Durante los primeros cinco meses de 2019, los ingresos por peajes del Canal de Panamá se incrementaron 3.6%.

Por La Estrella

Por el Canal de Panamá transita más del 6% del comercio mundial, pero su actividad y sus finanzas corren el riesgo de ser afectadas.

La razón: la disputa comercial que mantienen desde hace ya varios meses Estados Unidos y la República Popular China por el aumento de los aranceles a sus productos de importación.

El pasado viernes 5 de julio, el administrador de la Autoridad del Canal de Panamá, Jorge Luis Quijano, dijo que ‘en estos momentos el impacto es mínimo’, pero advirtió que ‘podría ser mayor si no mejora la situación. Se pudiera agravar’.

Aunque considera que es difícil pronosticar cuál será el impacto final de la guerra comercial en las finanzas del Canal y que habrá que esperar hasta al cierre del año fiscal el 30 septiembre.

El año pasado el Canal ingresó más de 3,100 millones y entregó al fisco panameño un aporte de US$1,703 millones.

Por su parte, los empresarios y los economistas advierten sobre la disputa arancelaria que cualquier impedimento del flujo de bienes tendrá un impacto sobre el Canal. De hecho ese efecto ya se empezó a sentir. EE.UU. es el principal usuario del Canal. Y hasta hace poco China fue el segundo, pues en recientes semanas fue desplazado al tercer lugar, por Japón.

El empresario y expresidente de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura (CCIAP), Inocencio Galindo, señaló que este tipo de medidas (guerra comercial) puede afectar el comercio internacional, lo cual tendría un impacto los ingresos del Canal. ‘La cuantía de tal afectación está por verse y dependerá del tiempo que dure el conflicto’, afirmó.

A esto, el economista, empresario y miembro de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresas (Apede), Héctor Cotes, añadió que cualquier obstáculo para el libre flujo de bienes entre los mercados consumidores y los países productores tiene una repercusión en el Canal se si mantiene en el mediano y largo plazo.

Cotes destacó que en particular, una de las rutas más importantes para el Canal es la de la costa este norteamericana, que es un polo de consumo y compra de bienes, hacia el oriente asiático, donde se concentra mucha de la producción mundial. Por ello, ‘Panamá y su Canal deben mantener una posición de facilitar el comercio mundial de manera neutral, eficiente y oportuna’, afirmó.

Por su lado, el docente y financista Allan Corbett concuerda en que en el corto plazo, el problema de China y EE.UU. por el tema de los aranceles no va a repercutir tan rápidamente sobre el Canal.

Asimismo, considera que esa disputa arancelaria en parte le conviene a Panamá, porque si realmente EE.UU. aplica la norma de bloqueo, podría ser una oportunidad para entrar a la industrialización. ‘Estableciendo las fábricas acá en Panamá, el problema realmente sería una oportunidad para este país. Y a través de la industrialización Panamá tendría un gran poder para negociar con china, en esa área’, argumentó Corbett.

El financista, a su vez, opina que el aumento de los aranceles ‘son puras amenazas’ de Estados Unidos, pues tampoco le conviene al presidente Donald Trump poner aranceles, más ahora que están próximas las elecciones porque generaría inflación.

‘Estos aranceles encarecerían todos los productos norteamericanos que se fabrican o se terminan en EE.UU. y por ende el costo de vida de los norteamericanos porque hay mucha materia prima y productos semiterminados que vienen de China.

Para Corbett ‘es simplemente presión que quiere hacer EE.UU. sobre China’, pero si realmente aplica esa norma de bloqueo sería un ‘serio’ problema no solo para EE.UU. sino también para el mundo, pues la posición de Panamá es clave para entrar a toda América.

Por su parte, el economista, Rolando Gordón manifestó que la guerra comercial la empezó EE.UU., posiblemente por un intento de ‘frenar’ el avance que tiene China a nivel mundial tanto en el aspecto tecnológico o comercial. ‘Los EE.UU. está viendo que China está avanzando y llegando a acuerdos comerciales con muchos países y esto le preocupa, pues ellos aparentemente están perdiendo hegemonía y todos los cálculos que hacen los grandes economistas y teóricos es que para 2030 China será la primera potencia mundial’, expresó.

Gordón considera que en esta disputa, la balanza comercial entre China y Estados Unidos, está a favor del primero. Es decir, ‘China le vende más a EE.UU., y esto afecta a este último país’.

Gordón piensa que el presidente Trump le quiere hacer a China lo mismo que hizo con México, pero le salió mal porque el país asiático se ha plantado ante los Estados Unidos para que no le imponga un tratado con ventajas para sí mismo como hizo con México.

En cuanto a Panamá, considera si bien no ha afectado al país, lo podría afectar, porque cree que ese problema comercial se va a solucionar por la presión interna que hay en EE.UU. por parte de las mismas empresas. ‘Hasta ahora ha sido normal el paso de mercancía por el Canal’,

El docente y economista Ramón Rodríguez, por su lado, dijo que hay que entender que estamos tratando con los principales socios comerciales del Canal (China y EE.UU.) y cuando dos elefantes pelean el que pierde es la hierba (en este caso el Canal).

‘Se puede agudizar el flujo del comercio (por el Canal) y es lo más importante que tenemos que preocuparnos, prestar atención al flujo porque eso va a significar menor cantidad de barcos y menos ingresos por peajes’, puntualizó Rodríguez.

La ampliación del Canal de Panamá fue inaugurada en junio de 2016 y con ello se ha abierto a nuevos mercados, como el paso de grandes cruceros y de navíos con gas natural licuado (GNL).

Durante los primeros cinco meses de 2019, por el Canal transitaron 6,066 naves, reportándose una disminución de 0.8% respecto a 2018, cuando cruzaron 6,117 naves. Durante este periodo, los ingresos por peajes se incrementaron 3.6%, según cifras de la Contraloría General.

Pin It on Pinterest

Share This