Esta Ley promueve la reactivación económica en el sector eléctrico.

Por Revista Summa

Para la Cámara de Generación Distribuida, la aprobación en segundo debate del proyecto de ley 22.009, conocido como Ley para la Promoción y Regulación de los Recursos Energéticos Distribuidos a partir de Fuentes Renovables”, marca un hito relevante en el país.

Costa Rica tenía más de 10 años de no tener ninguna reforma en el sector energético, y la ley que hoy se ha aprobado constituye el inicio del cambio hacia una visión de futuro  para el sector eléctrico costarricense. Esta nueva etapa responde -sin duda- a los procesos de Descarbonización, Descentralización y Digitalización del sector eléctrico en el mundo, gracias a una regulación objetiva, transparente, eficiente, y que centra al consumidor en el eje del diseño regulatorio.

Costa Rica da pasos firmes en energías renovables.

Reconocemos la valiente labor no sólo de los Diputados proponentes; sino de las distintas fracciones legislativas, cámaras empresariales, usuarios, y demás actores del sector eléctrico que, con diálogo constructivo, hicieron posible un texto bueno para todos.

William Villalobos, Director Ejecutivo de la Cámara de Generación Distribuida, destacó que “tan sólo 2 meses después de haber nacido esta Cámara -en octubre del 2019- iniciamos el camino de impulsar una reforma que diera seguridad jurídica a la industria de las renovables. Hoy estamos frente a la primer ley de la República que supera la concepción clásica del Servicio Público, dando paso al concepto del Servicio Económico de Interés General -consecuente con las mejores técnicas de intervención administrativa-. Pero, además, frente a una ley centrada en 4 ejes: acceso universal, asequibilidad, sostenibilidad, seguridad jurídica.

Ciertamente esta ley trae: i) reglas claras, ii) independencia regulatoria, y un fomento a las nuevas tecnologías que están dándose consecuencia de la descentralización de las redes energéticas a nivel mundial. Pero lo más relevante es, que esta ley le reconoce a todos los costarricenses su derecho irrestricto de generar su propia energía, pilar sobre el que descansa la democratización energética.

“Podemos afirmar -sin temor alguno- que seremos testigos de primera línea del nacimiento de una generación de mejores ciudadanos, porque el usuario de la energía renovable posee en su ADN una mayor conciencia ambiental y un mayor respeto hacia nuestra casa común, y ese, habrá sido -como Cámara- nuestro mayor aporte al país y al planeta” afirmó Villalobos.

Pin It on Pinterest

Share This