El Decreto fue publicado el 10 de febrero en el Diario Oficial y entrará en vigencia un día siguiente después de su publicación.

Por Revista Summa

El 20 de enero de 2020, el Congreso de Guatemala aprobó el Decreto 2-2020, que tiene por objeto incorporar ciertos artículos a la Ley de Actualización Tributaria (LAT), Decreto 10-2012 del Congreso de la República, con el fin de permitir a las compañías aéreas que prestan servicios de transporte internacional, deducir los costos y gastos generados fuera del territorio guatemalteco y que son necesarios para prestar dichos servicios de transporte en el país.

El Decreto incorpora el artículo 21 bis a la LAT, en el cual se establece que los contribuyentes constituidos en el extranjero que (i) realicen actividades de transporte aéreo internacional en ambas vías entre Guatemala y otros países, y (ii) cuyas operaciones sean realizadas por sucursales, agencias u otros establecimientos permanentes en el país, deberán aplicar las reglas generales de deducibilidad determinadas en la mencionada ley y, además, deducirán una proporción del total de los costos y gastos reportados por la casa matriz con una fórmula.

Dicha fórmula debe ser calculada automáticamente por el sistema electrónico proporcionado por las autoridades fiscales al preparar la declaración de impuestos electrónica a efectos del impuesto sobre la renta.

Asimismo, el Decreto indica que la proporción de los gastos determinados en la fórmula no debe constituir un ingreso, ya que se trata de una devolución a prorrata de los gastos incurridos por la Sociedad matriz, en la medida en que dichos gastos sean necesarios, indispensables o pertinentes para producir ingresos gravables para el Establecimiento Permanente en Guatemala.

Por otra parte, el Decreto adiciona el artículo 21 ter a la LAT el cual indica que, para cumplir con lo establecido en el artículo 21 bis, la aerolínea deberá sustentar la información para el cálculo del gasto deducible proporcional, con los estados financieros auditados de la casa matriz que deberán ser realizados (i) de acuerdo con las normas contables internacionales, (ii) debidamente apostillados y (iii) traducidos al español.

Además, el Decreto dispone que los contribuyentes (es decir, sucursal, agencia, establecimiento permanente) que no puedan presentar dicha documentación podrán aplicar la presunción de que la base imponible sería
el 15% de sus ingresos brutos y, a tal efecto, dicha base imponible deberá estar sujeta a la tasa del impuesto sobre la renta del 25%.

El Decreto fue publicado el 10 de febrero en el Diario Oficial y entrará en vigencia un día siguiente después de su publicación. No obstante, las disposiciones relativas al Impuesto sobre la Renta entrará en vigencia a partir del 1 de enero de 2021.

Pin It on Pinterest

Share This