Uno de los campos más positivos para Guatemala es el avance de dos puntos en la posición en el Doing Business.

Por Revista Summa

Guatemala fue el país de América Latina y el Caribe con la mayor recuperación económica, decreciendo únicamente 1.5 % mientras que el resto de países mostraron indicadores menos optimistas en el primer año de pandemia por Covid- 19, en 2020. También presenta indicadores de prudencia, certeza, avance y confianza, según datos del Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco de Guatemala.

Un análisis sobre los resultados alcanzados en 2020 por 11 países de la región, muestra que Guatemala se caracteriza por un desempeño marcado por la resiliencia en la dinámica productiva gracias a la exitosa estrategia del Gobierno del Presidente Alejandro Giammattei frente a la crisis sanitaria internacional causada por la pandemia de COVID-19 y el impacto de los fenómenos naturales Eta e Iota.

Según la medición de los organismos internacionales y del Banco Central, Guatemala es el país, entre los 11 analizados (El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, República Dominicana, Perú, Colombia, Ecuador y Bolivia), con los indicadores más bajos de deuda como porcentaje del PIB y contracción económica en 2020.

En el primer tema, Guatemala tiene un indicador de 31.6 por ciento, el más bajo de los países considerados de la región. Este dato muestra una alta capacidad de repago de la deuda pública, es decir, la capacidad potencial que tiene el país para atender sus obligaciones considerando la producción nacional.

En cuanto al tema del crecimiento económico, el análisis de los 11 países considerados muestra que mientras el PIB de la gran mayoría de países se contrajo en 2020 como resultado de los efectos negativos del confinamiento y distanciamiento social ocasionados por la pandemia COVID 19, Guatemala también sufrió una contracción, pero ésta fue la más baja.

Otro análisis comparativo de las 11 economías fue el que corresponde al déficit fiscal. Para Guatemala, este fue de 4.9 por ciento del PIB, que refleja un mayor gasto público derivado de la atención de las necesidades derivadas de la pandemia. No obstante, se reconoce que el país fue prudente y mantuvo este indicador en un nivel bajo y sostenible.

Uno de los campos más positivos para Guatemala es el avance de dos puntos en la posición en el Doing Business, el informe anual del Banco Mundial que muestra a los países con mayor o menor facilidad para hacer negocios a partir de factores que reflejan su nivel de competitividad.

En 2020, Guatemala se ubicó en el puesto 96 de 190 economías evaluadas, mejorando dos posiciones. De los países considerados en la región, únicamente Guatemala y Bolivia tuvieron una mejora en su posición. El resto de economías sufrieron retrocesos, tres de ellos de dos dígitos (Honduras, Nicaragua y República Dominicana).

Por otro lado, Guatemala fue el cuarto país con mejor EMBI, siglas en inglés de Bonos de Mercados Emergentes, principal indicador de riesgo país: mientras mayor certeza existe de que el país honrará sus obligaciones, menor será el EMBI de dicho país, y viceversa.

Guatemala tiene un EMBI de 3.2 puntos porcentuales, siendo menor al de varios países de la región, lo que indica que los inversionistas otorgan confianza a los títulos de deuda que emite el país y mantienen una baja percepción de riesgo.ntil, indicó el presidente Giammattei.

Pin It on Pinterest

Share This