Buenas prácticas en el teletrabajo son una medida preventiva de conflictos entre patronos y colaboradores.

Por Revista Summa

Resistirse al cambio no es una opción, por lo menos para aquellas empresas que deseen mantenerse fuertes en medio de la peor crisis económica desde la Segunda Guerra Mundial. La ruta solo es una: liderar con propósito y proteger al recurso humano le permitirá a las organizaciones salir adelante.

Para enfrentar este reto, CAC Porter Novelli ha venido realizando un acompañamiento para que la comunicación interna de las empresas sea una herramienta al servicio de la continuidad de los negocios y el bienestar de las personas, en medio del contexto que vive Costa Rica por el Covid-19.

Según la décima ola del Purpose Tracker, un estudio quincenal realizado por CAC Porter Novelli, 9 de cada 10 (88%) colaboradores hoy en día dicen que trabajar para una empresa con un propósito claro es más importante que nunca. Trabajar es más que cobrar un sueldo: es ser valorado, respetado y protegido.

Para Karla Espinoza, líder de comunicación interna en CAC Porter Novelli, es imperativo procurar la salud mental de los colaboradores y promover ambientes sanos y motivadores en los que, a pesar del distanciamiento físico, se facilite la conexión social y emocional. Asimismo, generar embajadores de la marca, colaboradores orgullosos de pertenecer a la compañía a tal punto que busquen posicionarla.

Según datos del Foro Económico Mundial, el costo para la economía global de los problemas relacionados con la salud mental podría ascender a 16 billones de dólares en 2030 y, en un contexto de pandemia, estos problemas están aumentando. No es de extrañar que uno de los principales retos para las organizaciones sea justamente la promoción de la salud mental dentro de los lugares de trabajo, como medida para favorecer el bienestar, el desempeño y la productividad tanto personal como empresarial.

CAC Porter Novelli busca acompañar a las empresas en este proceso, estableciendo las instancias de escucha necesarias conocer de primera mano las necesidades y preocupaciones de los colaboradores. En este aspecto, es necesario crear confianza para diagnosticar, segmentar audiencias e identificar necesidades particulares.

“Es fundamental considerar lo que sienten y experimentan los colaboradores, comprendiendo que esto tiene un importante impacto en el desempeño de su trabajo” añadió Espinoza.

Es rentable para las empresas

Si las empresas generan sentido de bienestar, pertenencia y compromiso por parte de sus equipos, esto se verá reflejado en cómo se refieran a la marca fuera de su ámbito laboral. Invertir en nuestras personas, también es invertir en nuestros clientes.

De acuerdo con cifras del Purpose Tracker, las organizaciones que involucran a los empleados en su trayectoria hacia liderar con Propósito y Valores, perciben beneficios que van más allá de atraer y retener al talento; existen beneficios en productividad y en la intención de los colaboradores de hablar sobre la empresa y su visión con otras audiencias. Las compañías con este enfoque tendrán una fuerza de trabajo más inspirada (90%), motivada (89%) y productiva (85%). Además, los empleados son más leales (89%) y recomendarían su empresa a otros (92%)

Es totalmente comprensible por parte de las compañías su interés por recuperar la operación económica en medio de la crisis que enfrentamos, pero, sin el valor más preciado de las organizaciones eso es imposible: su gente.

Una verdadera recuperación económica debe ir acompañado del bienestar personal y organizacional, espacios de escucha y diagnósticos de ambientes laborales. CAC Porter Novelli ofrece ser el aliado en ese proceso.

93% de los colaboradores hoy creen, más que nunca, que las compañías deben liderar con propósito. En una de las peores crisis que enfrentamos, es momento de repensar la dinámica empresarial para contribuir con el bienestar de las personas, pues de ello, depende el éxito de todos.

¿Cómo hacerlo?

A nivel de personas, la estrategia busca entender las necesidades particulares de los colaboradores, propiciar el conocimiento y utilización de los recursos propios, así como ofrecer acompañamiento para mejorar la inteligencia emocional y resiliencia de las personas.

En los equipos, se requiere identificar las barreras de comunicación, crear espacios para la inteligencia colaborativa y fomentar la empatía. Impulsar una comunicación interpersonal cercana y asertiva es clave para establecer dinámicas saludables de trabajo entre equipos.

A nivel de liderazgos, se desarrolla una estrategia para fomentar la transparencia, escucha y construcción sobre los valores y propósito de la organización. La virtualidad que enfrenta el mundo en este momento no es excusa para que los líderes mantengan distancia o desconexión emocional con sus equipos. La comunicación será clave para establecer reglas claras en aspectos relacionados con el teletrabajo y evitar posibles conflictos entre patronos y colaboradores.

Pin It on Pinterest

Share This