¿Cuántos árboles debemos plantar para compensar el CO2 que producimos al mes?

Por Revista Summa

Los efectos del cambio climático siguen viéndose diariamente en los noticieros de todo el mundo. Una de las formas más sencillas, económicas y eficientes de involucrarse y combatirlo es plantar un árbol, y gracias a plataformas de reforestación como Tree-Nation —que ya ha plantado más de 50,000 árboles desde el 1 de enero— tanto personas como empresas pueden plantar su propio árbol sin “mancharse las manos de tierra”.

Los árboles realizan una doble función imprescindible para la vida en la Tierra. Junto a los océanos son uno de los principales mecanismos de captura de carbono del planeta: especialmente durante su fase de crecimiento, los árboles absorben dióxido de carbono (CO2) de la atmósfera y lo almacenan.

Por otro lado, los árboles también producen oxígeno, imprescindible para respirar. De hecho, las plantas y las algas son las responsables de que la superficie de nuestro planeta sea habitable. Si se mantiene el ritmo actual de deforestación de los bosques y de degradación de mares y océanos, es muy posible que la Tierra deje de ser el hogar de las futuras generaciones.

El CO2 producido por una persona durante un mes se contrarresta plantando 6 árboles

De media, cada persona produce alrededor de 6 toneladas de CO2, aunque existen grandes diferencias entre unos países y otros. En Europa, por ejemplo, el valor per cápita es de algo más de 9 toneladas de CO2 anuales según Eurostat, mientras que en la mayoría de países en desarrollo, la media se reduce a 2 toneladas. Estas emisiones son procedentes principalmente del transporte, la industria, la generación de energía y otras actividades.

Como se constató en la última Conferencia de las Naciones Unidas (COP25) sobre el Cambio Climático celebrada en Madrid, los países no se ponen de acuerdo sobre cómo limitar las emisiones de estos gases de efecto invernadero. La buena noticia es que todos podemos ayudar a frenar el cambio climático con una acción tan simple como la plantación de árboles. Solamente con plantar seis árboles al mes es suficiente para compensar las emisiones de CO2 que producimos, teniendo en cuenta la media anual mundial de alrededor de 6 toneladas de CO2 por persona.

Hay varias maneras de convertirnos en plantadores. Sin embargo, está demostrado que los proyectos de reforestación gestionados por profesionales, en espacios protegidos y con especies especialmente seleccionadas, ofrecen más garantías. En este sentido, plataformas como Tree-Nation permiten plantar árboles a través de Internet.

Siembra un árbol sin moverte de casa

Mediante la colaboración con entidades locales, Tree-Nation gestiona más de 190 proyectos de plantación con 300 especies en 33 países de 4 continentes, la mayor oferta disponible hasta la fecha. El proceso de plantación online es tan sencillo que incluso pueden realizarlo los niños bajo la supervisión de un adulto. Además, una vez realizada la plantación, se puede acceder a la ficha del árbol para conocer en todo momento la cantidad de CO2 que está compensando, el proyecto de reforestación del que forma parte y su ubicación geográfica, entre otros datos.

“Todos deberíamos involucrarnos y realizar alguna acción para combatir el cambio climático. En este sentido, plantar un árbol colaborando con alguno de los proyectos que gestionamos desde nuestra plataforma es una excelente manera de concienciar a los más jóvenes sobre la necesidad de proteger nuestros bosques y minimizar el impacto de nuestras emisiones de CO2”, señala Maxime Renaudin, fundador y director de Tree-Nation.

Más de 130.000 particulares y casi 2.200 empresas ya han participado en los proyectos de plantación de árboles de Tree-Nation. Cada usuario cuenta con su propio bosque virtual, que puede compartir con otros usuarios para invitarles a sumarse al proyecto de reforestación.

También es posible plantar árboles para ofrecerlos como regalo con un mensaje personalizado y las empresas pueden acceder a datos como la cantidad de árboles plantados o las emisiones de CO2 compensadas para incluirlos en sus informes de responsabilidad social corporativa.

Pin It on Pinterest

Share This