El gigante tecnológico está desarrollando aplicaciones y productos que cada vez más simulan las funciones de un humano

Por El Salvador 

La cuarta revolución industrial tiene como aliado a Google, el gigante tecnológico que ya no solo es un buscador de información, sino que además, está desarrollando software que van más allá de los datos y que se acercan cada vez más a la interacción con un humano.

Su más reciente producto se llama Google Assistant, un asistente personal inteligente que se encuentra activo en el altavoz inalámbrico Google Home, los nuevos relojes Android Wear y las aplicaciones Allo y Duo.

Este software puede convertir a Google en un compañero capaz de encontrar restaurantes cercanos, leer las predicciones meteorológicas, recordar la fecha y hora del próximo vuelo y resolver todo tipo de dudas que tenga su usuario.

El nuevo sistema se asemeja mucho a “Samantha”, el sistema operativo del que Theodore Twombly se enamora en la película “Her”, en 2013, aunque según Jason Cornwell, máximo responsable de Allo, todavía hay mucho por hacer para llegar a ese nivel.

Las posibilidades de esta nueva aplicación son casi infinitas y eso es debido a las diversas aplicaciones con los que el asistente es capaz de interactuar y que ya se usan de forma separada por los usuarios: GMail, Calendar, Maps, Search… hasta las apps de terceros. “Gracias a toda esta información compartida, Google Assistant comprende mucho más del mundo que sus competidores”, dice Cornwell.

El sistema ya está incluido en la aplicación de mensajería instantánea denominada Allo, que es una alternativa de Google a WhatsApp, y en los teléfonos Google Pixel. Pero logra su máximo potencial con Google Home, un dispositivo para el hogar que se convierte en un poderosos asistente virtual con infinidad de funciones.

Tras decir “OK, Google”, el usuario puede pedirle a Home las noticias destacadas del día, decirle que encargue una pizza, que reserve un vuelo, que baje la luz, que reproduzca la última canción de Beyoncé o que ponga en la televisión el último capítulo de su serie favorita.

De hecho, Google ha contratado a expertos de Pixar para desarrollar la personalidad del asistente de modo que este no responda como una máquina, sino que sea capaz de transmitir diferentes emociones con la voz, ya sea por ejemplo un tono cómico para acompañar a un comentario jocoso o uno efusivo cuando da una buena noticia.

Vehículos y juegos

El vehículo autónomo también es otro de los software en los que Google ha trabajado intensamente hasta lograr que sus usuarios se movilicen en un auto sin necesidad de manejarlo.

Conocido antes como “Google self-driving car project”, Waymo (la nueva desarrolladora de vehículos autónomos) sigue trabajando en perfeccionar los vehículos con el fin de que los usuarios tengan total confianza de viajar en uno de ellos. Además se siguen afinando reacciones ante un accidente o un peatón que cruce la calle.

Google también cuenta con DeepMind, el avanzado sistema de inteligencia artificial que la empresa compró en 2014. La compañía ha creado una red neuronal que aprende cómo jugar a los videojuegos de una manera similar a la de los seres humanos.

En la amplia gama de productos de Google también hay otros software que se van actualizando con una rapidez increíble y mostrando nuevas capacidades que antes no existían.

Está el caso de Google Translate, que ya está desarrollando hasta su propio lenguaje a través de Google Neural Machine Translation, una tecnología de Google presentada en septiembre de 2016, que utiliza deep learning para producir mejores traducciones entre diferentes lenguajes; Google Neural Machine Translation puede, por ejemplo, traducir entre dos idiomas diferentes sin establecer previamente una conexión directa entre ambos.

También está el innovador Daydream View, que es un dispositivo que te permite tener una realidad virtual.

La cuarta revolución

Los robots son el futuro de la cuarta revolución industrial a la que la mayoría de empresas ya se está sumando. Según la revista económica Forbes, el 70% de los ejecutivos tienen altas expectativas sobre esta revolución, debido a las infinitas posibilidades de acceso a mercados y productos que antes no se tenían sin la tecnología.

Pin It on Pinterest

Share This