El FMI dice que el crecimiento potencial de El Salvador es del 1,8%. Para este año prevén un avance del 2,5% en concordancia con las previsiones oficiales del Banco Central de Reserva

Por La Prensa Gráfica 

El Salvador es el país con el menor crecimiento potencial de Centroamérica, aseguró el Fondo Monetario Internacional (FMI). El crecimiento potencial es la capacidad que tiene una economía para crecer y en el caso del país esta es del 1,8%. El fondo prevé, sin embargo, que el avance de la economía este año estará por encima de este potencial y alcanzará un 2,5%, cifra que coincide con la proyección oficial del Banco Central de Reserva (BCR). Para 2017, el FMI espera que el crecimiento sea del 2,6%, y que llegue a un 2,7% para 2018.

El organismo multilateral publicó sus perspectivas económicas para la región, en un documento titulado “Las Américas: Administrando transiciones y riesgos”. En el mismo, señala que El Salvador será, de nuevo, el país con el menor crecimiento de Centroamérica.

“El crecimiento previsto en El Salvador es de un 2,5% levemente por encima de su potencial, y se proyecta que seguirá teniendo el desempeño más pobre de la región, pero también presentará la menor tasa de inflación”, indica el reporte.

Región 

Agrega que si bien en El Salvador, Guatemala y la República Dominicana el crecimiento potencial se ha recuperado ligeramente en los últimos dos años, aún permanece por debajo de las tasas previas a la crisis y solamente en Nicaragua se ha recuperado plenamente hasta las tasas registradas antes de esta.

El Salvador tiene el crecimiento potencial más bajo de la región, con un 1,8% y todas las economías del istmo, excepto Panamá, presentan crecimientos potenciales menores que el promedio de otros mercados emergentes.

El fondo señala que los déficit de productividad en El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua pueden obedecer a rezagos en la inversión en investigación y desarrollo y en la adopción y desarrollo de nuevas tecnologías, la disminución de la tasa de crecimiento del capital humano y el débil clima empresarial.

Aún así, el istmo tendrá un mejor desempeño que sus países del sur este año. En un intercambio de papeles, el fortalecimiento del dólar y la caída en los precios de las materias primas complicarán el panorama para los países sudamericanos, pero representarán oportunidades para los de Centroamérica.

La región centroamericana es importadora neta de petróleo y tiene una relación estrecha con la economía estadounidense: la expectativa de que a Estados Unidos le irá mejor se traduce en pronósticos más optimistas para el área.

Del mismo modo que la crisis financiera, y luego económica, en Estados Unidos afectó a Centroamérica por las vías de la caída de las exportaciones, de la reducción del flujo de remesas y de la llegada de menos turistas, el fortalecimiento de la nación norteamericana implica mayor generación de divisas por estos tres mismos canales.

Pin It on Pinterest

Share This