Honduras se encuentra entre los países de la región que han reducido la dependencia de las fuentes fósiles

Por La Tribuna 

Las inversiones en el sector energético en Honduras ascienden a US$100 millones provenientes de préstamos concesionales por parte el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) del Fondo de Operaciones Especiales (FOE) al que solo acceden los países pobres de América Latina. Los empréstitos han sido contratado a plazos de hasta 40 años, refirió la representante del BID en Honduras, Mirna Liévano, a tasas de 1 a 2% de interés cuando se trata de fondos concesionarios.

Mientras que los montos solicitados siempre para el sector energía, aumentan a tasas del 4 a 5% , apuntó, además, que la asignación bianual (2015-2016) es por US$340 millones por período. Los fondos se han desembolsado al 100%.

“El sector energético para nosotros es prioritario. Hemos trabajado mucho en las reformas del sector energía. Hemos canalizado ahora dos programas de políticas por cerca de US$100 millones”, detalló Liévano.

Los fondos del organismo multilateral están siendo invertidos en la transmisión y transformación eléctrica, que presenta una serie de problemas que se manifiestan en los constantes racionamientos que lastran las actividades económicas del país. De acuerdo a funcionarios de la estatal eléctrica, estos problemas van desde aumento de la demanda que recargan los transformadores o la pérdida de voltaje en la red de distribución del fluido.

Esto se traduce en el nivel de pérdidas técnicas que al sumar el robo de energía dan como resultado más del 32% de energía que deja de cobrar la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE). Los fondos del BID también se encuentran en temas como la repotenciación, aquí figura un préstamo por US$23 millones para reparaciones en el proyecto hidroeléctrico Cañaveral, en río Lindo, Cortés.

El organismo también canaliza importantes sumas de dólares en apoyo a la generación de energías verdes, Honduras se encuentra entre los países de la región que han reducido la dependencia de las fuentes fósiles. Del 2008 a la fecha, la matriz energética ha caído y tiende a estrecharse entre 50% proveniente de plantas productoras a base de diésel, bunker o gas propano y el restante de parques eólicos, fotovoltaicos y biomasa. Leer también: Honduras prevé inversión de US$800 millones en energías renovables 

El tercer trimestre del año pasado o plantas solares entraron a operar con una capacidad instalada de 315 megavatios, es así que la generación de la ENEE) ascendió a 1.606.6 megas y de energía de fuentes renovables se ubicó en 882,3 megavatios.

Otros bancos de desarrollo también financian el sector energía, el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) como parte de los esfuerzos para enfrentar el cambio climático en la región.

Pin It on Pinterest

Share This