Efecto sequía empuja precios de alimentos.

Por La Tribuna.

La desaceleración que viene mostrando la economía hondureña se debe enfrentar con distintas medidas anticíclicas, pero con mayor énfasis en el sector agrícola porque es el rubro más vulnerable, proponen sectores.

Este año la economía crecerá 3%, menor a 4,8 y 3,7 del 2017 y 2018 que mostró el Producto Interno Bruto (PIB), respectivamente, según estimaciones revisadas a agosto pasado por el Banco Central de Honduras (BCH).

La semana pasada, el Banco Mundial (BM) refrendó expectativas de crecimiento del país, mientras el sector privado hace una serie de recomendaciones a las autoridades económicas, para enfrentar este escenario con menores tasas de crecimiento a nivel nacional e internacional.

Lo recomendable es atender a los sectores más vulnerables sugiere el director de Política Económica del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), Santiago Herrera. “Es simple. Tenemos una situación precaria en el campo, la sequía vino y afectó la producción. Hablan de que perdimos un 41% de las cosechas a nivel nacional. En algunos valles llegamos a perder hasta 70% de los granos”. “Eso afecta mucho la seguridad alimentaria y podría impactar en los precios”.

Herrera expuso que la pérdida de pasto o alimento para el ganado, disminuirá la producción de leche y carne. “Eso puede provocar más costos en los productos balanceados y carne de pollo, huevo y otras”.

“Ahí hay que tomar medidas”, recomienda el economista de la cúpula empresarial. Se deben observar otros factores como la dotación de agua y riego ya que los efectos del cambio climático están presentes en Honduras.

Representantes de la Federación Nacional de Agricultores y Ganaderos de Honduras (Fenagh) en una reunión recién, le propusieron a la ministra de Finanzas, Rocío Tábora, redestinar partidas presupuestarias de entes intrascendentes, para apoyar la lucha contra la sequía.

“Esas son las medidas que consideramos que pueden ser anticíclicas para favorecer el desarrollo económico”, apuntó el entrevistado, “porque en la práctica países como Honduras son pocos los espacios presupuestarios que nos quedan para poder reaccionar”.

Los empresarios también le proponen al BCH reducir la Tasa de Política Monetaria (TPM) de 5,5 que está hoy día, también en las políticas de encage legal de tal manera que con estas medidas se abarate el costo del dinero.

En materia fiscal, la Cámara de Comercio e Industria de Tegucigalpa (CCIT), plantea enfrentar la desaceleración bajando impuestos y tasas. Los sectores coinciden en que se debe atender este bache económico y que el Presupuesto General de la República 2020 sea menor a lo que está recomendando aprobar la Secretaría de Finaznas.

Pin It on Pinterest

Share This