La regulación pretende generar nuevas oportunidades de empleo formal que beneficiarían principalmente a los sectores de banca, bpo, contact center y manufactura.

POR Alejandra Soto

Las estadísticas ponen sobre la mesa un serio problema en Guatemala: 69,5% de la población económicamente activa trata de subsistir a través de un empleo informal. Además, el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) reporta un ingreso anual de 20.000 cotizantes, cifra muy lejana a los 600.000 empleos formales que necesita cubrir el país al año. Ante esta situación, desde hace unos años se venían valorando propuestas para flexibilizar las leyes del campo laboral.

Una de ellas es legalizar y regular el trabajo a tiempo parcial, como un mecanismo que podría generar oportunidades principalmente a jóvenes, amas de casa, jubilados e incluso personas discapacitadas, con la ventaja de que ese tipo de contratación incluiría todos los derechos, prestaciones y obligaciones establecidas en el Código de Trabajo. Entre ellas prestaciones, bonificación anual (Bono 14) y vacaciones, cuyo cálculo se haría en proporción a la base.

Eso llevó a la aprobación del Acuerdo 175 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en 2017, pero faltaba ratificar el Acuerdo Gubernativo 89-2019, la normativa que da certeza y claridad de cómo se aplicará el instrumento, el cual acaba de entrar en vigencia (el 5 de julio de este año), después de dos años de trámite.

“Su principal característica es ser un marco normativo, sencillo y claro, que se rige por los principios de seguridad y certeza jurídica, igualdad, realismo, objetividad, equidad, tutelaridad, justicia y proporcionalidad”, asegura el departamento de Comunicación Social del Ministerio de Trabajo y Previsión Social.

Optimismo y dudas

El decreto ha generado optimismo en el sector privado que lo considera un paso hacia la modernización que requiere el mercado laboral y un gana-gana para todas las partes.

Claudia Zelaya, gerente país de ManpowerGroup, opina que los trabajadores tendrán el “gran beneficio” de poder acceder a oportunidades de empleo con un horario flexible que les permita tener la posibilidad paralela de estudiar y desarrollar otras actividades de desarrollo, esparcimiento o cuidado familiar. Las empresas tendrán más probabilidad de éxito de cubrir sus vacantes, debido a que la escasez de talento en Guatemala es del 38% (según el último estudio realizado por la firma); mientras que para el país las ventajas se centran en implementar una iniciativa de empleo “de primer mundo, que permitirá generar más puestos de trabajo para dinamizar la economía y apostarle a la disminución del índice de empleo informal”.

Ana Lucía Contreras, asesora legal de Competitividad de la Asociación Guatemalteca de Exportadores (AGEXPORT), con base en la propuesta “Retomando el rumbo para crear empleo formal” presentada en enero por el sector exportador, asegura que ya hay compañías interesadas en implementar la medida que abrirían alrededor de 153.705 plazas para finales de 2023.

Sectores que manejan turnos en diferentes horarios y/o que permiten a personas trabajar desde sus hogares serán de los más beneficiados, como servicios de intermediación financiera, servicios de consultoría, desarrollo de software, contenido digital, contact centers y BPO, entre otros. También se podrá aplicar para planes de fin de semana.

“Hemos tenido capacitaciones con los empresarios, asesorías puntuales y mesa técnica con el Ministerio de Trabajo. A nivel de cámaras empresariales, nos hemos reunido para unificar criterios sobre las dudas que surgen con la aplicación del convenido, así como para hacerlo viable e iniciar contrataciones bajo ese modelo”, señala la asesora legal. Por el contrario, algunas organizaciones sindicales lo rechazan, pronostican una “precarización” de las relaciones laborales ya existentes y contemplan plantear una acción de inconstitucionalidad.

“El trabajo por horas ha existido en Guatemala desde hace mucho tiempo y, para evitar abusos, la OIT aprobó el Convenio 175 que protege los derechos de los empleados que trabajen a tiempo parcial, pero no está diseñado para generar empleo. Lo que busca la parte patronal es manipular ese convenio. Si hubiera políticas de Estado, inversión y comercio podría tener un efecto positivo, pero hoy en día no lo tiene”, afirma Alberto Ramírez, directivo de la Central General de Trabajadores de Guatemala (CGTG).

Cumplimiento de la ley

Ante las inquietudes que genera la entrada en vigencia del acuerdo, el Ministerio de Trabajo se ha dado a la tarea de difundir su contenido para que tanto trabajadores como empleadores conozcan sus derechos y obligaciones. Además, garantiza un monitoreo constante para que se cumpla con el reglamento y verificar cualquier denuncia.

“El principal desafío es incluir a los trabajadores a tiempo parcial en el seguro social y promover una cultura de cumplimiento para que no existan abusos en el uso de la figura. El Convenio 175 se constituirá en una herramienta para fomentar el empleo productivo en igualdad de condiciones, aseguran- do la protección de los trabajadores a tiempo parcial en los campos de acceso al empleo, condiciones de trabajo y seguridad social. La flexibilización laboral es necesaria ante los nuevos empleos que han surgido en el marco de la revolución 4.0.

Practicarla con respeto a los derechos laborales de ninguna forma es precarizar el mercado”, insisten los representantes del Ministerio de Trabajo.

“No podemos darnos el lujo de seguir resistiéndonos a incorporar innovaciones o cambios que otros países han agregado”, afirma David Casasola, investigador del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN). Para él, “será clave que haya un espacio de aprendizaje, llevar una medición rigurosa y abrir acceso a denuncias y consultas, así como aplicar todo el rigor de la ley a aquellos que quieran aprovechar la apertura para hacer otras cosas”.

Principales puntos de la normativa

Prestaciones del trabajador a tiempo parcial: Aguinaldo, Bono 14, vacaciones, indemnización en caso de despido injustificado, seguro social, bonificación incentivo de US$33. A excepción de ese último rubro, los demás beneficios son proporcionales al tiempo y sueldo devengado por el empleado.

Maternidad: Descanso pagado con el 100% del salario durante 30 días antes del parto y 54 días postparto y derecho a una hora de lactancia durante 10 meses.

Descanso semanal o séptimo día: Derecho a descanso pagado si su relación laboral es durante 5 o 6 días consecutivos a la semana.

El trabajador de jornada completa puede trasladarse a jornada de tiempo parcial si existe mutuo acuerdo y se deja una constancia por escrito, haciendo constar las horas y días de la jornada laboral. No es permitido imponerlo.

Vacaciones pagadas: Cumplido un año calendario de trabajo en tiempo parcial, el trabajador tiene derecho a tomar las horas/día para las que se le contrató hasta completar los 15 días que establece la Ley.

El salario a tiempo parcial no puede ser inferior al salario mínimo fijado por hora. Una persona puede tener múltiples relaciones laborales a tiempo parcial, siempre y cuando no se haya sujetado a la exclusividad en una de ellas.

Pin It on Pinterest

Share This