Febrero: Ranking de las Empresas con Mejor Talento Humano // Especial Turismo: Los Hoteles Mejor calificados
Agosto traerá las Empresas con mejor Clima Organizacional y el Ranking de Empresas Sostenibles de la región.

Gonzalo Chaves: El éxito de Dos Pinos se basa en sus productores

Ago 9, 2022 | Noticias de Hoy, Portada

Revista SUMMA
Somos el principal grupo editorial de revistas en América Central y el Caribe.

[wp_applaud]

La Cooperativa de Productores de Leche Dos Pinos R.L. es un ícono de Costa Rica que nutre a la región con productos de muy alta calidad y se mantiene  en constante evolución, marcando tendencias no solo en la industria láctea.

Por Rocío Ballestero

Nació en 1947, por la unión de fuerzas de 25 pequeños productores de leche en torno a tres objetivos: mejorar las condiciones para vender sus productos, acceder a alimentos balanceados para sus animales e insumos para sus fincas y generar desarrollo social para el país. Pronto, se convirtió en la primera pasteurizadora de leche a gran escala de Costa Rica, cambiando la ecuación del consumo al permitir acceso masivo al producto para satisfacer las necesidades nutricionales de la población, en especial de los niños. Desde entonces, no ha parado de crecer, al amparo de una cultura de trabajo, innovación y solidaridad, con constantes inversiones en investigación y transferencia tecnológica.

Ahora cuenta con 1.292 productores asociados, fabrica más de 900 productos, es la marca predilecta de los costarricenses y la mayor productora y distribuidora de leche pasteurizada en América Central, con una promesa comercial que se ha vuelto una verdad indiscutible: sorprende a los consumidores “siempre con algo mejor”.

“Somos una cooperativa por los cuatro costados que no se ha apartado de sus valores; grande, pero propiedad de muchos pequeños productores, que son la base de nuestro éxito. Impulsamos el desarrollo sostenible, la transformación del sector primario, la salud y nutrición de la población, mientras generamos valor, bienestar y riqueza en el campo”, sostiene Gonzalo Chaves, su gerente general corporativo desde hace 8 años y parte de la organización desde hace 15 años.

Él es el artífice de la expansión regional de Dos Pinos, hoy con plantas en Costa Rica, Guatemala, Panamá, Nicaragua y República Dominicana, y exportaciones a 11 países, donde compite con reconocidas marcas mundiales, al más alto nivel. También ha impulsado su evolución de una empresa 100% láctea a una de leche y alimentos con alcance transnacional, mediante la incursión en negocios de bebidas frutales, chocolates, mariscos, carnes, embutidos y agro veterinarios.

Trabajar con una visión de largo plazo suma a sus conquistas, propiciando alianzas estratégicas, inversión directa y adquisiciones para hacer crecer a la cooperativa, local e internacionalmente. Todo sin cesar en la adopción de procesos de punta a lo largo de la cadena.

“En todas las fincas el ordeño es mecanizado, nadie toca la leche, que es 99,7% grado Premium, una de las mejores del mundo. Es algo loable teniendo en cuenta que la mayoría son pymes prácticamente artesanales. De ahí sale directo a un sistema de frío, la recogen nuestros camiones, la tratamos en nuestras plantas industriales y la distribuimos a los comercios para que llegue a las mesas. Esa mezcla de extraordinaria materia prima e inversión en procesos de punta es lo que permite que Dos Pinos sea sinónimo de calidad”, destaca el líder.

Y no se detiene ahí: “La fórmula se completa con el esfuerzo de casi 5.500 colaboradores que también tienen un compromiso permanente con su función. Aunque llueva, truene o relampagueé, nunca dejamos de recoger ni un solo litro de leche ni de producir y entregar al mercado. Lo hemos demostrado en esta pandemia y durante otras emergencias nacionales”.

Acostumbrada a la fuerte competencia

La firma en 2004 del Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Centroamérica, los procesos de apertura comercial y la globalización llevaron a Dos Pinos a preparar “una ofensiva” para cruzar fronteras, con el propósito de aprovechar oportunidades que se estaban abriendo. “¡No podíamos quedarnos con los brazos cruzados! Teníamos que evolucionar para salir a competir en el exterior, de tú a tú con marcas muy consolidadas. Así que fortalecimos nuestras capacidades, nos diversificamos e ingresamos en nuevos negocios. Entre ellos, adquirimos en 2016 a Gallito, con lo que logramos salvar una marca centenaria muy emblemática de confites y chocolates y más de 100 empleos, así como hacer sinergias importantes para lanzar líneas de helados que hoy son un gran acierto en nuestro portafolio”, relata Chaves.

Esa operación demandó una inversión de US$45 millones. A ella se sumó otro movimiento estratégico del momento: la compra de una planta de jugos y néctares; un año más tarde, la puesta en operación del Centro de Servicios Compartidos, plataforma de alta tecnología que centraliza servicios financieros, administrativos y centro de contactos, entre otros, para optimizar el manejo de toda la organización; y más recientemente, la participación en la industria de carnes, embutidos y mariscos, bajo la marca La Granja.

Su cultura, la alta diversificación y el dinamismo en todos sus giros, algunos de ellos con hasta más de 100 participantes, la hacen estar lista para lo que viene en el 2025, con la programada desgravación arancelaria del sector para el comercio con Estados Unidos.

“Producimos leche, lácteos, carnes, chocolates y confites que, aun- que representan menos del 10% de nuestro negocio, nos brinda muchísimas posibilidades de acción. En la región comerciamos exitosamente con cero aranceles desde hace tiempo y debería ocurrir lo mismo frente a Estados Unidos. Además, en la línea de consolidar nuestra posición de mercado y competir al más alto nivel con empresas nacionales y extranjeras, por los últimos 10 años hemos mantenido un plan anual de inversiones cercano a los US$40 millones. Nos enfocamos en el desarrollo de tecnologías de avanzada, nuevos productos, seguridad alimentaria, optimización de costos, renovación de la infraestructura de la cadena de frío, diferenciación, empaques y acciones que impactan favorablemente el medio ambiente. Por ello, somos eficientes, responsables y tenemos el músculo para operar en las condiciones que se establezcan”, afirma el CEO.

Desafíos en el panorama

Dos Pinos coloca el 30% de la producción en mercados naturales: los demás países de América Central y el Caribe y considera que aún hay espacio para penetrar más en ellos con productos novedosos, sobre todo en Guatemala y Panamá.

“Ahí el consumo anual de lácteos ronda apenas los 64,5 kg por persona cuando el mínimo recomendado por la FAO es de 150 kg por persona. En Costa Rica, por ejemplo, lo hemos logrado elevar a un promedio de 200 kg per cápita, comparable con el de naciones desarrolladas. Eso incide en un mejor desarrollo integral y en la capacidad cognitiva de los niños, a través de una nutrición más balanceada”, sostiene.

No obstante, desde el 2020, por un diferendo comercial, tuvo que paralizar sus exportaciones a Panamá, lo que implica dejar de vender 50.000 litros diarios de lácteos y dejar de percibir US$50 millones al año, sin que se vislumbre una pronta solución.

“No es por incumplimientos sino por una decisión intempestiva del gobierno panameño de cerrar fronteras que afecta a muchas otras compañías, no solo a la nuestra. Lo lamentable es que teníamos 20 años de colocar producto en ese mercado, habíamos hecho inversiones importan- tes en los últimos 10 y veníamos creciendo, incluso como líderes absolutos de ciertas categorías. ¡Todo eso se borró de un plumazo! Esperamos que se abran vías para volver a operar con normalidad porque un fallo de la Organización Mundial del Comercio puede tomar hasta cuatro años”, explica.

Por otra parte, enfatiza que la cooperativa, lejos de separarse de ese mercado mantiene firme su interés en él, a través de las operaciones locales de la planta Nevada.

“Todos los días acopiamos leche de productores panameños, seguimos siendo líderes con la marca La Chiricana y los mayores industrializadores de lácteos del país canalero. Sinergizar las operaciones era importante en nuestra estrategia, pero en este impase estamos honrando con creces nuestro compromiso con los productores, los consumidores y la economía de Panamá”.

Claridad estratégica

En el ámbito de los lácteos, las marcas locales suelen tener grandes fortalezas. Sin duda, una de las mayores de Dos Pinos es su capacidad de actualizarse para satisfacer las necesidades, exigencias y los más variados gustos de los consumidores. Sus grandes líneas de investigación e innovación están enfocadas en las tendencias de consumo, la salud y el bienestar, acordes con la demanda de alimentos que beneficien el organismo humano. De ahí su solidez y el auge de propuestas con cacao orgánico, productos fortificados, deslactosados o bajos en calorías, por ejemplo.

“Nuestra meta es mantener el liderazgo en toda la región, sobre todo en productos con alto valor agregado, y ver la posibilidad de incursionar en otros giros de alimentos y bebidas. Vamos por 75 años más, gracias al espíritu emprendedor y de mejora continua de nuestros asociados y a que comprendemos a detalle las necesidades y expectativas de los consumidores para ofrecerles experiencias de excelencia a cada grupo etario y la leche con mejor calidad de toda América Latina”, enfatiza Chaves.

Perfil profesional de Gonzalo Chaves

Sus allegados lo definen como un líder cercano, transformador y fiel defensor del modelo cooperativo, el trabajo en equipo y la capacitación, con don para anticipar tendencias y superar metas. ¿Qué más nos dice él?

Mayor contribución: “Empujar con fuerza la diversificación y los crecimientos en el exterior, de manera rentable, para defender, en paralelo, nuestro liderazgo en el mercado doméstico”.

5 principales habilidades: “Entendimiento de la industria y los consumidores, disciplina en la ejecución, visión, compromiso con la innovación e impulsor del valor compartido».

Retos que avizora: “Hay que prestar atención a los impactos de la desgravación arancelaria por el CAFTA, las posibles negociaciones de la Alianza del Pacífico y el Acuerdo Transpacífico. También a la importación de materias primas y productos lácteos de manera irregular; hay mucho comercio desleal y engaños al consumidor con leches que sin ser 100% de vaca se venden como si lo fueran, demeritando su nutrición”.

Desafíos a vencer

  • Creciente apertura de los mercados domésticos.
  • Requisitos ambientales, sanitarios y reglamentaciones técnicas cada vez más complejas.
  • Costos de producción crecientes.
  • Sistemas de producción altamente dependientes de las importaciones de insumos.
  • Distorsiones en los mercados de insumos agropecuarios.
  • Volatilidad de los precios de los commodities, como el petróleo, los granos y los fertilizantes, que provocan precios al consumidor crecientes y un efecto de sustitución por otras proteínas o productos que dicen ser leches cuando en realidad no lo son.
K

Artículos Relativos