El país centroamericano ha comprado más de 2.300 unidades de bitcóin, sin que el Gobierno dé cuenta de cuantas mantiene en reserva o ha vendido.

Por EFE

El titular del Ministerio de Hacienda de El Salvador, Alejandro Zelaya, dijo este miércoles que el bitcóin «no generará ganancias de la noche a la mañana» y que para «obtener resultados», «hay que trabajar y buscar mecanismos de implementación».

El Salvador se acerca a un año de la implementación del bitcóin como moneda de pago junto al dólar estadounidense, iniciativa promovida por el presidente Nayib Bukele y respaldada por la Asamblea Legislativa, de amplía mayoría oficialista, que aprobó la Ley Bitcóin en 2021.

«(El bitcóin) no es un proyecto que va a generar ganancias de la noche a la mañana. La oposición (política) quisiera que nos acostáramos pobres y nos levantáramos millonarios y eso es imposible», manifestó Zelaya en una entrevista en un canal local.

El funcionario apuntó que para «obtener resultados», «hay que trabajar y buscar mecanismos de implementación», no los que no brindó detalles.

«Los resultados no se dan de la noche a la mañana», subrayó y reiteró que «no hemos estado generando pérdidas porque no hemos estado vendido monedas cuando el índice va a la baja».

Añadió que «nunca hemos tratado que el bitcóin sea exclusivamente un activo del mercado bursátil, ya que su implementación es para llegar a la bancarización, ayudar a la economía y atraer a inversionistas».

El titular del Fisco afirmó el pasado 13 de junio que El Salvador «no ha tenido pérdidas» por caídas del precio del bitcóin señaló que el riesgo fiscal por la implementación del criptoactivo como moneda de pago junto al dólar estadounidense es «extremadamente mínimo».

El país centroamericano ha comprado más de 2.300 unidades de bitcóin, sin que el Gobierno dé cuenta de cuantas mantiene en reserva o ha vendido.

El Ejecutivo tampoco ha informado sobre cuál ha sido el impacto que el bitcóin ha tenido en la mayoría de la población ni la aceptación que ha tenido como mecanismo pago.

El Fondo Monetario Internacional (FMI), ente con el que el Gobierno de Bukele negociaba un acuerdo por hasta 1.400 millones, instó al país a «limitar el alcance de la Ley Bitcóin eliminando su condición de moneda de curso legal» y también manifestó su «preocupación» por la emisión de bonos respaldados con la criptomoneda.

Las agencias calificadoras de riesgo han señalado la creciente necesidad de financiación que tendrá el Gobierno salvadoreño, que en 2023 debe pagar 800 millones de dólares de Eurobonos.

Pin It on Pinterest

Share This