Guatemala se comprometería a cuidar los bosques, proteger los recursos naturales, impulsados en la Ley Forestal y el Sistema Guatemalteco de Área Protegidas.

Por Revista Summa

El Fondo Cooperativo de Carbono –FCPF- aprobó el documento que contiene la fase preparatoria del Programa de Reducción y Remoción de Emisiones de Guatemala REDD+, luego de varias reuniones de la delegación técnica guatemalteca en donde además se comprometieron a adicionar documentación complementaria, en Washington D.C., Estados Unidos.

Con el plan presentado y al concluir el proceso, Guatemala podrá tener acceso a comprar y vender hasta 10.5 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2), en un periodo de hasta cinco años.

En la actualidad, el precio de una tonelada de CO2 es de US$5, significa que el país podría obtener unos US$50 millones si reduce las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) al frenar la deforestación y degradación de bosques. Para lograrlo, hay que trabajar los ajustes del Programa que solicitó el FCPF, para su aprobación final previo a la negociación del programa que debe ocurrir durante este año.

Asimismo, Guatemala se comprometería a cuidar los bosques, proteger los recursos naturales, impulsados en la Ley Forestal y el Sistema Guatemalteco de Área Protegidas, además, buscaría reducir la emisión de los gases de efecto invernadero y así, como país, mitigar los efectos de cambio climático.

Este es un logro en el marco del cumplimiento de los compromisos avalados en la carta de intención suscrita entre el Banco Mundial (BIRF/BM) y la República de Guatemala en 2017, que impulsa el diseño del “Programa Nacional de Reducción de Emisiones de Guatemala”, el cual se preparó con la participación de instituciones públicas y de la sociedad civil que participan del cuidado de los bosques en distintas áreas del país.

La cartera del Tesoro resalta que el proceso lo acompañó financiera y técnicamente el Banco Mundial (BM) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), asimismo el Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP) y el Instituto Nacional de Bosques (INAB), el Ministerio de Ambiente (MARN), el Ministerio de Agricultura (MAGA) y los proyectos REDD que vienen realizando acciones en el interior del país PROBOSQUE, PINPEP, ACOFOP, Proyecto LACANDON, DEFENSORES DE LA NATURALEZA, y juntos en coordinación con el MINFIN iniciaron la Gobernanza Forestal.

En los últimos 20 años, el Gobierno ha invertido US$350 millones en proteger los bosques nacionales, a través de los programas de incentivos forestales, lo que ha convertido a los bosques guatemaltecos en un activo muy importante que hay que proteger y valorar.

Para conseguir la implementación del programa es obligatorio que exista un acuerdo de Compra-Venta (ERPA) entre el Gobierno de Guatemala y el FCPF, luego tiene que ser elevado al Congreso de la República para su aprobación, la cual estaría en manos de la legislatura 2020-2024.

Los bonos de carbono forman parte de la Estrategia de la Sostenibilidad Ambiental que fortalece el Programa de Incentivos Forestales para Poseedores de Pequeñas Extensiones de Tierra de Vocación Forestal o Agroforestal (PINPEP); el Programa de Incentivos Forestales (PINFOR) y el Programa de Incentivos para el Establecimiento, Recuperación, Manejo, Producción y Protección de Bosques en Guatemala (PROBOSQUE).

Pin It on Pinterest

Share This