Con la unión entre Guatemala y Honduras se consolida un territorio aduanero del 44% del total de Centroamérica, el 53% de la población y el 35% del PIB

Por El Nuevo Diario 

La unión aduanera entre Honduras y Guatemala, con la que se conforma un territorio comercial unificado que alberga casi el 50% de la población centroamericana y cerca del 52% de los tráficos internos de la región, entró en vigor desde el pasado viernes 13 de mayo. La entrega el pasado día 4 mayo del protocolo de implementación al Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) fue el último paso previo a la entrada en vigencia de este acuerdo, suscrito en 2015.

A partir de ahora, ambos países trabajarán durante cinco o seis meses en la implementación del acuerdo que permitirá agilizar el movimiento de mercancías.

Las autoridades estiman que el crecimiento adicional del Producto Interno Bruto (PIB) será del 1% y facilitará la participación de las micro, pequeñas y medianas empresas de ambos países.

Guatemala y Honduras trabajan en su unión aduanera desde diciembre de 2014 con el apoyo técnico de SIECA. “Hoy ya está vigente la unión aduanera Guatemala-Honduras. Este es un acto trascendental para las dos economías, para los dos países, puesto que nos permite avanzar en la integración regional”, explicó el ministro de Economía de Guatemala, Rubén Morales.

Aunque el proceso “ya empieza a funcionar”, señaló, aún quedan “muchas cosas por hacer”, por lo que ambos países tienen un plazo de entre cinco a seis meses para la implementación completa del protocolo y la integración informática de sistemas, pero “la unión aduanera ya está vigente”, enfatizó Morales.

Por su parte el subsecretario de Integración Económica y Comercio Exterior de Honduras, Melvin Redondo dijo que para Honduras este es un proceso “prioritario” que culminó con la entrada en vigencia del protocolo, ya que permite el establecimiento de diferentes acciones técnicas para la implementación completa del proceso, que se prevé que esté concluido durante el último trimestre del año.

La unión aduanera, “pionera” en Centroamérica, permitirá intensificar y profundizar en las relaciones comerciales entre ambos países, identificar encaminamientos productivos y generar nuevas oportunidades de negocios entre Guatemala y Honduras, dos países cuya balanza comercial anual se sitúa por encima de los US$1.000 millones.

Estos datos, señaló el funcionario hondureño, evidencian “que somos capaces de ser un motor de crecimiento en toda Centroamérica”. Con la unión entre Guatemala y Honduras se consolida un territorio aduanero del 44% del total de Centroamérica, el 53% de la población y el 35% del PIB, lo que les permite constituirse como un mercado más atractivo para inversionistas locales, regionales y extranjeros.

Pin It on Pinterest

Share This