A partir del segundo semestre del 2020, el EMBI de Honduras comenzó esta tendencia decreciente de su riesgo.

Por Revista Summa

Con 3,14 %, Honduras tiene la tercera mejor posición de Centroamérica, al 8 de abril de 2021, en el Índice de Mercados Emergentes (EMBI, por sus siglas en inglés), que elabora la empresa financiera estadounidense JP Morgan.

El indicador es una referencia ampliamente utilizada que estima el riesgo de varios mercados emergentes utilizando como línea de base el riesgo asociado a los bonos del Tesoro de Estados Unidos a 10 años, considerados los más seguros del mundo.

Es decir, que mientras mayor certeza existe de que el país honrará sus obligaciones, menor será el EMBI de dicho país, y viceversa.

Por debajo de Honduras están Guatemala, con 2,29 %, y Panamá con su riesgo país de 1,60 %.

En este ranking, El Salvador sigue siendo percibido como el mercado emergente más riesgoso de Centroamérica, con 5,72 %, mientras que el riesgo país de Costa Rica es de 4,89%, según este índice de JP Morgan.

A partir del segundo semestre del 2020, el EMBI de Honduras comenzó esta tendencia decreciente de su riesgo, según el informe de la situación y la evolución de la deuda pública de la administración central de Honduras, elaborado por la Secretaría de Finanzas (Sefin).

Agencias calificadoras

Al cierre del primer trimestre del año 2021, las agencias calificadoras de riesgo Moody’s Investor Service y S&P Global Ratings no realizaron actualizaciones en la calificación ni en la perspectiva asignada a la deuda soberana de largo plazo en moneda extranjera de Honduras.

Estas agencias no han efectuado cambios en la calificación ni en la perspectiva de la deuda soberana de largo plazo en moneda extranjera de Honduras y mantiene en B1 Estable para Moody’s y BB- Estable de Standard and Poor’s.

En el informe trimestral de Riesgo País elaborado por el Consejo Monetario Centroamericano se destacan como aspectos positivos las reformas estructurales del país que permiten la resiliencia fiscal y económica de Honduras.

Los demás países de la región han tenido cambios en sus calificaciones, como Panamá, que ha tenido revisiones negativas de perspectiva y calificación desde octubre del 2020, por las tres calificadoras de riesgo.

Para El Salvador, Moody’s efectuó actualizaciones en la calificación y perspectiva de deuda en moneda extranjera y de largo plazo, manteniendo ambas sin cambios, en B3 y perspectivas Positiva. Actualmente, la deuda de El Salvador se ubica en Altamente Especulativa.

En el caso de Guatemala, la deuda de largo plazo y en moneda extranjera de ese país se ubica en Grado de no Inversión, con perspectiva Estable.

Para Nicaragua se ubica en Altamente Especulativa, con perspectivas que varían desde Estable a Negativa, dependiendo de la agencia calificadora.

En tanto, Costa Rica tuvo cambios en el segundo trimestre, con modificaciones tanto de calificación como de perspectivas a la baja, ubicando a la deuda extranjera de largo plazo de Costa Rica como Altamente Especulativa y todas las perspectivas en Negativa.

Pin It on Pinterest

Share This