Por La Prensa Libre.

Con la discusión de cinco propuestas de cambios a la iniciativa de ley de tarjetas de crédito 5544, la Comisión de Economía del Congreso retomó la discusión y llevó a cabo la última sesión pública. Ahora el proceso entra en su recta final para el dictamen.

Los planteamientos son de forma y fondo y de nuevo uno de los puntos sensibles en que se desarrolló la sesión fue el debate sobre la fijación o no de una tasa de interés para los cuentahabientes.

Representantes del Instituto de Investigación y Proyección sobre Economía y Sociedad Plural (Idies) de la Universidad de Rafael Landívar y el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales, así como la Superintendencia de Bancos (SIB) presentaron propuestas y los integrantes entrarán a conocer previo a emitir la versión final.

Luis Fernando Montenegro, vicepresidente de la Comisión, aclaró que si bien se busca una normativa que busca proteger a los cuentahabientes de las tarjetas de crédito, también se busca crear un balance, ya que hay usuarios que cometen fraudes y la idea no es ponerle freno a un acceso de financiamiento fácil para los consumidores.

La SIB informó que hasta hoy en Guatemala hay un 1.722.000 tarjetahabientes y la cartera es de Q13.750 millones, con una tasa de morosidad de 3,6% que representa unos Q4.000 millones.

Dos planteamientos

La primera intervención que escuchó la Comisión fue de Silvana Zimeri, directora del Idies, quien propuso un sistema mixto, es decir, una tasa de interés fija, con contrato por un determinado tiempo y por otro lado una tasa variable o libre pactada entre el cuentahabiente y el emisor.

La idea es que quede una tasa de interés que sea fija a lo largo del contrato y por una tasa variable que dependería del mercado, compuesta por un elemento variable por medio de la tasa de interés promedio ponderada que es del 23% en consumo y el elemento fijo sería de un mutuo acuerdo entre los clientes.

Citó, por ejemplo, que la tasa variable sea el doble, es decir, del 46%, pero no existen análisis sobre las tasas del mercado para encontrar una referencia, para que no existan intereses excesivos.

En la actualidad hay tasas que llegan al 60% y hasta el 80%.

El promedio ponderado de la tasa de interés para tarjetas de crédito que maneja la SIB es del 46%.

“Sí puede funcionar una tasa de interés mixta, porque las emisoras de tarjeta de crédito tienen la capacidad de hacerlo.  La ventaja para el usuario es elegir entre productos que tengan una tasa fija y una que sea variable para profundizar la competencia y eso conlleva a mejores tasas de mercado”, puntualizó Zimeri.

Carlos Barreda, presidente de la Comisión, explicó que con base en ese planteamiento realizarán la discusión final para preparar el borrador.

“Es razonable el planteamiento y la comisión se inclinará para estudiarla con mayor profundidad”, afirmó el legislador.

Ricardo Barrientos, del Icefi, respaldó el planteamiento del Idies y sería de “aterrizarlo” más adelante con más elementos.

Planteó que la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) también debe de ejercer controles, sobre todo en materia tributaria y fiscal en el mercado de las tarjetas de crédito.


Pin It on Pinterest

Share This