¡Últimos días! Sea parte del especial financiero: Bancos y Aseguradoras.

¡Últimos días! Sea parte del especial financiero: Bancos y Aseguradoras.

Hacer un presupuesto personal se vuelve prioridad ante la crisis sanitaria por COVID-19

Abr 17, 2020 | COVID-19, Finanzas, Noticias de Hoy

Revista SUMMA
Somos el principal grupo editorial de revistas en América Central y el Caribe.

Tiempo de lectura: 3 Minutos

Una vez adoptada la práctica lo ideal es mantenerla y tener siempre un ahorro para contingencias.

Por Revista Summa

Siempre se ha catalogado como importante y prioritario llevar un presupuesto de gastos e ingresos, sin embargo, con las afectaciones globales a los sistemas económicos y financieros, esta práctica se vuelve un salvavidas, sobre todo en aquellos casos donde las entradas de dinero han sido disminuidas o limitadas. 

Por un lado, está la situación de las personas que reciben su salario regular y han reducido sus gastos porque realizan teletrabajo, por el otro, está quienes deben hacerle frente a sus deudas y necesidades con menos recursos que los de antes.

“Es momento de cuidar los ingresos y ahorros, comprar sólo lo necesario, eliminar gastos hormiga y gustos pasajeros, priorizando el pago de deudas fijas y conversando en familia las razones del porqué debemos, entre todos, “socar la faja”. Muchas veces no se tiene la educación financiera necesaria para la realización y respeto de un presupuesto, lo que podría provocar que en un momento de crisis hagan falta recursos para hacer frente a obligaciones como pago de alquiler, agua o electricidad e incluso adquirir artículos de primera necesidad”, indicó Luis Ángel González, Gerente General de CAFSA, brazo financiero de Grupo Purdy.

Hacer el presupuesto. La manera más sencilla es enlistar todos los ingresos, gastos fijos y variables que se tienen por mes. “Lo correcto es que sean más ingresos que gastos, por lo que una vez enlistados estos, se deben definir los límites y una meta de ahorro. Para definirlo podemos utilizar la famosa regla 50/20/30, donde el 50% de los ingresos se destina a gastos básicos, el 30% a gastos personales y el 20% para ahorros”, añadió González.

Al realizar un presupuesto, entre los errores más frecuentes está no realimentar y corroborar las cifras, e ignorar los extras que se compraron en el supermercado o los gastos hormiga (compras pequeñas diarias y muy seguidas que terminan siendo un enorme hueco a fin de mes), así hasta caer en el incumplimiento de las estimaciones.

“Si hay una deuda muy pesada en el presupuesto, como por ejemplo el de una de tarjeta de crédito, lo más recomendable es vender esa deuda a una tasa menor con cuotas más pequeñas. Utilizar estratégicamente los beneficios de crédito cero intereses o canjear puntos obtenidos en caso de requerir arreglar el carro o hacer una compra puntual puede beneficiarle. En nuestro caso, con la tarjeta Purdy Card, por ejemplo, por cada 1 dólar de compra se acumula 1 Purdy Km y ese punto no vence, se puede redimir en línea, no tiene tope de acumulación y no tiene mínimos de liberación, por lo que beneficia” expresó el especialista.

Herramientas que ayudan para mantener un presupuesto sano. Ahora hay muchos recursos que pueden ayudarle a mantener y llevar el control del presupuesto.  Por ejemplo, los clientes de Purdy Card a través de Monibyte tienen acceso a llevar el control sobre los límites de uso y compra para sus tarjetas de crédito, permitiéndoles decidir cuándo, cuánto, en qué moneda, cuáles días de la semana, en cuáles comercios, con qué frecuencia, y hasta las zonas geográficas donde se puede utilizar la tarjeta.

Adicionalmente existen aplicaciones de descarga gratuita para móviles como Fintonic o Mint, diseñadas para el manejo de las finanzas personales, organizar el dinero y ahorrar, señaló el experto.

De nuestros más de 2.000 tarjetahabientes activos y más de 60 clientes jurídicos, un promedio del 70% de las transacciones que realizan las efectúan por medio de plataformas digitales, entre ellas Monibyte” concluyó.

De acuerdo con el especialista, la recomendación es pagar puntualmente las deudas siempre que se pueda, sin embargo, ante afectaciones por el COVID-19, la sugerencia es mantener una excelente comunicación con los bancos y entidades financieras, de tal manera que se puedan construir buenos acuerdos de pago, ya sea refinanciando o readecuando los créditos.

K

Artículos Relativos