentro de los grados de ley de persona guatemalteca que tiene otra nacionalidad

d) nacidos en otros países de Centro América cuando hayan sido residentes por un año

e) los rentistas o pensionados quienes deberán contar con ingresos lícitos provenientes del extranjero.

No obstante todo lo anterior, la población de extranjeros aún se encuentra pendiente de la publicación de otras disposiciones, incluyendo el reglamento para el registro de garantes, que contiene los requisitos y procedimientos para su registro, ya sean personas individuales o jurídicas, que es una nueva disposición. Por el momento, estos parámetros no están definidos y el Instituto Guatemalteco de Migración está efectuando esfuerzos para hacer los registros de garantes de manera utópica, mientras se delimitan los controles y la forma en que este registro operará.

Algo positivo que trae la nueva forma de operar de la institución es que a partir de la fecha existe una plataforma que permite a las personas, ya sea interesados finales como los asesores de estas gestiones, validar vía remota el estatus de un expediente, evitando tener que ir personalmente.

Estos cambios en el marco legal migratorio se deben a mejoras identificadas desde la correcta clasificación de visas de entrada y de estadía. Sin embargo, las mismas podrán modificarse de tiempo en tiempo de conformidad con las necesidades y los comportamientos de las personas y trabajadores migrantes.

Pin It on Pinterest

Share This