Centroamérica y el Reino Unido firmaron en el 2019 un Acuerdo de Asociación que facilitará el comercio libre de aranceles a productos industriales.

Por La Tribuna

Agroexportadores mantienen fuertes expectativas en el acuerdo comercial firmado entre el Reino Unido y Centroamérica, para garantizar el mutuo beneficio del comercio continuo después del Brexit.

Según el presidente de la Federación de Agroexportadores de Honduras (FPX), Medardo Galindo, el mercado europeo ha tenido un repunte “bastante grande”, especialmente para el aceite de palma, camarones, vegetales, melones, sandía, café y algunas plantas ornamentales.

Centroamérica y el Reino Unido firmaron en el 2019 un Acuerdo de Asociación que facilitará el comercio libre de aranceles a productos industriales, junto con la liberalización de comercio de productos alimenticios, agrícolas y pesqueros.

Garantiza que empresas y consumidores británicos se beneficien del comercio continuo con Centroamérica con la salida del Reino Unido de la Unión Europea (EU).

Consumidores en el Reino Unido continuarán beneficiándose de precios bajos en productos importados desde los países centroamericanos, especialmente camarones de Honduras y frutas de Costa Rica.

Mientras, en Centroamérica continuarán beneficiándose de aranceles bajos en productos tales como bebidas y automóviles producidos en el Reino Unido.

Comercializar con estos términos preferenciales, en lugar de los términos de la Organización Mundial del Comercio (OMC), ayudará a fortalecer aún más la relación comercial entre el Reino Unido y Centroamérica, según las partes.

Prevén largo periodo de incertidumbre

Los inversores consideran que el Brexit no tendrá de momento un impacto relevante en los mercados, más pendientes de la evolución del coronavirus chino, pero creen que se abre ahora un largo periodo de incertidumbre en el que el foco se pondrá en las negociaciones comerciales del Reino Unido con la Unión Europea (UE).

Los mercados han señalado varias fechas en el calendario, entre ellas el 11 de febrero, día en el que se conocerá el PIB del Reino Unido en el cuarto trimestre de 2019; el 11 de marzo, cuando el primer ministro británico, Boris Johnson, presentará los presupuestos; y el 26 de marzo, fecha de la primera reunión del Banco de Inglaterra con su nuevo gobernador, Andrew Bailey, al frente.

«El culebrón está lejos de terminar», apunta en un informe el economista y estratega sénior de la gestora británica de activos Schroders. «Las preguntas sobre el Brexit no han terminado; muchas solo están empezando a aparecer», añade Donny Kranson, gestor de renta variable de Vontobel AM.

Según Joaquín Robles, analista de XTB, tras las elecciones celebradas en diciembre en Reino Unido, el impacto en los mercados del Brexit se había relajado, pero ahora «resurgirá la incertidumbre por las negociaciones comerciales que van a emprender los británicos con la UE».

«En función de cómo vayan esas negociaciones los mercados tendrán una respuesta u otra, la libra se apreciará o se depreciará, y las compañías con fuerte exposición al mercado británico se verán afectadas en un sentido u otro. Va a ser una negociación contrarreloj que irá afectando a los mercados en función de su evolución», apunta Juan Carlos Martínez Lázaro, del IE Business School.

En la misma dirección apunta Gonzalo de Cadenas-Santiago, director de análisis macroeconómico y financiero del servicio de estudios de Mapfre: «Se termina una larga etapa de incertidumbre, pero se abre otro periodo también muy exigente para diseñar las relaciones comerciales, de seguridad o migratorias».

Pin It on Pinterest

Share This