Las proyecciones del crecimiento económico en los distintos países fueron ajustadas tras observar el comportamiento del COVID-19.

Por Revista Summa

La crisis causada por el COVID-19, tuvo impactos muy fuertes, no solamente en el sector salud, sino también en el sector económico. Actualmente, tras más de un año de la aparición de la pandemia, nos encontramos en una situación de fuerte recuperación económica, reflejándose en distintos indicadores tales como los mercados bursátiles, precios internacionales de combustibles, comercio internacional, entre otros. El 2020 se caracterizó por fuertes contracciones de crecimiento
económico en prácticamente todos los países del mundo, aunque en algunos el impacto fue más fuerte que otros. Las perspectivas para el 2021 y 2022 son alentadoras y se espera una fuerte recuperación seguido por una estabilización.

El Producto Interno Bruto -PIB- es el indicador de crecimiento económico de un país. A continuación, se muestra el impacto del COVID-19 en las proyecciones del PIB para los países que, reportaron la mayor cantidad de casos atribuidos a la enfermedad. Como se puede observar, el crecimiento económico mundial cerró el 2020 con un crecimiento negativo de -3.3% respecto al 2019. Se espera que en 2021 el crecimiento sea de 6% y en 2022 de 4.4%.

Comparativo PIB real, top 10 países más afectados, datos tomados del Fondo Monetario Internacional y ajuste de datos por efecto coronavirus a abril de 2021.

De la misma manera, el análisis se realizó para la región centroamericana y sus dos vecinos: México al norte y Colombia al sur. El impacto en sus proyecciones de crecimiento es menos dramático que para los países más afectados. Guatemala es el país menos afectado, cerrando el 2020 con un crecimiento negativo de -1.5%, seguido por Nicaragua con -3%. El país centroamericano más afectado fue Panamá presentando un decrecimiento de -17.9%.

Las proyecciones del crecimiento económico en los distintos países fueron ajustadas tras observar el comportamiento del COVID-19 y la afectación que estaba teniendo en las economías a causa de las medidas tomadas por los gobiernos, las cuales paralizaron las industrias, comercios, y la mayoría de actividad laboral. Se espera una recuperación del orden de entre 2%-5%, a excepción de Panamá que prevé una recuperación de 12% en 2021 y Nicaragua con apenas 0.2%.

Guatemala espera una recuperación del 4.5% en 2021 y de 4% en 2022, según la última actualización del Fondo Monetario Internacional.

Demanda de energía

La demanda máxima de potencia logró una leve recuperación en 2020 de 0.10% respecto a la máxima de 2019. A mayo de 2021, ha presentado una recuperación de 2.37% respecto a 2020. La demanda de energía presentó una caída de 1.14% en 2020 respecto a 2019 y ha presentado un fuerte crecimiento de 6.85% en promedio en lo que va de 2021 respecto al año anterior.

Pin It on Pinterest

Share This